Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.2: Comunicación defectuosa y consecuencias reales

  • Page ID
    103171
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Pasemos a un ejemplo real de una situación ética en la comunicación técnica.

    En 1986, la nave espacial Challenger explotó. Lo que quizás no sepas es que una falla de comunicación fue parcialmente responsable de ese desastre. Hubo un “problema de junta tórica”, o “la falla de un sello de goma en el propulsor de cohete sólido” con respecto a la construcción del transbordador (Winsor 336). Desde principios de 1984 hasta julio de 1985, los problemas de la junta tórica se notaron pero no se tomaron en serio. O despedidos. El 22 de julio de 1985, el ingeniero del MIT Roger Boisjoly envió un memorándum a R.K. Lund, quien era Vicepresidente de Ingeniería del MIT. En el memorándum, Boisjoly afirmó que el problema de la junta tórica era grave, y concluyó: “Es mi miedo honesto y muy real que si no tomamos medidas inmediatas... para resolver el problema.. entonces estamos en peligro de perder un vuelo junto con todas las instalaciones de la plataforma de lanzamiento” (Winsor 341). El ingeniero del MIT Brian Russell escribió una carta del 9 de agosto en respuesta al memorando de Boisjoly. En la carta de Russell se exponían los hechos de manera muy clara. Por ejemplo, escribe: “Si el sello primario fallara de. 330-660 milisegundos la probabilidad de que el segundo sello se mantenga es pequeña. Esto es un resultado directo de la lenta respuesta de la junta tórica en comparación con los segmentos de caja metálica a medida que la junta gira” (Winsor 343). El memorándum de Russell no proporciona ninguna interpretación de la situación, y como tal, “no comunicó su intención [ya que] se demuestra por el hecho de que la gente que lo leyó no estaba segura de lo que significaba” (343). La importante información en el memo de Russell, que se citó anteriormente, fue enterrada en lo profundo de la carta luego de seguridades tales como “el MIT no tiene razón para sospechar que el sello primario fallaría alguna vez después de que se alcance el equilibrio de presión” (343). Si bien puede parecer prudente ante las malas noticias reportar “solo los hechos”, si hay vidas en juego, es importante comunicarse con claridad. No escondas ni entierres la información de que hay un problema. Hacer una recomendación clara para resolver el problema, en su caso y posible. Dejar en claro las consecuencias percibidas si no se atiende el problema. Por supuesto, nadie quiere equivocarse o ser percibido como excesivamente dramático. Pero al mismo tiempo, la comunicación ética es clara y adecuadamente detallada para evitar desastres como la explosión del Challenger. El lanzamiento del Challenger se retrasó debido al problema de la junta tórica, pero el 28 de enero de 1986, el transbordador lanzó. Y explotó.

    Captura de pantalla 2020-05-26 a 21.58.05.png

    Por supuesto, nadie quiere ser portador de malas noticias. Y nadie quiere señalar con el dedo. A todos nos preocupa cómo somos percibidos por los demás. Y no queremos poner en peligro nuestra posición dentro de una empresa u organización. Además, es posible que alguien arriba de nosotros nos pida que “fudge los datos” un poco para mantener una subvención o contrato. Nuestras relaciones laborales o incluso nuestros trabajos podrían estar en juego. Quizás una subvención podría no ser financiada si no se reportan ciertos datos. O tal vez nuestra empresa no obtendrá un contrato si no prometemos que nuestro plan de construcción puede contener la cantidad de autos que el cliente desea. Cuando la presión está encendida, las consecuencias pueden no parecer tan nefastas. Pero como nos recuerda Kant, si no deseamos que otros mientan sobre la cantidad máxima de autos que pueden usar la plataforma de estacionamiento de manera segura mientras estamos en la plataforma de estacionamiento, entonces ciertamente tampoco deberíamos hacerlo.

    Lenguaje apropiado en la comunicación técnica

    Cita de Kueffer y Larsen

    Corrección fáctica

    Toda metáfora se simplifica al ilustrar ciertos aspectos de un objeto científico al tiempo que descuida otros. No obstante, las metáforas científicas pueden interpretarse en términos de su contenido fáctico y, en este sentido, pueden considerarse erróneas. Al inicio de la era genómica, por ejemplo, Avise (2001) propuso metáforas genéticas alternativas para reemplazar las mecanicistas anteriores (por ejemplo, la metáfora del plano) que sentía tergiversadas nuevas percepciones sobre la naturaleza del genoma. Las metáforas deben ser consistentes con el estado del conocimiento hasta el grado de precisión científica requerida en un contexto particular (por ejemplo, investigación, escritura de ciencia popular, toma de decisiones basadas en la ciencia).

    Lenguaje socialmente aceptable

    Las mismas reglas que se aplican a la vida cotidiana en cuanto al lenguaje socialmente aceptable también se aplican a la ciencia. Deben evitarse las metáforas racistas, sexistas, o de otras formas ofensivas. Herbers (2007) por ejemplo, condena las referencias a la esclavista y a las hormigas negro y la referencia a la violación en estudios de comportamiento animal.

    Neutralidad

    A menudo es difícil evaluar la neutralidad de una metáfora. Los científicos deben, no obstante, buscar en su comunicación evitar un lenguaje que generalmente se reconoce como cargado de emoción, como las advertencias apocalípticas y la hipérbole dramática. Este lenguaje puede distraer de la neutralidad percibida de un científico, que se espera presente resultados de investigación que inviten a una discusión abierta y crítica. Una función retórica de tales metáforas es convencer cuando faltan pruebas o son ambiguas; sin embargo, esto es desaconsejable, en la medida en que lleva a que las declaraciones científicas sean apoyadas con retórica en lugar de hechos.

    Transparencia

    Cuando se utiliza una metáfora, debe introducirse como tal y debe ilustrarse su conexión con aspectos específicos de conceptos científicos. Al menos en textos más largos, los autores deben reflexionar explícitamente sobre las connotaciones y performatividad de sus metáforas elegidas. Cuando las metáforas son reemplazadas por símiles (es decir, usar una declaración X es como Y), existe un menor riesgo de que se tomen literalmente (Carolan 2006). (Kueffer y Larson 722)

    Para comenzar, veamos un video sobre el uso del lenguaje apropiado en la escritura técnica. El lenguaje apropiado se convierte en una preocupación ética si los idiomas inapropiados son imprecisos o irrespetuosos.

    Accede al video en una nueva ventana

    Para continuar abordando algunos aspectos específicos de la ética en la comunicación técnica, Kueffer y Larson nos recuerdan que a veces los escritores utilizan metáforas inapropiadas en la comunicación técnica que reducen la credibilidad de la escritura o investigación científica que intentan comunicar al público. Vivimos en una época en la que, especialmente en la publicidad y la cultura popular, el lenguaje dramático es omnipresente. Puede ser tentador exagerar o dramatizar un hallazgo científico para atraer la atención pública a algo muy importante como el cambio climático. Por ejemplo, una carta con el título, "'Especies alienígenas: El helecho monstruo hace [Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza] lista invasor'" realmente llama la atención. Pero Kueffer y Larson explican: “Consideramos que esta elección de palabras es indeseable, porque simplemente expresa un juicio de valor de los autores (es decir, que la especie es como un monstruo porque es mala) en lugar de ilustrar la ciencia. La metáfora devalúa esta especie vegetal en su totalidad (como un monstruo que siempre es malo) en lugar de especificar qué aspectos de su comportamiento son problemáticos” (721). Kueffer y Larson continúan: “Es mejor comunicarse con precisión, y usar metáforas adecuadas para que si, por ejemplo, posteriormente se disponga de información contradictoria, el público no desestime los hallazgos científicos. Los comunicadores técnicos responsables entienden que la investigación científica implica un nivel de incertidumbre que debe aclararse a los lectores” (721).


    This page titled 3.2: Comunicación defectuosa y consecuencias reales is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Tiffani Reardon, Tammy Powell, Jonathan Arnett, Monique Logan, & Cassie Race.