Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11: Divididos Nos plantamos- Activismo y Política, 1964—1970

  • Page ID
    103559
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Temas principales

    • Semillas de Cambio
    • El Movimiento se expande
    • La política en la era de la disidencia
    • Resumen

    En el otoño de 1964, Margot Adler dejó su casa en la ciudad de Nueva York para asistir a la universidad en la Universidad de Berkeley. Criada por padres de izquierda durante la era McCarthy, Margot no era ajena al activismo político. Mientras aún estaba en la preparatoria se incorporó al Congreso de Igualdad Racial (CORE), participó en manifestaciones de derechos civiles y ayudó a organizar protestas contra simulacros de defensa civil. Berkeley, con su destacada reputación académica y su “rica historia de activismo estudiantil”, fue una opción lógica para esta joven brillante e idealista. Pero igual de importante, le brindó a Adler la oportunidad de “encontrar una vida rica e interesante” propia.

    Cuando llegó a Berkeley, los administradores acababan de prohibir que las organizaciones dentro y fuera del campus instalaran mesas en la entrada sur del campus, un área que había sido utilizada durante mucho tiempo por varios grupos para distribuir su literatura, reclutar miembros y participar en un animado debate político y discusión. La prohibición llegó durante la lucha nacional por los derechos civiles, cuando muchos estudiantes de Berkeley se sumaron a las protestas contra

    clipboard_e5b913220b9929e56399482a3d3b2a60d.png

    prácticas discriminatorias de contratación de negocios locales como Mel's Drive-In, Sheraton Palace Hotel y la cadena de supermercados Lucky. Otros estudiantes habían regresado recientemente de Mississippi, donde habían pasado el verano como voluntarios con organizaciones de derechos civiles como CORE y el Comité Coordinador Estudiantil No Violento para registrar votantes negros. Para los activistas locales y los voluntarios de Mississippi, las mesas en Bancroft y Telegraph —erróneamente pensadas por los administradores universitarios que estaban en la propiedad del campus— fueron el principal medio de atraer apoyo para el creciente movimiento de derechos civiles.

    No en vano, activistas estudiantiles, entre ellos algunos de organizaciones conservadoras como los Jóvenes Republicanos, respondieron a la prohibición con ira. A la universidad, le cobraron, se preocupaba más por mantener buenas relaciones con los negocios locales mediante el control de la actividad política del campus que por el derecho constitucional a la libertad de expresión. La prohibición también sacó a la superficie otros temas. Muchos consideraron que se trataba de una política paternalista, diseñada para proteger a los estudiantes de ideas malsanas o “subversivas”, una política que reflejaba la suposición de la administración de que los estudiantes eran incapaces de emitir juicios informados e independientes. A otros, la prohibición subrayó la falta de orientación moral de la universidad. Sus funcionarios, sostenían los estudiantes, estaban interesados principalmente en “convertir drones corporativos para la industria” en lugar de cultivar el pensamiento crítico, la responsabilidad social y la virtud cívica.

    Estas preocupaciones eran lo suficientemente amplias como para captar la atención de varios miles de estudiantes, quienes, al igual que Adler, creían que “el derecho a la defensa política parecía obvio”. Incluso grupos estudiantiles conservadores, generalmente en desacuerdo con activistas “radicales” del campus, se unieron al emergente Movimiento por la Libertad de Expresión (FSM). Después de una serie semestral de protestas, detenciones y negociaciones infructuosas con la administración, activistas estudiantiles obtuvieron el apoyo del senado de la facultad. Una semana después, la Junta de Regentes anuló todas las prohibiciones contra la actividad política, afirmando que los estudiantes, como todos los demás ciudadanos, tenían derecho a las protecciones de las Enmiendas Primera y Decimocuarta de la Constitución de Estados Unidos. Para Adler y otros activistas del FSM, la victoria tocó una fibra sensible: “Habíamos hecho algo para transformar el mundo que nos rodea, y estuvimos marcados para siempre por la creencia de que el cambio era posible”, dijo. “Nos afectaría de por vida, haciéndonos profundos optimistas sobre la posibilidad humana e influyendo en cada elección a partir de entonces”.

    En el verano de 1965, Adler fue a Mississippi para trabajar en un proyecto de registro de votantes patrocinado por el Comité Coordinador Estudiantil No Violento. Al regresar a Berkeley como un activista más experimentado, Adler se unió al movimiento contra la guerra en Vietnam, un movimiento que pronto se extendió por todo el estado, generó enfrentamientos a menudo violentos entre policías y manifestantes, interrumpió “como siempre” en los campus universitarios y en las comunidades aledañas, y Californianos profundamente polarizados.

    Después de graduarse de Berkeley en 1968 con una licenciatura en periodismo, el deseo de Adler de cambiar el mundo, de crear una sociedad más arraigada en la cooperación, los valores espirituales y el trabajo significativo, continuó dando forma a su viaje de vida. Reflexionando sobre sus experiencias, Adler observó: “A pesar de todas las limitaciones de mi generación —nuestras acciones inconscientes, nuestras ideas no examinadas, nuestras frases a menudo tontas— estábamos vivos hasta los valores espirituales más profundos. Creíamos que la exploración era de por vida, que el trabajo de la vida de uno tenía que ser honorable, creativo y transformador. Rara vez pensamos en el consumo, o en la eventual necesidad de vivir la buena vida... Creíamos que todo era posible y que todo estaba abierto a reexamen”.

    Este “sentido extático de posibilidad” fue compartido por toda una generación de jóvenes californianos durante la década de 1960, y creó las bases para una amplia gama de movimientos sociales que alteraron el tejido cultural, político y económico del estado. A medida que avanzaba la década, el optimismo embriagador fue reemplazado por la frustración por el lento ritmo del cambio, generando más activismo militante. Pero para muchos californianos, particularmente los que están fuera del proceso de cambio, el estado y la nación en su conjunto parecían estar desmoronándose en las costuras. En las elecciones presidenciales de 1968, Richard Nixon adoptó la exitosa estrategia de afirmar hablar en nombre de “la gran mayoría de los estadounidenses, los no gritadores, los no manifestantes... los que no violan la ley, las personas que pagan sus impuestos y van a trabajar, que envían a sus hijos a la escuela, que van a su iglesias... gente que ama a este país [y] clama... 'es suficiente, vamos a conseguir algunos nuevos liderazos'”.

    Así como California abrió el camino para muchos de los movimientos sociales de la década, también generó una reacción conservadora contra el “desorden y el caos”. Dos años antes de la campaña presidencial de Nixon, Ronald Reagan, el candidato republicano a gobernador del estado, presagió el atractivo conservador de Nixon al culpar al “desorden en Berkeley”, los disturbios urbanos y el declive moral a la administración liberal de Pat Brown. También prometió recortar impuestos al reducir el gasto gubernamental en programas sociales “soñados para nuestro supuesto mejoramiento”, y atacó la Ley de Vivienda Justa de Rumford por traicionar derechos de propiedad “sagrados”. Todas estas posiciones apelaron a los votantes “olvidados” que creían que el gobierno debía defender los valores morales tradicionales y ejercer moderación económica en lugar de “mimar” a una minoría vocal y disruptiva a expensas de los contribuyentes. Si bien Reagan no logró reducir impuestos, sofocar los disturbios sociales, ni frenar el crecimiento del gobierno estatal, su retórica conservadora y su aparente sinceridad lo llevaron a través de dos mandatos como gobernador, revitalizó su partido a nivel estatal y nacional, y finalmente le ganó la presidencia.

    Los años 60, quizás más que cualquier otra época, subrayaron la influencia nacional de California y su papel como un estado de campana. Los movimientos sociales de la época ayudaron a extender la promesa democrática a un sector más amplio de la población, crearon una mayor apreciación de la diversidad cultural y mejoraron la reputación del estado de tolerancia, apertura e innovación. También fracturaron el consenso liberal de posguerra y precipitaron una reacción conservadora que reconfiguró la política nacional y estatal.

    Preguntas a Considerar

    • ¿Qué causó el cambio de la protesta no violenta por los derechos civiles al Poder Negro? ¿En qué se diferenciaba el movimiento del Poder Negro de las luchas anteriores por los derechos civiles?
    • ¿Fue la formación del sindicato de Campesinos Unidos un hito para los mexicoamericanos de California? ¿Por qué o por qué no?
    • ¿Cómo afectaron los movimientos juveniles de la década de 1960, incluida la rebelión contracultural, a las instituciones culturales, sociales y políticas de California?
    • ¿Qué factores contribuyeron a la victoria electoral de Ronald Reagan en 1966 y su posterior popularidad como gobernador?


    This page titled 11: Divididos Nos plantamos- Activismo y Política, 1964—1970 is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.