Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

Consulta IX

  • Page ID
    96394
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    El Enquirer reflexiona sobre la cuestión de si existen verdades morales, si existe un método para descubrirlas y cuál podría ser el alcance y los límites del conocimiento moral. Considera en qué sentido ha habido un progreso moral y un incremento del conocimiento moral en el mundo.

    Antes de empezar a dudar de todo lo que antes había pensado sobre la moralidad, y llegó a preguntarme si había alguna opinión moral verdadera y falsa o algún conocimiento moral, hice diversos juicios con cierto grado de confianza. Las siguientes acciones son ejemplos del tipo de comportamiento que juzgué que en la mayoría de los casos era moralmente incorrecto:

    1. Un político ambicioso envenena a un rival político.
    2. Un policía tortura a un preso para hacerlos confesar.
    3. Una mujer le dice a un hombre la falsedad de que está embarazada para persuadirlo de que se case con ella.
    4. Un hombre se niega a hacerse una prueba de paternidad para establecer si es padre del hijo de una mujer.
    5. Un estudiante escribe y vende ensayos a otros estudiantes.
    6. Una madre encadena a su hijo pequeño al poste de la cama para ir a una discoteca.
    7. Un empleador se beneficia magníficamente al obligar a sus empleados a trabajar largas horas por bajos salarios.

      Y acciones como estas juzgué que en la mayoría de los casos son moralmente dignas:

    8. Un político ambicioso renuncia a su cargo para cuidar a su esposa recientemente discapacitada.
    9. Un policía interviene para impedir que un compañero maltrate a un preso.
    10. Una mujer le dice a un hombre orientado a la familia que se está poniendo serio con ella que no puede tener hijos.
    11. Un hombre asume la responsabilidad económica de un hijo nacido fuera del matrimonio y ayuda a cuidarlo.
    12. Un adolescente lleva una cartera llena de efectivo que encontraron en el autobús a la policía sin quitarle nada de ella.
    13. Una madre trabaja largas horas para pagar los suministros de arte para su talentoso hijo.
    14. Un empleador responde pronta y eficazmente a las quejas de los empleados.

    Al mismo tiempo, no supongo que mis juicios sean infalibles y no supongo que siempre he sabido comportarme. Lo tomo como dado que a veces he estado equivocado moralmente, que a veces he dado a otros razones morales decisivas para resentir mis acciones, y que en ocasiones no he podido hacer lo que debería haber hecho. Si bien es posible que me haya comportado con una corrección impecable en cada momento, considero esto como altamente improbable. Porque de vez en cuando noto lo que tomo como fracasos morales en las personas que me rodean, y sería un milagro si o en realidad no hubiera fracasos morales en absoluto en el mundo o si fuera único en escapar de ellos. Entonces voy a suponer que estoy equivocado una cantidad promedio del tiempo, ni tan moralmente buena como las personas más santas y abnegadas ni tan moralmente malas como las más explotadoras y egoístas, sino en algún punto intermedio.

    Otra razón para suponer que a veces he estado moralmente equivocado es que sé que a menudo me he comportado de manera imprudente, haber hecho cosas que no estaban en mi propio interés a largo plazo. Es decir, privilegié las necesidades y comodidades de mi Yo Presente a expensas de mi Yo Futuro en formas que llegué a reconocer como equivocadas. Debido a que la preocupación por los demás es como la preocupación por mi Yo Futuro, puedo asumir que muchas veces he privilegiado los intereses de mi Yo Estrecho sobre las necesidades y comodidades no solo de los Extraños, sino incluso de los de mi Yo Extendido.

    Si puedo determinar cómo descubrí mis errores prudenciales y qué los condujo, correspondientemente puedo obtener alguna idea de la fuente de mis errores morales y cómo prevenirlos. Si el conocimiento moral implica la evitación o la corrección de errores morales, puede resultar menos misterioso de lo que hasta ahora he supuesto.

    Reflexionando sobre los tiempos en los que he actuado imprudentemente, en contra de mis propios intereses, me doy cuenta de que estos errores caen en diversas categorías. Por ejemplo:

    1. Comida: De vez en cuando he seguido mis apetitos y después me he sentido mal a consecuencia de comer demasiado, o comer alimentos que estaban demasiado gordos o demasiado dulces, o alimentos que, sin que yo lo supiera, contenían algún patógeno o sustancia venenosa.
    2. Indulgencias: Me he sentido poderosamente inclinado al exceso, por ejemplo, a beber demasiado alcohol. Beber demasiado me ha dejado náuseas y resaca, lamentando mis acciones.
    3. Finanzas: He sido mezquino cuando hubiera derivado un gran placer de una compra y un derrochador cuando la compra era derrochadora e insatisfactoria.
    4. Sociedad: Me han atraído poderosamente amigos que no eran buenos para mí, evité a algunos que probablemente hubieran sido buenos para mí, y perdí el tiempo con otros. He escrito cartas apresuradamente y emocionalmente que hicieron mucho daño a mis propios intereses.

    ¿Qué tienen en común estos casos de error de juicio que los hace diferentes de situaciones en las que sabía lo que era bueno para mí y actué en consecuencia?

    En algunos de estos casos, algunas propiedades de las cosas con las que estaba interactuando —alimentos, bebidas, mercancías, otras personas— eran desconocidas para mí. No pude decir por las cualidades que me presentaron que eran malas para mí, pues tenían cualidades que me parecieron muy buenas en verdad. La comida parecía sabrosa, el alcohol parecía estar teniendo un buen efecto en mi estado de ánimo, era agradable gastar dinero y llevar mis compras, y la gente me pareció atractiva o poco atractiva.

    En otros casos —mi escritura de cartas apresuradas— la fuerza de mis propias emociones parecía empujarme a una acción que resultó dañina para mis intereses, aunque realizarla se sintió necesaria y gratificante en ese momento.

    ¿Cómo puede la naturaleza haberme hecho para que espontáneamente a veces haga lo que es mejor para mí pero a veces lo que es peor para mí? ¿Cómo puedo haber sobrevivido a un riguroso proceso de selección natural cuando tan a menudo actúo imprudentemente en contra de mi propio interés?

    Mi error, en todos los casos que acabo de citar, consistía en no poder ver debajo de las apariencias, predecir el futuro, y estar motivado por lo que de hecho era más probable que sucediera. En algunos casos, no había manera de que yo supiera lo que iba a pasar, por ejemplo, en el caso de un patógeno raro que infestaba mi comida. En otros casos, podría haber averiguado el peligro si hubiera tenido más experiencia, o investigado más a fondo. Si conociera todas las propiedades reales, subyacentes, ocultas de las cosas y las personas y no reaccionara a sus cualidades superficiales, y si tuviera más conocimiento de las relaciones causales en el mundo, reduciría mis errores prudenciales.

    Sin embargo, parece que podría saber mucho sobre las cosas y las personas y sobre las relaciones causales y, sin embargo, todavía sufro de debilidad de la voluntad. Un experto en abuso de sustancias podría, por ejemplo, beber demasiado en una fiesta, a pesar de saber más que todos los demás asistentes sobre los efectos del alcohol. Podría saber muy bien que la carta que iba a escribir no adelantaría mi causa y podría causarme problemas, sin embargo, estar tan enojada o tan halagada que no pude resistirme.

    Reflexionando sobre este asunto, he llegado a tres explicaciones de mi responsabilidad de juzgar erróneamente lo que es mejor para mí.

    Primero, aunque mis inclinaciones y tendencias impresas en el mundo a veces me llevan a hacer lo que es peor para mí, facilitan mi supervivencia y reproducción la mayor parte del tiempo, o facilitaron la supervivencia y reproducción de mis antepasados. Debe haber una razón por la cual las emociones fuertes a menudo me mueven a la acción inmediata y por qué trato de conservar el esfuerzo en otras situaciones.

    Segundo, algunas de mis inclinaciones y tendencias impresas en el mundo pueden ser los desafortunados subproductos de otros que son buenos para mí. Debe haber una razón por la que mi cerebro responda positivamente a la intoxicación, si tuviera otro tipo de cerebro que no respondiera de esta manera, podría no funcionar tan bien como lo hago.

    Tercero, algunas de mis elecciones reflejan la presión social o son posibles gracias a mi cultura y educación. Puedo ceder, imprudentemente, a las exhortaciones de mi anfitrión de tomar otra copa de champán. Si no hubiera aprendido a escribir y publicar cartas no podría haber escrito la carta que provocó que me expulsaran del Club, por muy molesta que me sintiera. Fue la interacción de mis deseos impresos en el mundo con las presiones del entorno social y los materiales culturales a la mano lo que provocó mi desgracia en ambos casos.

    De esto puedo sacar varias morales, reconociendo que mis juicios espontáneos sobre mi propio interés propio son susceptibles de error:

    Primero, debo tomar conciencia y reconocer mis disposiciones innatas, que son producto de una larga historia de selección natural, considerar las situaciones en las que me engañan, y controlar mis apetitos cuando la experiencia me ha enseñado que el resultado será malo para mí.

    Segundo, debo tomar conciencia de cómo las convenciones, los oídas, las opiniones informales sobre lo que suele suceder y las expectativas de otras personas sobre mí pueden ayudarme o engañarme. Debo pensar en cómo soy o diferente de la persona promedio. Debo considerarme como una estadística, pero también como individuo.

    ¿Puedo hacer más que esto para decidir cómo va a ser en mi propio interés actuar? No veo cómo esto es posible. Quizás resulte, por la forma en que se desarrollan los acontecimientos, que mi decisión real me produce más infelicidad, privación o arrepentimiento, de lo que otra decisión tendría. Pero rara vez puedo saber con certeza a qué habría llevado la otra decisión, o cuál habría sido su amplio efecto a largo plazo en otras personas. No hay hecho de la cuestión de cómo habría resultado la elección que no hice y tal vez ningún dato del asunto en cuanto a si en cambio debería haber elegido ese camino.

    Aplicando estas lecciones a la detección del error moral, creo que puedo ver el camino a seguir. Es probable que se produzca un error moral cuando confío demasiado en mis apetitos y parcialidades naturales, al no considerar los efectos en otras personas, las cercanas a mí así como a los extraños lejanos, de darles reinado libre. Si bien estos apetitos y parcialidades pueden estar profundamente arraigados en mi constitución, puedo tomar conciencia de su funcionamiento en mí y de sus efectos nocivos en los demás. No es solo mis tendencias agresivas, competitivas y egoístas las que necesito tomar conciencia y moderar, sino incluso ciertas tendencias cognitivas incorporadas como la tendencia a estereotipar a las personas y a hacer inferencias demasiado apresuradas sobre su inteligencia, competencia o merecimiento. Un hábito pernicioso del juicio es mi suposición de que la gente en general merece sus desgracias; que, si fueran más prudentes e ingeniosos, no sufrirían los destinos que hacen. 20 Mi tendencia a diferir a líderes fuertes y carismáticos y a evitar hacer alboroto incluso cuando me doy cuenta de irregularidades también crea un fracaso moral.

    Todos estos hábitos y tendencias son compartidos con otros de mi especie y son las principales fuentes de nuestros fracasos morales colectivos. Agravan el egocentrismo y la negativa a considerar seriamente la posición de la Persona 2 en interacciones moralmente relevantes. Además, es probable que el error moral resulte en la medida en que soy ignorante sobre el mundo, no sólo sobre la causa y el efecto y las lecciones de la historia, sino sobre las necesidades, deseos, sentimientos y reacciones de otras personas.

    Se me ocurre ahora que antes de llegar a dudar de todo me enseñaron un conjunto de teorías rivales, inventadas o descubiertas por los grandes filósofos del pasado. Estos incluyeron el utilitarismo, el kantianismo y la teoría de la virtud. Incrustados en sus relatos más generales de la naturaleza humana y la motivación moral estaban ciertas pruebas implícitas para evaluar los cursos de acción propuestos o completados para determinar su estatus como moralmente permisible, prohibido (en la medida en que sea físicamente posible hacer lo que está moralmente prohibido), obligatorio, bueno, incorrecto , etc. Estas pruebas parecían construirse más o menos de la siguiente manera.

    1. Utilitarismo: Contempla la situación que te enfrenta y considera cómo podrías actuar. ¿Un posible curso de acción serviría mejor que otro para aumentar la cantidad total de felicidad o bienestar en el mundo, o para disminuir la cantidad total de dolor y frustración? Si ya ha actuado, pregúntese cuáles fueron las consecuencias de su acción al respecto.
    2. Kantianismo: Contempla tu situación y considera cómo podrías actuar. Revisar las diversas posibilidades, preguntando de cada curso de acción alternativo: ¿Cómo sería si todos hicieran esto en la misma situación? ¿Podría coherentemente que todos actúen de esta manera en esta situación? Si ya ha actuado, pregúntese si su acción podría haber sido tan intencionada.
    3. Teoría de la Virtud: Contempla tu situación y considera cómo podrías actuar o qué hiciste. ¿Un curso de acción particular ejemplifica una virtud, como la veracidad, la fidelidad, la generosidad, la templanza, la misericordia o la bondad? ¿O ejemplifica un vicio como la codicia, la lujuria, la crueldad, la deshonestidad, la injusticia?

    Cada una de estas pruebas propuestas divide las acciones propuestas y finalizadas en distintas categorías evaluativas. El utilitarismo (del que hay muchas subespecies) dice que las acciones que incrementan la cantidad de felicidad o bienestar en el mundo son moralmente buenas y deben realizarse, mientras que las que aumentan la cantidad de dolor y frustración en el mundo son moralmente malas y deben ser evitadas. 21 El kantianismo dice que están prohibidas las acciones que no pueden ser universalizadas. 22 Son obligatorias las acciones cuyos opuestos no pueden ser universalizados. La teoría de la virtud dice practicar la virtud y evitar el vicio. Es concebible que aplicar uno de estos procedimientos me lleve a todas y sólo verdades morales. Pero, ¿cómo podría llegar a saber que uno u otro de estos procedimientos —o alguna versión de uno u otro— es capaz de entregar todas y solo verdades morales si no puedo identificar las verdades morales en primer lugar? Y si puedo saber cuáles son las verdades morales independientemente de usar las teorías, ¿por qué debería interesarme en las teorías? Si la teoría entra en conflicto con mi propio juicio sobre lo que debo o puedo hacer, dirigiéndome, por ejemplo, a torturar a una persona inocente para producir un gran beneficio social, ¿significa eso que mi juicio estuvo equivocado? ¿O indica que hay algo mal con la teoría? 23

    De hecho, hay una notable convergencia entre las tres clases principales de teoría moral y un buen ajuste con mis propios juicios espontáneos. Los agentes en los casos 1—7 sobre todo parecen manifestar vicios, y los agentes en los casos 8—14, virtudes. El kantianismo también parece condenar las acciones en los casos 1—7 como equivocadas, pues no juzgaría que es permisible que los agentes se comporten de esta manera cada vez que lo deseen. Por el contrario, agradecería la universalización del comportamiento descrito en los casos 8—14. La evaluación utilitaria también coincide con los resultados de las demás. En 1—7, la felicidad o bienestar de la Persona 1 es menor que el sufrimiento que soporta la Persona 2. En 8—14, hay una pequeña carga para el agente, Persona 1, superada por un gran beneficio para la Persona 2. En la medida en que las tres teorías coinciden entre sí y están en conformidad con mis juicios espontáneos, estoy dispuesto a considerar mis propios juicios como seguros y las teorías como buenas teorías normativas.

    Hay un problema, sin embargo, con tomar estos buenos ajustes como evidencia concluyente de la confiabilidad de mis juicios y la excelencia de las teorías morales. En astronomía, una buena teoría da cuenta de los movimientos observados y registrados de los cuerpos celestes y predice las futuras apariencias celestiales mejor que sus rivales. Se dice que la teoría en este caso es 'empíricamente adecuada'. Si una teoría moral fuera como una teoría científica en este sentido, demostraría su valía no sólo coincidiendo con 'observaciones' anteriores como las que acabamos de citar, sino prediciendo nuevas observaciones —mi asentimiento o disentimiento de diversas propuestas sobre las cualidades morales de mis objetivos de valoración. Pero puedo ver que esta propuesta no va a reivindicar la elección de una teoría que dé las respuestas correctas a las preguntas morales. Más bien va a reivindicar la elección de una teoría que capte con precisión y prediga mis juicios sobre lo correcto y lo incorrecto. Será empíricamente adecuada como teoría de mi Kit Normativo, pero no como teoría de la Realidad Moral. ¿No es posible después de todo tanto que mis juicios espontáneos estén equivocados como que las teorías que los predicen sean inadecuadas? ¿Quizás el comportamiento descrito en 1—7 es realmente moralmente bueno y el comportamiento en 8—14 es realmente moralmente objetable?

    Si un escéptico me hiciera esta objeción, estaría desconcertado. Me gustaría saber qué podría significar este escéptico con su afirmación de que estos juicios morales míos posiblemente estén al revés. ¿En qué clase de mundo podrían ser virtuosos los agentes del 8-14 y los del 1 al 7 viciosos? Debo admitir, sin embargo, que al agregar ciertos adornos a las situaciones a medida que fueron esbozadas, el estatus moral de las acciones descritas me aparecería de manera diferente. Puede que no juzgue mal que un empleado hambriento colme dinero del escritorio del jefe explotador. Si las teorías morales me respaldan en esto, esto debería aumentar mi confianza en ellas así como en mi propio juicio. Sin embargo, si mi juicio está en contradicción con todos ellos, me enfrentaré a un dilema sin una solución formal. Debo admitir que mi juicio fue erróneo o declarar inadecuadas las teorías.

    Además, a pesar de su notable convergencia en muchos casos, las tres grandes teorías morales pueden entrar en conflicto en sus pronunciamientos. Una declaración veraz, de ahí 'virtuosa' podría sumar a la cantidad de miseria en el mundo. En consecuencia, sería proscrita por el Utilitario. Un teórico de la virtud protestaría que muchas acciones que producen más felicidad que miseria son moralmente erróneas, como cortar a una persona sana para trasplantar sus órganos a cinco enfermos para salvarles la vida; los médicos virtuosos no hacen esto. ¿Qué teoría debería guiarme, el utilitarismo o la teoría de la virtud? O supongamos que me pregunto: '¿Puedo mentirle a mi madre para proteger a mi hermano?' Si el Utilitario responde '¡Sí! —puedes, siempre que la felicidad producida por tu hacerlo supere la angustia, 'pero el kantiano responde' ¡No! —no se podía consistentemente que las mentiras se puedan decir cada vez que ahorran a una persona la angustia, '¿qué debo hacer? El teórico de la virtud sólo puede decirme que no hay una respuesta única, que puedo ejemplificar la virtud de la veracidad o la virtud de la bondad en esta situación, pero no ambas.

    Concluyo que ninguna de las teorías tradicionales puede considerarse como descriptiva de la Realidad Moral en la forma en que la astronomía copernicana es descriptiva de nuestro sistema solar, ni como ofrecer el procedimiento de decisión correcto para hacer lo correcto y evitar hacer lo incorrecto. Más bien, debería ver a cada uno de ellos como un dispositivo heurístico que enfoca mi atención de una manera ligeramente diferente en los costos para la Persona 2 de cualquier acción propuesta por la Persona 1. Ante una cuestión moral, necesito adoptar la Perspectiva de la Persona 2, la persona que más sufre por una acción propuesta. ¿Es razonable que esta persona acepte lo que se le va a hacer? ¿Considerarían que el beneficio para la Persona 1 justifica su propia carga? 24 Creo que esta consideración puede incluso bloquear la propuesta utilitaria extrema de cortar a una persona sana para salvar a cinco pacientes terminales. Si bien el sacrificio es un gran beneficio para cada uno de los cinco, es poco probable que alguno de ellos esté de acuerdo en que sería razonable que renunciaran a su vida si estuvieran sanos. Es razonable concluir que ninguna persona sana está obligada a renunciar a su vida para salvar a cinco enfermos terminales.

    Como mejores decisiones prudenciales reflejan un mejor conocimiento y preocupaciones más apropiadas, por lo que las mejores decisiones morales parecen reflejar mejores condiciones epistémicas y emocionales de la toma de decisiones. Participar en la teorización moral es evaluar críticamente los 'derechos' y normas que se derivan de otras fuentes culturales de normatividad, incluyendo la prudencia o el interés propio, los modales, las costumbres y las convenciones. Como la prudencia me obliga a aprender más de lo que quizás conozco ahora sobre las consecuencias a largo plazo de diversos cursos de acción y que me importe más ciertas cosas que ahora, también lo hace la moralidad. El progreso moral, el crecimiento del conocimiento moral, depende de este proceso de expansión del conocimiento fáctico, incluyendo una comprensión de las vidas y experiencias de otras personas, y una extensión de preocupación.

    Para ayudar a determinar si me importan lo suficiente las cosas que me deben importar me parece que es importante atender los agravios de los demás. Mi propia reacción a la lesión moral —al ser mentido, traicionado, abandonado o explotado— es quejarme de malos tratos, meditar sobre mi agravio y anunciarlo a otros, buscar el reconocimiento del mal y una disculpa o compensación del delincuente percibido, o incluso intentar tomar represalias haciéndole daño a mi perseguidor. El daño moral también puede pertenecer a un grupo. 'Nosos' puede entonces expresar nuestro descontento o indignación, buscar reconocimiento y compensación y tal vez venganza. Podemos buscar reclutar aliados que nos ayuden a presionar nuestro agravio moral contra el delincuente percibido. Desde la antigüedad, ha habido rebeliones de esclavos y motines de marineros, huelgas sexuales, presentación de peticiones, manifestaciones públicas y disturbios en la calle, piquetes y paro de labores por parte de los sindicatos, y otras formas de acción colectiva por parte de personas que se creían víctimas de daño moral. Dichas situaciones de queja y protesta son invitaciones a los observadores para que consideren o reconsideren sus valores existentes. Al mismo tiempo, tengo que reconocer que los agravios de los quejosos no siempre son sinceros y justificados, y a la inversa que muchas personas sufren indignidades morales y males silenciosamente, ya sea porque tienen miedo de protestar o porque no se dan cuenta de que están siendo maltratados. 25

    La historia de la civilización, tal y como reflexioné sobre ella al inicio de esta indagación, me presentó numerosos ejemplos de interacciones entre la Persona 1 y la Persona o Personas 2 que, sabiendo lo que sabemos ahora de las personas y cómo funciona el mundo, pueden ser juzgadas con confianza como equivocadas. La esclavitud, la tortura rutinaria, la prisión sin juicio, el linchamiento, el abandono de infantes, la exclusión de las mujeres de las profesiones honorables, y la explotación del trabajo asalariado son prácticas que ahora puedo declarar que se equivocan. El hecho de que otros hayan llegado a conocer estas cosas también ha dado forma a algunas de las leyes, instituciones y prácticas del mundo contemporáneo.

    Al declarar que conozco ciertas verdades morales, al hacer afirmaciones sobre esclavitud, tortura, corrupción, engaño, guerra, explotación, etc., expreso la convicción de que he realizado las investigaciones fácticas pertinentes y examinado críticamente mis preferencias. Al mismo tiempo, detesto caer en el tipo de dogmatismo moral que puede fomentar el escepticismo. Hay muchos temas sobre los que me inclino a pensar de una manera u otra pero no pretendería saber qué es lo correcto y se debe hacer. ¿Los abortos tardíos del segundo trimestre son moralmente permisibles? Aquí me siento incapaz de determinar cuál es el mejor compromiso entre los intereses de una mujer embarazada y los intereses que le atribuimos al feto—qué sirve para ello. Cualquiera puede ser visto como Persona 1 derivando un beneficio a un costo demasiado grande para la Persona 2. Y ¿y si amplío mi definición de moralidad para abarcar las relaciones no sólo entre las personas, sino entre las personas y los animales? ¿Deberían los animales, por así decirlo, aceptar que son presas razonables para los humanos, o los humanos deberían renunciar a los beneficios de comer carne para eliminar el sufrimiento de los animales? Quizás una comprensión más profunda de lo que es ser una mujer embarazada temerosa, o un feto, o un animal, o un humano naturalmente carnívoro dejará en claro eventualmente lo que debemos hacer con el aborto y comer carne.

    Algunos realistas morales creen que hay una respuesta única y correcta a todas las cuestiones morales, ya sea que alguna vez llegaremos a conocerla o no. Esto me parece profundamente inverosímil. Simplemente puede que no haya hecho del asunto, no haya verdad moral por descubrir. A veces puedo ver que no se debe hacer algo —alguna institución o práctica no debe existir— sin tener una idea clara de lo que se debe hacer en su lugar. Puedo reconocer un sistema penitenciario mal administrado o malas políticas al final de la vida, pero el conocimiento positivo me escapa: no sé cómo organizar un sistema penitenciario de la manera en que sé andar en bicicleta, o la mejor manera de manejar el dolor intratable al final de la vida y la desesperación en la forma en que sé hornear un pastel. Ni siquiera conozco las condiciones en las que es moralmente aceptable mentir o que una persona mate a otra. ¿Quizás alguien más sabe diseñar un sistema penitenciario moralmente aceptable o manejar las dificultades al final de la vida de una manera moralmente buena? Eso es posible, pero también es posible que nadie sepa estas cosas, e incluso que nadie sepa cuándo es moralmente aceptable mentir o que una persona mate a otra. Todavía no estoy seguro de si se pueden conocer.

    Al pretender conocer (cuando lo afirmo) la maldad y rectitud de las acciones, situaciones, eventos y las cualidades morales de las personas, creo que estoy comprometido con la posición de que no hay más información, sobre las personas, sus sentimientos, o cómo funciona el mundo, que pueda obtener, ni ninguna corrección en el alcance y la intensidad de mi preocupación por las cosas, me hará revertir mi juicio. Pero, ¿no siempre es teóricamente posible que una mejor información y niveles y tipos de preocupación más apropiados me hagan retraer mi juicio? Admito que esto es así, sin embargo, tenemos derecho a hacer algunas afirmaciones de conocimiento incluso sin estar seguros de lo que traerá el futuro. Sé que el hierro se oxida en presencia de oxígeno, y estoy convencido de que las experiencias y experimentos futuros nunca volcarán este juicio. Al mismo tiempo, admito que es concebible que yo y muchas otras personas nos engañemos al respecto: es lógicamente posible que algún elemento por descubrir que siempre está ligado al oxígeno haga que el hierro se oxide.

    Estoy además persuadido de que, así como ahora hay más comprensión científica en el mundo que en el 300 a. C., también hay más conocimiento moral. Esto no quiere decir que cada individuo en el mundo tenga más de cada uno. Tampoco quiere decir que el número de creencias científicamente o moralmente falsas que tienen los seres humanos en todo el mundo haya disminuido. El número de creencias falsas en las mentes individuales en realidad puede haber aumentado con el tremendo aumento de la población y con la difusión de las comunicaciones. Más bien, decir que 'nosotros' ahora sabemos más que nosotros es decir que como resultado de la búsqueda activa del conocimiento científico y la comprensión moral, quienes han hecho el esfuerzo han tenido éxito. A medida que el mundo ha sido moldeado y cambiado por el aumento del conocimiento científico y la pericia tecnológica, también se ha modificado por el aumento del conocimiento moral, algunos de los cuales han sido adquiridos a través de mejoras en los conocimientos y valores impulsados por la rebelión y las expresiones de resentimiento, 26 algunos de los cuales a través de 'experimentos de vida' 27 que han funcionado bien o han fracasado. Esto no quiere decir que ahora se perpetre menos mal moral en general que en el pasado, o que el número de opiniones morales equivocadas o aborrecibles que tienen los individuos haya disminuido. Surgen nuevos errores a medida que se corrigen los viejos errores. Sin embargo, muchos agravios han sido corregidos hasta cierto punto, muchos otros están en proceso de ser corregidos, y muchos otros que aún no han aparecido pueden algún día ser reconocidos como errores y corregidos.

    Antes me preguntaba si había algún papel para los expertos morales. Un experto moral del tipo más experto sería una persona que conociera la solución a cualquier dilema moral y cuyos juicios de carácter, de bien y de mal, de lo que es permisible, prohibido y obligatorio no sólo se pueda confiar absolutamente en ellos, sino que se debe confiar absolutamente en él. ¿Algún ser humano realmente podría desempeñar este papel? A lo mejor no. Al mismo tiempo, acepto que puede haber buenos y malos consejos en materia de prudencia por parte de aquellos cuyas habilidades predictivas y conocimiento de resultados probables están bien desarrollados. Entonces, ¿por qué no suponer que puede haber buenos y malos consejos morales de personas cuya comprensión de los sesgos del juicio, las condiciones de vida y las respuestas a ellas de personas involucradas en relaciones moralmente significativas son más ricas que las mías? Su capacidad para imaginar posibles formas de reestructurar esas relaciones de mejor manera haría que sus pronunciamientos fueran superiores a los míos. En consecuencia, deberían ser preferidas por mí a mis propios juicios iniciales, y debería investigar a fondo los razonamientos y opiniones de quienes parecen haber pensado más profundamente en estos asuntos. Pero es difícil distinguir a esas personas de otras que se apresuran a dar consejos y opiniones, y al final confiar en mi propio juicio considerado es la mejor manera de avanzar que se me ocurre.


    This page titled Consulta IX is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Wilson (Open Book Publishers) .