Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.4: Vida cotidiana y cultura

  • Page ID
    103554
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Desafíos en tiempos de guerra

    La Segunda Guerra Mundial cambió los patrones y ritmos de la vida cotidiana de formas impredecibles e inquietantes. Al vivir en una importante zona de descanso para la guerra en el Pacífico, los californianos presenciaron de primera mano la partida de miles de hombres y mujeres jóvenes. Además, el estado sirvió como centro de descanso y relajación (R&R) para soldados en licencia o que se recuperaban de lesiones. Así, los residentes tenían un conocimiento íntimo del brutal peaje de la guerra. Más cerca de casa, numerosos californianos enviaron a sus propios hijos e hijas a la guerra, ganándose el honor de colocar estrellas azules en sus ventanas. A medida que la guerra cobraba vidas, las estrellas doradas, que significaban la pérdida de miembros de la familia, sustituyeron al azul. No es sorprendente que la mayoría de las familias, incluidos los niños, siguieron con atención los informes de radio y periódicos sobre los avances de la guerra, los reveses y las bajas.

    La guerra también exigió mayor cautela y sacrificio material. El miedo al ataque enemigo, impulsado por las operaciones submarinas japonesas a lo largo de la costa del Pacífico, llevó a los planificadores militares y de defensa civil a instituir apagones nocturnos. Estos, sin embargo, interfirieron con la producción de defensa las 24 horas del día y provocaron un marcado aumento de los accidentes de tránsito cuando conductores concienzudos apagaron sus faros. Los apagones reemplazaron a los apagones, excepto cuando las alertas de ataques aéreos demasiado frecuentes (anunciadas por las sirenas) exigían oscuridad total. Las patrullas policiales y de la defensa civil hicieron cumplir estas medidas de seguridad, que no eran totalmente injustificadas. El 22 de diciembre de 1941, un submarino japonés torpedeó a un petrolero estadounidense frente a la costa central. Y el 23 de febrero de 1942, otro submarino atacó una instalación costera de almacenamiento de petróleo al norte de Santa Bárbara, en Ellwood. Estos ataques, acompañados de numerosas falsas alarmas, intensificaron la cautela pública e impulsaron a miles de residentes a alistarse como voluntarios de la defensa civil.

    Los californianos registraron su cooperación con el esfuerzo bélico de muchas otras formas. Compraron bonos de guerra, participaron en unidades de chatarra y cumplieron con órdenes federales de racionamiento. La gasolina, la carne, el azúcar y la mantequilla se racionaron estrictamente para proporcionar más combustible y alimentos a las tropas. Algunas mercancías, como las medias de seda y los juguetes metálicos, desaparecieron por completo de los estantes de las tiendas La seda era necesaria para los paracaídas, y el metal para la fabricación de herrajes militares. Para aliviar la escasez de alimentos y garantizar que las tropas fueran los principales beneficiarios de la generosidad agrícola de California, muchos residentes cultivaron “jardines de la victoria”, transformando patios traseros, lotes vacíos y patios escolares en parcelas de verduras. Los residentes también se adaptaron a la escasez de combustible mediante el uso del transporte público y la reducción de los viajes recreativos.

    Entretenimiento

    La emergencia en tiempos de guerra también tuvo un lado más brillante. La afluencia de personal de servicio y trabajadores de la defensa provocó una demanda explosiva de entretenimiento. Discotecas, salones de baile, clubes de militares y salas de cine preparados para satisfacer las necesidades, brindando entretenimiento las 24 horas del día a residentes temporales y permanentes por igual. Los jóvenes, en particular, disfrutaron de las nuevas desviaciones y la supervisión laxa asociada a la rápida expansión. Desafortunadamente, la prostitución, los juegos de azar y el comercio de bienes del mercado negro también aumentaron, alarmando a los agentes de salud pública y las fuerzas del orden, pero contribuyendo a la emoción general de la atmósfera en auge.

    La música, transmitida en la radio y actuada en vivo en clubes y auditorios, fue una de las diversiones más populares en tiempos de guerra. Músicos de renombre como Count Basie, Tommy Dorsey, Glenn Miller, las Hermanas Andrews, Frank Sinatra y Bing Crosby emocionaron al público de California con repertorios que reflejaban el estado de ánimo patriótico y nostálgico del público. Al mismo tiempo, la población cada vez más diversa del estado amplió y enriqueció el paisaje musical. Artistas de jazz negro, blues y bebop, que llegaron como parte de la migración más grande en tiempos de guerra, llenaron clubes a lo largo de Central Avenue en Los Ángeles, en West Oakland y en North Richmond. Los artistas de blues incluso crearon un estilo distinto de la costa oeste, y un sonido de blues de Oakland aún más distinto.

    Los migrantes de White Dust Bowl, que habían llegado una década antes, crearon una subcultura próspera con gusto por la música country o “hillbilly”. Para la Segunda Guerra Mundial, su música llegó a un público más amplio a través de “bailes del granero de la victoria”, programas de radio y conciertos. Estrellas de cine de vaqueros como Tex Ritter, Roy Rogers y Gene Autry ayudaron a mejorar el entusiasmo del público en general por todo lo occidental. Por último, la creciente población mexicoamericana, particularmente en Los Ángeles, ayudó a expandir el mercado de la música latina. Tocando en clubes más pequeños, así como en lugares más grandes como el Teatro Orpheum y el Auditorio del Santuario, los artistas presentaron el tango, la rumba y el swing con infusión latina a los californianos. Los jóvenes mexicoamericanos, especialmente los pertenecientes a la subcultura zoot suit, crearon una fusión única de jazz, rumba y swing que más tarde influyó en artistas más contemporáneos como Carlos Santana.

    Incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, las películas eran un desvío establecido y muy popular. La guerra, sin embargo, hizo que las películas fueran más atractivas que nunca. Eran baratos, cerca de casa, y ofrecían escape instantáneo de los cuidados de tiempos de guerra. Los lujosos asientos y la oscuridad semiprivada de los teatros también proporcionaron al cansado personal de servicio y a los trabajadores de la defensa un lugar conveniente para tomar una siesta, y a los jóvenes amantes la oportunidad de escapar de la supervisión y el escrutinio de adultos. Pero Hollywood hizo más que proporcionar refugio o desvío; apoyó activamente el esfuerzo bélico.

    Al principio de la guerra, el gobierno federal contrató el apoyo de la industria para producir películas de capacitación y propaganda, y para hacer películas que reforzaran la unidad pública y el patriotismo. Los lineamientos de contenido, emitidos por la Oficina de Información en Tiempos de Guerra (OWI), alentaron a los guionistas a retratar a América como una democracia armoniosa y multiétnica que trabaja para superar las fuerzas del mal y preservar una forma de vida única. En ninguna parte este tema era más evidente que en las películas de guerra donde hombres de diferente clase y etnia se unieron para derrotar al enemigo alemán o japonés. Bataan, por ejemplo, producido por MGM en 1943, contó con un batallón arcoíris de personajes judíos, anglos, mexicanos, polacos, irlandeses, italianos y afroamericanos que dejaron de lado las diferencias personales por una causa común. Si bien ignoró la segregación y discriminación reales en el ejército y en el frente interno, esta y otras películas similares ayudaron a promover una visión más democrática de la sociedad estadounidense y a erosionar algunos de los estereotipos étnicos más ofensivos que permeaban la cultura popular.

    A las mujeres, como se representa en las películas de guerra, no les fue tan bien. Hollywood, siguiendo las directivas de OWI, hizo propaganda y películas de estreno importante que alentaron a las mujeres a tomar trabajos de guerra y aceptar valientemente la separación de sus seres queridos. Orientadas a las amas de casa de clase media, más que a las miles de otras mujeres que necesitaban poca insistencia para ingresar a trabajos de defensa mejor remunerados, estas películas destacaron la naturaleza temporal del empleo en tiempos de guerra y la feminidad de sus personajes. Por ejemplo, Tender Comrade, liberada por RKO en 1943, representó a cuatro mujeres que tomaron trabajos de defensa mientras sus esposos estaban fuera en el servicio. En lugar de centrarse en sus contribuciones en tiempos de guerra, la película enfatizó el dolor de la separación, el miedo por la vida de sus maridos y su anhelo de regresar a los papeles domésticos. En otras películas, estrellas como Betty Grable y Rita Hayworth interpretaron sexys, pero homespun, chicas que renunciaron a carreras glamorosas u oportunidades de matrimonio para hombres promedio y honestos. Sus fotos de “tarta de queso” decoraban cuarteles militares, aviones y tanques, y sirvieron como símbolo de lo que esperaban a los militares a su regreso.


    This page titled 9.4: Vida cotidiana y cultura is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.