Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.15: Lógica- Reconocer falacias

  • Page ID
    103170
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Tomado con amable permiso del libro Why Brilliant People Believe Nonsense de J. Steve Miller y Cherie K. Miller

    Lógica y falacias lógicas

    “Leer para no contradecir y confundir; ni creer y dar por sentado; ni para encontrar plática y discurso, sino para sopesar y considerar”.

    — Francis Bacon, De Estudios

    La gente brillante cree tonterías [porque]... O no reconocen falacias, o aplican mal las que conocen

    Advertencia

    Aprender falacias puede ser fatal para tu argumentación y perjudicial para tus relaciones. Por estas razones, enseño falacias lógicas con mucha vacilación. Es un poco como vender armas de fuego a una persona sin entrenamiento en cómo usarlas. Odiaría que me conocieran como alguien que arma a los trolls de Internet. *

    Entonces, antes de presentar una gran lista de falacias, te voy a familiarizar con un tipo de razonamiento falaz particularmente pernicioso que corre desenfrenado en Internet, pero que está extrañamente ausente de las listas de falacias. Yo lo llamo “La falacia de la falacia”.

    La falacia falacia: desacreditar desacreditar

    A menudo leo comentarios en publicaciones de blog o artículos o discusiones en Facebook que acusan al escritor de cometer una falacia lógica específica y así declarar el argumento completamente desacreditado, típicamente con un aire de finalidad arrogante. Si bien el desacreditador puede sentirse bastante presumido, los participantes inteligentes lo consideran bastante sofomórico.* En realidad, normalmente no ha logrado comprender ni remotamente el argumento, y mucho menos aplicar la falacia de una manera que sea relevante para la discusión.

    Seguramente esta falacia merece un nombre propio y debe ser listada con otras falacias. Así definiré “La falacia de la falacia” como “Conectando incorrectamente una falacia con un argumento, para que se presuma erradamente que el argumento está desacreditado. \(^{1}\)

    No seas troll. Aquí hay algunas formas en que la gente aplica mal las falacias, cometiendo así “La Falacia Falacia”:

    1. Ellos malinterpretan la falacia.

    “Siempre estás discutiendo con Jamie, lo cual obviamente es AD HOMINEM”. (Los trolls se deleitan en usar todas las gorras, confundiendo más fuerte con más inteligente). Si la persona en realidad estaba discutiendo en contra de los argumentos de Jamie, en lugar de menospreciar a Jamie como persona, entonces los argumentos no eran ad hominem en absoluto.

    2. No logran apreciar matiz. (Entienden la falacia, pero la aplican erradamente).

    Alguien cita a Albert Einstein para reforzar su argumento. “¡ESO ES UN LLAMADO A LA AUTORIDAD!” grita el troll. Pero citar a las autoridades no siempre es falaz. Si una persona cita a Einstein sobre una cuestión de teoría de la relatividad, entonces Einstein es una autoridad legítima. Así, citarlo puede ser una parte legítima de un argumento, aunque normalmente no es un slam dunk en sí mismo. Si bien los argumentos relativos a establecer hechos deben argumentarse sobre la base de las pruebas, en muchos casos citar a las autoridades puede ayudar a fundamentar las pruebas. \(^{2}\)

    3. Asumen un desacreditamiento minucioso cuando normalmente hay más en el argumento.

    Si bien los trolls celebran sus comentarios “brillantes” con un baile de la victoria y un puñado de Skittles, sus oponentes suelen escribir una aclaración que hace que los comentarios de los Trolls sean irrelevantes. Simplemente debemos tomarnos el tiempo para entender a fondo los argumentos que estamos evaluando.

    Haciendo argumentos más fructíferos

    Para aquellos que sinceramente quieren aprender unos de otros resolviendo temas, consideren esto: Los trolls “flaman” a los oponentes ya sea llamándolos imbéciles o presentando sus argumentos dogmáticamente, como si hubieran aplastado a sus oponentes. Si te preocupa la verdad, busca más entender que demostrar tu brillantez. Para lograr esto, sugerir en lugar de cerrar; expresar tentatividad en lugar de finalidad dogmática; hacer preguntas en lugar de acusar.

    Captura de pantalla 2020-06-25 a 15.50.44.png

    Figura\(\PageIndex{1}\)

    ¿De alguna manera debilita un contraargumento expresarlo de manera cautelosa, humilde, como: “A primera vista su argumento parece ser un recurso injustificado a la autoridad. ¿De verdad estás diciendo que tu posición es correcta únicamente porque Einstein también lo cree?”

    De esta manera, es más probable que el oponente responda de manera razonable y te salvas la cara en caso de que sacaste el comentario de contexto o lo malentendiste de otra manera.

    Benjamin Franklin sobre la fructífera argumentación

    Franklin fue una de las personas más influyentes de la historia estadounidense. Aprendió una lección temprana en la vida que consideró de tal trascendencia que la discutió con cierto detenimiento en su autobiografía. Describe el aprendizaje de la argumentación socrática, que le encantaba usar para humillar a sus oponentes. (Como culo molesto durante esta fase de algunos años, fue predecesor del troll de Internet moderno).

    Captura de pantalla 2020-06-25 a las 15.55.37.png

    Figura\(\PageIndex{2}\)

    Pero con el tiempo, se dio cuenta de que este método no logró persuadir a otros ni ayudarle a aprender de ellos. Más bien, asqueó a la gente. Entonces cambió su método de argumentación. En palabras propias de Franklin, descubrió el valor de:

    “nunca usando, cuando adelanté algo que posiblemente pueda ser disputado, las palabras ciertamente, indudablemente, o cualquier otra que le den el aire de positividad [que significa “dogmatismo"] a una opinión; sino más bien decir, concibo o aprehendo una cosa para ser tal y tal; me parece, o yo debería pensarlo así o así, por tal y tal razón; o me imagino que así sea; o es así, si no me equivoco. Este hábito, creo, ha sido de gran ventaja para mí cuando he tenido ocasión de inculcar mis opiniones, y persuadir a los hombres de medidas que de vez en cuando he estado dedicada a promover”. (cursiva el suyo; corchetes míos) \(^{3}\)

    Como resultado, Franklin se convirtió en un hábil negociador y persuasor, lo que le permitió ayudar a iniciar el sistema de bibliotecas de Estados Unidos, organizar bomberos, dirigir un exitoso negocio de impresión, mejorar nuestro servicio postal, negociar con los franceses para ayudarnos en la Guerra Revolucionaria, y ayudar a finalizar y adoptar el Declaración de Independencia, solo por nombrar algunos de una asombrosa variedad de logros. \(^{4}\)

    Algunas maneras útiles de organizar falacias

    La plétora de falacias conocidas puede ser bastante difícil de manejar, así que antes que nada veamos algunas formas útiles de clasificarlas. De esta manera, cuando sientes que un argumento es inválido pero no puedes recordar el nombre de la falacia específica, al menos podrías ser capaz de identificar la categoría para poder evaluarla o investigarla mejor.

    Ejemplo

    “Eso suena como una falacia de definición”.

    Aunque ningún esquema de categorización único se ha convertido en estándar, encontrarás algunas de las categorías (como “formal” e “informal”) ampliamente utilizadas. \(^{5}\)

    Aristóteles

    Aristóteles fue quizás el primero en categorizar falacias lógicas en su De Sophisticis Elenchis (Refutaciones sofiísticas). Enumera 13 falacias bajo dos categorías: Verbal (las que dependen del lenguaje) y Material (las que no dependen del idioma). En los tiempos modernos, quienes se construyen sobre las dos divisiones de Aristóteles suelen agregar una tercera: Lógica o Formal, falacias que violan las reglas formales del silogismo.

    Filósofo J. L. Mackie

    Mackie dividió falacias en:

    Falacias en sentido estricto

    formas inválidas de razonamiento deductivo; la conclusión no se desprende lógicamente de las premisas

    Falacias formales - La conclusión es inválida por la forma del argumento. Ejemplo: Ejercer lo consecuente: si hay demasiados cocineros, hay caos en la cocina. Hay caos en la cocina, por lo tanto hay demasiados cocineros. (Si p entonces q. q, por lo tanto p)

    Falacias informales - La conclusión es inválida por razones distintas a su forma. (Ejemplo: Usar términos vagos o ambiguos.)

    Falacias en el razonamiento no deductivo y en la observación

    errores en el razonamiento inductivo desde la evidencia hasta una conclusión o hipótesis.

    Inducción y Confirmación - ejemplo: post hoc ergo propter hoc - el hecho de que el evento “b” siguió al evento “a” no prueba absolutamente que el evento “a” causó el evento “b”.

    Analogía - Una analogía débil, aquella que tiene pocos o triviales puntos de parecido, puede no tener ningún valor probatorio en absoluto.

    Clasificación - Ejemplo: Una empresa puede argumentar que todas las personas clasificadas como autistas son desempleables. Sin embargo, las personas autistas varían mucho en sus habilidades, por lo que los autistas altamente funcionales, o los categorizados erróneamente, pueden pasarse por alto.

    Estadísticas - Ejemplo: Si los alumnos de City High School superan a los alumnos de County High School en pruebas estandarizadas, esto no implica necesariamente que City High School tenga mejores maestros. Quizás los administradores sesgan los puntajes, o un distrito tiene más estudiantes de alto riesgo.

    Probabilidad - Ejemplo: Aunque la probabilidad de voltear una moneda cinco veces y conseguir cabezas cada vez es baja, eso no significa que si tienes cabezas cuatro veces seguidas, es muy poco probable que obtengas cabezas en la siguiente vuelta. Las probabilidades siguen siendo 50/50.

    Observación - Ejemplo: A menudo lo que observamos está sesgado por lo que queremos o esperamos observar.

    Falacias en el discurso

    El argumento falla por alguna razón distinta al razonamiento deductivo inválido o argumentar a partir de pruebas.

    Inconsistencia- No se puede tener en ambos sentidos. “Petitio Principii" - Incluyendo tu conclusión en tus premisas (también conocido como mendigar la pregunta o argumentar en círculo).

    Falacias a Priori - Llevar al argumento preconcepciones infundadas que influyen en la conclusión.

    Ignoratio Elenchi" - Falta el punto: Un argumento relativo a algo que nunca se quiso decir, en el contexto del argumento, para ser probado.

    Falacias del Interrogatorio - Exigiendo una respuesta estrecha y específica a preguntas que exigen respuestas más amplias. Ejemplo: “Responde sí o no: ¿Has dejado de golpear a tu esposa?”

    Falacias en Explicación y Definición - Ejemplo: usar la misma palabra de dos maneras diferentes en un argumento, invalidando así el argumento. \(^{6}\)

    Historiador David Hackett Fischer

    En el libro instructivo y encantador de Fischer, Las falacias de los historiadores, \(^{7}\)discute 112 falacias en 11 categorías. Tenga en cuenta que estos aplican mucho más allá de los historiadores profesionales. Siempre que bloguemos sobre un evento, resumimos nuestras vacaciones familiares en Facebook o escribimos ese primer artículo de secundaria sobre “Lo que hice por mis vacaciones de verano”, estamos contando la historia y nos arriesgamos a cometer estas falacias. Aquí están las categorías de Fischer:

    Encuadre de preguntas - Los historiadores comienzan su investigación haciendo una o más preguntas. Si estas preguntas son vagas o mal concebidas, darán respuestas equivocadas. Ejemplo: hacer una pregunta compleja y esperar una respuesta sencilla.

    Verificación fáctica - No emplear rigurosamente los mejores métodos para verificar datos históricos

    Importancia fáctica - Los historiadores no pueden reportar todos los hechos de un periodo de la historia; deben ser selectivos. Si seleccionan en base a criterios equivocados, sus conclusiones probablemente también serán erróneas.

    Generalización - Razonamiento estadístico inadecuado a partir de datos históricos. Ejemplo: Sacar una conclusión general a partir de un muestreo insuficiente de datos.

    Narración - Los historiadores reúnen hilos de datos históricos y los tejen en historias. Sin embargo, “nada más que los hechos” suele estar en desacuerdo con la gran narración, que asigna sentimientos e incluso secuencias de tiempo que pueden no estar justificadas por los datos históricos.

    Causalidad - Ejemplo: La falacia reductora reduce una causa histórica compleja a una causa simplista.

    Motivación - Los historiadores suelen asignar motivos sin pruebas suficientes; por ejemplo, asumiendo que un emperador romano piensa, reacciona y está motivado por las mismas cosas que motivan a un historiador académico de mediana edad en Berkeley.

    Composición - Los historiadores tienden a estudiar y escribir sobre grupos, o individuos como parte de grupos, ya sean los grupos sociales, religiosos, nacionales, ideológicos, camarillas, castas o económicos. Una falacia de la composición es asumir que el carácter de un miembro es compartido por el resto del grupo.

    Falsa analogía - Ejemplo: La gente suele razonar a partir de una analogía parcial para declarar que hay una correspondencia exacta; pero en la realidad, las analogías rara vez son exactamente paralelas.

    Distorsión semántica - Problemas con prosa poco clara o imprecisa. Por ejemplo, la falta de clarificación de definiciones de términos.

    Distracción sustantiva - El argumento desplaza la atención del lector hacia temas que son irrelevantes para la discusión.

    Si bien los esquemas de categorización son útiles para obtener una visión general de los tipos de falacias, ninguno parece estar sin sus desventajas. Por ejemplo, algunas falacias parecen encajar perfectamente en múltiples categorías.

    Una gran lista de falacias

    En mi primer Apéndice, enumero un gran número de falacias. No recomiendo intentar memorizarlos. Más bien, familiarízate con cada uno de ellos para que en el futuro, cuando te encuentres con un argumento que no suena del todo bien, puedas volver a la lista para buscar una falacia que pudiera aplicarse. Si estás leyendo esto para una clase, tu profesor o profesor puede señalar ciertas falacias que consideran las más importantes o las que más frecuentemente se abusan en la literatura y los medios de comunicación.

    Conclusión

    Hay muchas maneras de equivocarnos en nuestros argumentos. Algunos son un poco técnicos. Pero al familiarizarnos con las falacias, aprendiendo a aplicarlas correctamente y discutiendo los desacuerdos de manera civil y humilde, podemos aprender unos de otros y acercarnos mutuamente a la verdad.

    Ejercicios de Coincidencia

    ¡Flexiona tus neuronas!

    Persiguiendo el retorno del punto de saber

    1. ¿Qué opinas que motiva a los trolls a incendiar a la gente en las redes sociales o a iniciar discusiones en entornos sociales?
    2. ¿Cómo obstaculizan los trolls el proceso de encontrar la verdad?
    3. ¿Cómo podemos evitar comportarnos como trolls?
    4. Escribe tus propios ejemplos (líneas de razonamiento que contienen la falacia) de cinco falacias (de la lista en el apéndice) que especialmente te interesen.

    Haciéndolo más personal

    Conclusiones prácticas

    Sendero Recomendado

    Para los incurablemente curiosos y aventureros

    Para cualquier falacia que te parezca poco clara o que te sea de especial interés, búscalas en Google para encontrar otras explicaciones e ilustraciones.

    Notas Finales

    Capítulo 12: O no reconocen falacias o aplican mal las que conocen

    1. Aristóteles fue el primero que conozco para discutir ejemplos. Al parecer, allá por el 350 a. C., los predecesores griegos de los trolls actuales paseaban por molestar a los grandes filósofos, imaginando que estaban escupiendo profundidades. Así, Aristóteles escribió una obra sobre "Refutaciones Sofisarias”, que definió como “lo que parecen ser refutaciones pero en realidad son falacias en cambio”. Mientras escribía principalmente sobre falacias lógicas, también habló de asignar falacias incorrectamente. Véase Aristóteles, Refutaciones sofiísticas, escrito c. 350 a.C.E., traducido por W. A. Pickard-Cambridge, disponible digitalmente aquí: http://classics.mit.edu/Aristotle/so...refut.1.1.html.
    2. Aristóteles describe este tema: “Por una refutación sofistica y silogismo me refiero no sólo a un silogismo o refutación que parece ser válido pero no lo es, sino también uno que, aunque es válido, sólo parece apropiado para la cosa en cuestión”. (Cursiva mía, Octava Parte, Refutaciones Sofisarias.)
    3. Benjamin Franklin, La autobiografía de Benjamin Franklin (Nueva York: Dover Publications, 1996), p. 13.
    4. Tetlock, en su respetada obra, Juicio Político Experto, sugiere que quienes usan un lenguaje más templado tienden a ser más precisos en sus predicciones. Reúne una gran cantidad de investigaciones que muestran que los zorros (que saben muchas pequeñas cosas) predicen mejor que los erizos (que conocen un área de nicho en profundidad), aunque estos últimos suelen ser considerados los expertos y prácticamente todos (por ejemplo, fuentes de noticias) quieren saber de ellos. Quienes hablan en términos de “quizás” y “posiblemente” son mucho mejores predictores que los dogmáticos, aseguraron los expertos. Philip E. Tetlock, Juicio político experto (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 2005, 2006).
    5. Muchos de estos esquemas de categorización se han propuesto a través de los siglos. Por ejemplo, John Stewart Mill propuso cinco categorías generales: Falacias de Inspección Simple (o Falacias A Priori), de Observación, de Generalización, de Ratiocinación, de Confusión. Un sistema de lógica, ratiocinativo e inductivo (Nueva York: Harper & Brothers, Publishers, 1882, disponible digitalmente en Project Gutenberg). Según Mackie, “De otras clasificaciones de falacias en general las más famosas son las de Francis Bacon y J.S. Mill”. Ver “Falacias” en La Enciclopedia de la Filosofía (Vol. 3), pp. 169-179.
    6. Enciclopedia Brittanica, edición 1910, véase el artículo titulado Falacia.
    7. De su artículo “Falacias”, op. cit.
    8. David Hackett Fischer, Las falacias de los historiadores (Nueva York: Harper & Row, 1970).

    This page titled 5.15: Lógica- Reconocer falacias is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Tiffani Reardon, Tammy Powell, Jonathan Arnett, Monique Logan, & Cassie Race.