Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

Consulta VIII

  • Page ID
    96389
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    © Catherine Wilson, CC POR DX.doi.org/10.11647/OBP.0087.08

    El Enquirer vuelve a una consideración del lenguaje de los Druptores de la Ilusión para tratar de determinar si las afirmaciones morales no son más que afirmaciones sobre los gustos y disgustos de la persona que las afirma, o nada más que expresiones de actitudes, y la emisión de invitaciones y mandamientos, sin ningún significado epistémico. Llega a la conclusión de que los Droyers carecen de una posición coherente, y pasa a considerar cómo pensar sobre las normas y demandas morales y los posibles motivos y razones para ser moral.

    ¿Qué debería pensar ahora sobre la posición de los Droyers, que sostienen que todos los juicios de lo correcto y lo incorrecto, todo lenguaje evaluativo, reflejan únicamente los gustos y disgustos personales? En Consulta II, encontré algunas razones para estar insatisfecho con esta postura, pero sigue siendo algo plausible en mi mente y creo que es el momento de someterla a un escrutinio detallado Según los Droyers, supongo que la siguiente frase carece de sentido y no tiene una interpretación definitiva, a menos que algunos persona individual en algún entorno cultural particular lo pronuncia o escribe:

    1. 'El vegetarianismo es obligatorio para el bien'.

      Para entender la oración y ver cómo funciona, necesito imaginar que:

    2. S dice (o piensa) que 'el vegetarianismo es moralmente bueno'.

      ¿Significa esto que según los Droyers, si S se expresara de una manera más literal y precisa, diría algo así como:

    3. 'Me gusta mucho el vegetarianismo y realmente no me gusta el carnavorismo'.

      O tal vez:

    4. 'Me gusta mucho el vegetarianismo y me gustaría mucho que a otros también le gustara mucho... y realmente no me gusta el carnavorismo y el gusto de algunas personas por el carnavorismo'.

    Sobre este análisis, 'El vegetarianismo es moralmente obligatorio' cuando es pronunciado por S es cierto por si acaso S tiene los gustos y disgustos citados. 'El vegetarianismo es moralmente neutral' cuando dicho por T es cierto por si acaso T tiene los gustos y disgustos correspondientes. No se deduce que el vegetarianismo sea a la vez moralmente bueno y moralmente neutro porque no hay interpretación de la frase 'El vegetarianismo es moralmente... '. Tiene que ser interpretada en el contexto del pensamiento o dicho de alguna persona en particular.

    ¿Es esta una manera aceptable de entender las almejas morales, me pregunto? Se me ocurre la siguiente objeción. Una persona que afirma 'Me gusta el vegetarianismo y me gusta que le guste a otras personas' ha hecho una declaración sobre su propio estado de ánimo. Yo llegaría a sospechar que lo que decían era falso —que estaban mintiendo o se autoengañaban sobre sus propias preferencias— si notaba que comían carne con evidente disfrute y animaba a otros a pedir platos de carne en los restaurantes. Yo llegaría a creer que lo que decían era cierto si evitaban la carne y reaccionaban con alguna molestia alrededor de aquellos con abundantes apetitos carnívoros.

    Por el contrario, cuando una persona afirma 'El vegetarianismo es moralmente obligatorio', no creo que la verdad o falsedad de esta afirmación pueda establecerse observando sus hábitos alimenticios. No creo que estén hablando de ellos mismos, de lo que les pasa en la cabeza, sino del mundo. Si la afirmación es cierta, debe serlo por hechos sobre el sufrimiento animal y la nutrición humana. En consecuencia, no puedo aceptar la interpretación de los Druptores de lo que quiere decir una persona cuando hace valer una afirmación moral.

    Los Droyers podrían admitir que su paráfrasis no funciona y que ésta, junto con su anterior intento de purificar el lenguaje ordinario, fue un error. Pero pueden sugerir otra forma de entender las afirmaciones morales, no como afirmaciones verdaderas o falsas de gustos y disgustos, sino como expresiones de actitudes. En este punto de vista, las afirmaciones morales no son verdaderas ni falsas. Tampoco son equivalentes ni parafrasables por ninguna otra forma de declaración.

    Antes del 19 supuse que las llamadas 'creencias' morales podrían ser como pancartas llevadas por personas comprometidas con lo que estaba escrito en ellas. Este punto de vista me dejó un tanto inquieto, pero no tenía ningún buen argumento en contra de ello, y los Droyers podrían ahora insistir en que la visión se pueda desarrollar en una teoría viable que impida la posibilidad del conocimiento moral.

    ¿Supongamos que en lugar de llevar pancartas visibles que indiquen 'War is Wrong' o 'End Factory Farming' alrededor en postes, llevo como si fuera pancartas invisibles en mi cabeza y a veces pronuncia, escribo, escucho o leo las palabras que les corresponden? Los Ddestructores pueden sugerir que estos pensamientos invisibles, además de enunciados y escritos audibles y visibles, expresan mis sentimientos y actitudes sobre diversas personas y sucesiones, sin comunicar ninguna información sobre el mundo ni transmitir ningún conocimiento al respecto. Las palabras que pronuncio o escribo invitan o incluso ordenan a mi audiencia a compartir estos sentimientos y actitudes. S bien podría haberme gritado '¡Nunca comas carne!' y T bien podría haberme susurrado 'Adelante y come algo de carne de vez en cuando'.

    Si S y T están expresando sus actitudes hacia el consumo de carne, sin embargo, y mandando o invitándome a comportarme de ciertas maneras, necesito considerar si obedecer la orden o aceptar la invitación. Después de todo, no necesito aceptar todas las invitaciones ni hacer todo lo que alguien más me ordena hacer. Tengo opciones.

    Podría, al parecer, simplemente hacer lo que quisiera hacer en la presentación de un reclamo moral expresando la actitud de alguien, incluyendo ignorarla. Pero también podría hacer un esfuerzo para tratar de determinar si debo estar de acuerdo con S o T y debo cumplir con la orden o aceptar la invitación. Si la expresión de una actitud de alguien puede provocar este tipo de reflexión crítica y una mayor investigación del tema lo que resulta en que cambie mis creencias y prácticas, o las mantenga, pero no solo porque me mandaron o invitaron, entonces las declaraciones morales y las inscripciones parecen llevarnos a la reino de verdad y conocimiento, contrario a lo que mantienen los Ddestructores.

    Tengo muchas razones para desconfiar de algunas de mis inclinaciones naturales y reacciones inmediatas a las afirmaciones morales presentadas. A veces, mis sentimientos me inclinan a proteger a los débiles, a sacrificar mis ventajas y, como Persona 1, a mejorar las perspectivas de la Persona 2 cuando estoy en condiciones de hacerlo. En otras ocasiones, mis sentimientos me inclinan a ignorar las necesidades de la Persona 2 o a actuar en contra de sus intereses, o incluso a utilizarlos para mis propios fines. No sé cómo decidir qué sería lo correcto, cuándo debo seguir mis sentimientos y cuándo debo rechazar su orientación.

    Sé que el interés propio y la cortesía a menudo me requieren actuar en contra de mis inclinaciones inmediatas, y que conformarse a sus normas puede ser difícil o agotador. Sin embargo, puede ser satisfactorio tomar una decisión prudente y actuar en consecuencia, promoviendo así mi propio interés, y también puede ser satisfactorio desempeñar bien mi papel de Anfitrión o Invitado. Entonces quizá descubriré que la moralidad es similar; sus demandas pueden ser difíciles pero satisfactorias de cumplir. Pero si bien ahora tengo una buena idea de cómo determinar lo que es prudente e imprudente y lo civil e incivil, todavía estoy algo en la oscuridad sobre cómo determinar qué es moral e inmoral.

    Todas las culturas, he observado, tienen ciertas prohibiciones sobre el robo, sobre ciertos tipos de sexo, sobre herir y matar, ignorar a los niños, engañar a la gente e interferir con su autonomía y libertad. Si bien las normas particulares varían de una cultura a otra, en todos estos casos, se prohíbe a la Persona 1 hacer algo a la Persona 2 que se considere perjudicar física o psicológicamente o perjudicar sus intereses en beneficio de la Persona 1. Estas prohibiciones y declaraciones comunes sobre la propiedad moral y la incorrección me referiré, por el momento, como las Normas de Moralidad. Se expresan en afirmaciones como las siguientes, que sostienen en mi cultura y en muchas otras también:

    1. Si la Persona 1 es consciente de que la propiedad de la Persona 2 es deseable y desatendida, es moralmente impropio que la Persona 1 la tome sin permiso.
    2. Si la Persona 2 le hace una pregunta a la Persona 1, es moralmente adecuado responder con sinceridad y sinceridad.
    3. Si la Persona 2 irrita a la Persona 1, es moralmente impropio que la Persona 1 cause daño corporal o la muerte a la Persona 2.

    No puedo recordar exactamente cómo aprendí que estas eran algunas de las Normas de Moralidad en mi cultura, pero estoy seguro de que las aprendí más o menos de la manera en que aprendí las Normas de Civilidad, a través de la instrucción, la experiencia social y la retroalimentación. Al reflexionar sobre los diversos motivos y razones que podría tener para extender mis preocupaciones del Yo Presente al Yo Futuro; del Yo Estrecho al Yo Extendido; y del Yo Extendido a los Extraños, descubrí que motivos como mi instinto de autoconservación, mi preocupación natural por los kith y parentesco, simpatía por extraños, y también miedo, preocupación, y el sentido del honor podría motivarme a ser moral. En caso de que sea muy receptivo a consideraciones abstractas, también me puede conmover la observación de que en realidad no soy más importante que para mí mismo que cualquier otra persona en la tierra, y que todos son más importantes para ellos mismos que yo para ellos.

    Pero, ¿puedo decidir correr el riesgo de ser inmoral o amoral? ¿Puedo excluirme de la moralidad en ocasiones de la misma manera que puedo arrojar prudencia a los vientos y seguir mis impulsos, u optar por no participar en el comportamiento educado, a veces incluso para hacer un punto moral, si por ejemplo, mi anfitrión hace una broma racista? Esta pregunta me parece seriamente difícil. Por ejemplo, ¿y si decidiera ser un ladrón, honesto en mis tratos con mis amigos, escrupuloso en mi moralidad sexual, gentil con mis cautivos, pero no respetador de la propiedad privada? No puedo ver que esto conduciría necesariamente a una vida temerosa y mala si fuera un ladrón excepcionalmente hábil que logró nunca ser atrapado y que disfrutó del riesgo. En este caso, habría pisado en parte, pero no del todo, fuera de la moralidad convencional.

    Mi decisión de hacer alarde de las normas de propiedad se sentaría extrañamente con mi preferencia de que otros no me roben. Yo sería beneficiario del respeto ajeno a la norma patrimonial pero también beneficiario de mi disposición a ignorar la norma.

    No habría imposibilidad práctica en mi situación, pero sería incapaz de dar una respuesta simple y veraz de sí o no a la pregunta, '¿Crees que es aceptable que la Persona 1 robarle a la Persona 2?' Tendría que dar la respuesta más complicada que es aceptable para mí como Persona 1 robarle a la Persona 2 pero no para mí como Persona 2 para ser robada por la Persona 1.

    Pero, ¿y si no me importa poder dar una respuesta sencilla? No hay nada incoherente que pueda ver en la complicada respuesta.

    Este problema me devuelve a la cuestión fundamental. ¿Por qué hacer sacrificios de interés personal en nombre de la moralidad si no hay peligro para mí en no hacerlo, o sólo un pequeño riesgo de castigo o represalia? Recordarme el hecho de pertenecer a una especie moralista no me convence de que no deba optar por no excluirme cuando me sienta seguro al hacerlo, así como puedo optar parcialmente por no participar en las normas de prudencia y civilidad si hay bastante por ganar. Además, las apuestas son mayores. Observar las Normas de Civilidad no suele requerir grandes sacrificios, y comportarse con prudencia es por definición en mi propio interés. Pero para ser consistentemente moral, es necesario sacrificar bastantes ventajas personales.

    Reflexionando, solo puedo responder a este acertijo de la siguiente manera: la moralidad implica esencialmente un sacrificio del propio interés y ventaja a favor del otro, por lo que es inútil buscar en casos particulares la ventaja directa para mí de permanecer 'dentro' de la moralidad y observar las normas de veracidad, no agresión, respeto a la propiedad, evitación de depredación sexual, etc. No puedo esperar descubrir un motivo egoísta para ser desinteresado que me moverá consistentemente.

    Sin duda, tengo diversos motivos de interés propio para respetar en general las Normas de Moralidad antes citadas. Una falta profunda de respetar y operar con las normas de no injerencia con las personas y sus bienes, decir la verdad y no agresión, tarde o temprano, en casi todos los casos, me aislará de los beneficios que recibo de los demás y me someterá, si no soy psicópata, a los dolores de conciencia. Pocas personas —no importa cuán grandiosas y arrogantes— son tan poderosas que pueden faltarle el respeto a todas las normas morales con impunidad a largo plazo y los Grandes Hombres Arrogantes deben vivir en constante temor al desplazamiento y al castigo. Algunas personas extremadamente inteligentes podrían lograr vivir como mentirosos, ladrones, agresores y depredadores sexuales, pero la mayoría de las personas tendrán más éxito en lograr sus objetivos y vivir bien si acaten al menos algunas Normas de Moralidad. Si no me motiva la preocupación por mi reputación y comodidad, debería serlo, y en este sentido, tengo razones para conformarme. No encuentro en mí ninguna razón para desatender todas las normas morales, y no me siento motivado para hacerlo.

    Sin embargo, ciertamente puedo ignorar algunas normas morales estándar en ocasiones particulares sin temor a represalias y sin que mi conciencia me moleste, y a menudo me motiva a desatenderlas. En efecto, creo que a veces es razonable suspender la norma de veracidad, o la norma de no agresión o de respeto a la propiedad en casos particulares. Hay ocasiones en las que no debo decir la verdad cuando alguien me hace una pregunta, y ocasiones en las que razonablemente podría recurrir a la violencia en defensa propia. Si un ladrón me pregunta la combinación a mi caja fuerte, debería suspenderse la regla de 'responder con verdad'. Si un aspirante a violador me está preocupando, debería tratar de infligirles daño corporal, y es mejor filmar un pastel del alféizar de una ventana que morir de hambre. A veces perseguir mi propio beneficio es tan importante para mí, aunque cause daño a los demás, que me siento tentado a decir que otros simplemente deben valerse por sí mismos. Por lo tanto, no siempre tengo motivos para actuar de acuerdo con las Normas de Moralidad como se han señalado anteriormente. La moralidad exige sacrificios, pero en ciertos contextos, el sacrificio que implica prestar atención a una norma genérica es demasiado grande para contarlo como razonable o el beneficio iría para una persona que no lo merece.

    No obstante, puede haber algunas buenas razones para que pueda observar en alguna ocasión unas Normas de Moralidad particulares aunque me ponga en desventaja al hacerlo, e incluso si es poco probable que se siga el castigo social por si me niego a observarlo. Una buena razón es que al conformarme a la norma, puedo evitar herir a otra persona (o, al menos, en el caso de ciertos dilemas morales, minimizar las lesiones a otras). Otra buena razón para conformarme es que con ello evito darle a nadie más una buena razón para resentirme o castigarme (ya sea que se resienta o no me pueda castigar). Las personas que están motivadas por razones, como todos deberíamos ser, bien pueden encontrar que están motivadas por estas razones. En efecto, el concepto de algunas personas de lo que está en su propio interés es tal que tienen una fuerte preferencia por evitar dañar a los demás y evitar ser objeto de resentimiento. Su sensación de bienestar se ve potenciada por la convicción de que han minimizado las lesiones a otros y que el menor número de personas posible tiene motivo justo para enojarse con ellos. Estas personas tienen, podríamos decir, razones egocéntricas, aunque no exactamente egoístas, para ser desinteresadas.

    Concluyo que existen numerosas razones, muchas de las cuales probablemente sean motivadoras, por ser generalmente morales, así como hay numerosas razones para ser generalmente prudentes y civiles. Sin embargo, las Normas de Moralidad parecen ser significativamente diferentes de las Normas de Civilidad. Si memorizo las reglas de etiqueta rara vez me quedaré perplejo en cuanto a cómo comportarme, pero aunque memorice un conjunto de reglas como las anteriores, a menudo me quedaré perplejo. La moralidad parece referirse a toda una gama de interacciones humanas, a menudo involucrando situaciones únicas, mientras que la civilidad se refiere a encuentros estereotipados entre personas en roles fijos. Está muy bien decir que mis decisiones sobre qué pensar y cómo actuar deben basarse en saber lo que debo hacer y preocuparme por lo que debería en la medida en que debería, pero ¿cómo puedo poner en práctica tal instrucción abstracta? Para tratar de responder a esta pregunta volveré a considerar mis juicios morales anteriores, que todavía me inclino a considerar como correctos, y su relación con las teorías de conducta correcta propuestas por los filósofos del pasado.


    This page titled Consulta VIII is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Wilson (Open Book Publishers) .