Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11.3: Cambios económicos y sociales

  • Page ID
    102617
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El final de la guerra parecía casi un momento catártico para la nación. Las riñas con Gran Bretaña que habían dominado el paisaje durante tanto tiempo ya habían terminado. Un nuevo banco nacional estaba en su lugar, y los estadounidenses podían buscar dentro de sus propias fronteras bienes de consumo y necesidades. El comercio con naciones extranjeras era un lujo que los estadounidenses podían disfrutar pero ya no necesitaban depender de él. Estados Unidos estaba listo para entrar en una nueva fase de la historia, una en la que realmente se levantaría sobre sus propios pies.

    La guerra también cambió las opiniones políticas. Madison y muchos miembros de su partido se dieron cuenta de que algunas instituciones nacionales al estilo federalista eran necesarias para construir una nación, aunque tales instituciones no estuvieran en consonancia con los principios tradicionales de los republicanos. Un nuevo banco nacional, aranceles para proteger la industria estadounidense, y un ejército y una marina profesionales de pie capaces de defender a la nación cuando fuera necesario eran todas las ideas que Madison ahora abrazó.

    El pueblo estadounidense experimentó así la revolución del mercado a principios del siglo XIX a medida que la nación pasaba de la producción casera a la producción en fábrica. Durante este periodo, los controles tradicionales sobre la producción, la distribución y el intercambio dieron paso a las transacciones de mercado. La oferta, la demanda y el precio se volvieron mucho más importantes en las transacciones económicas que las relaciones sociales. En la época colonial, los apegos emocionales a menudo dictaban transacciones económicas. Como señala el historiador John Lauritz Larson, “quién eras, dónde estabas y qué eras” dio forma a “cómo compraste, vendiste y prosperaste”. En el siglo XIX, las prácticas sociales consuetudinarias no jugaron un papel en las transacciones económicas. En esencia, “solo el dinero movilizaba bienes y personas” en un sistema de transacciones anónimas. Los buenos nombres de los individuos provinieron de su disposición a honrar sus contratos.

    En el lado positivo, estos cambios fomentaron una mayor movilidad entre el pueblo estadounidense. Cada vez más, se extienden al territorio más allá de los Montes Apalaches en un intento de mejorar su posición social y económica. En todo el Viejo Noroeste y el Viejo Suroeste, los colonos hicieron valer el reclamo de aterrizar y poner esa tierra en producción, proporcionando con ello materias primas para el creciente número de fábricas en el noreste. Los cambios sociales ocurridos también impulsaron cambios políticos a medida que los estados de todo el país avanzaron hacia el sufragio universal masculino blanco. En el lado negativo, cuando la esposa de un pionero dejó de girar en el hogar, necesitaba producir más cultivos comerciales para comprar telas, o cuando un esclavista se desplazaba hacia el oeste, las demandas de esos esclavos a menudo aumentaban. En tanto, a medida que más hombres y mujeres jóvenes tomaron posiciones en talleres y fábricas, se encontraron trabajando por salarios la mayor parte de sus vidas. Por último, un mayor asentamiento en regiones menos pobladas causó problemas entre los colonos y los indios que vivían en la tierra. Debido a que la expansión se consideraba vital para los intereses del país, los derechos de los indios a la tierra se veían como un obstáculo.

    Revolución del mercado

    La revolución del mercado se debió en gran medida a la disponibilidad de recursos. A medida que Estados Unidos adquirió más territorio, como la Compra de Luisiana, obtuvo más recursos naturales y tierras para producir materias primas. A medida que aumentaba la población de la nación, ganaba más trabajadores y en última instancia más consumidores. Los empresarios estadounidenses también tuvieron acceso a recursos monetarios; es decir, encontraron inversionistas dispuestos a apoyar sus nuevos negocios. Además, reconociendo la importancia del transporte y la comunicación para el crecimiento económico, los gobiernos estatales apoyaron proyectos de mejora interna. Al mismo tiempo, la revolución del mercado ocurrió porque el pueblo estadounidense abrazó en gran medida los cambios. De buena gana levantaron estacas y se aventuraron en nuevas regiones. También poseían un espíritu empresarial que estimulaba la expansión del transporte y la industria. Y más desgraciadamente, parecían contentos en muchos casos con explotar a los trabajadores —esclavos o libres— para dar vida a su visión económica.

    Antes de la Guerra de 1812, Estados Unidos exportaba materias primas como algodón y tabaco, e importaba productos manufacturados como tela de algodón y tabaco fino para fumar. Thomas Jefferson había intentado utilizar la necesidad de las exportaciones para ejercer presión económica sobre Gran Bretaña y Francia, con resultados económicos desastrosos para Estados Unidos. Durante la guerra, las exportaciones no fueron esenciales para ninguna nación europea, por lo que los agricultores continuaron sufriendo financieramente. Los compradores en Inglaterra y Francia se vieron obligados a buscar nuevas fuentes de materias primas, y los agricultores estadounidenses necesitaban encontrar nuevos compradores para sus productos. Después de la guerra, la industrialización iba en aumento en Estados Unidos, creando mercados locales de materias primas y una nueva fuente estadounidense de productos manufacturados de calidad para los consumidores estadounidenses. El Noreste se convirtió en el centro manufacturero del país con muchas fábricas y molinos ubicados allí. Los primeros molinos dependían de fuentes confiables de energía hídrica, de ríos que fluían con suficiente fuerza para girar las ruedas de agua que a su vez alimentaban la maquinaria. El advenimiento del vapor rompió los lazos que ataban los molinos a los ríos y en su lugar los ataba a cualquier sitio de agua y carbón.

    Se necesitaba un buen transporte para trasladar las materias primas a los molinos y fábricas y los productos manufacturados a las tiendas para la venta, así como para conectar las regiones agrícolas de la nación con la región manufacturera. El transporte también fue importante para la expansión de la nación. Entre 1816 y 1821, seis nuevos estados se unieron a la Unión: Indiana, Mississippi, Illinois, Alabama, Maine y Missouri. Antes de la Guerra de 1812, había caminos, a menudo antiguos senderos indios que se habían ensanchado pero no pavimentado, y algunos canales. También había barcos que navegaban por ríos transitables y alrededor de la costa, sin embargo, viajar en general era ineficiente y bastante caro. Según algunas estimaciones, costó tanto enviar una tonelada de material treinta millas por tierra en Estados Unidos como lo hizo enviar ese material a Europa.Los problemas para mover bienes y personas, especialmente durante la guerra, llevaron a los líderes estadounidenses a apoyar mejoras.

    Los gobiernos estatales ayudaron a construir turnpikes mediante el fletamento de corporaciones privadas y otorgándoles el derecho exclusivo de construir una carretera. Entonces invertirían algo de dinero estatal en los valores de la corporación; el resto del dinero provenía de accionistas privados. El número de inversionistas en estos proyectos, según el historiador Daniel Walker Howe, mostró “el grado de entusiasmo popular por mejorar el transporte”. Ante el lento ritmo de desplazamiento en estas carreteras, la gente también clamó por otras formas de transporte. Muchos estados del norte recurrieron a extender su sistema de canales. En 1817, la legislatura de Nueva York decidió apoyar la construcción del Canal Erie, un canal de cuarenta pies de ancho con un sendero de sirga de veinte pies de ancho. Cuando se inauguró en 1825, el canal se extendía 363 millas desde Búfalo en el lago Erie hasta Albany en el río Hudson y conectó los territorios del noroeste con los mercados globales. Además, hizo que el Estado fuera una buena cantidad de dinero. La invención de Robert Fulton de la máquina de vapor en 1807 hizo posibles los barcos de vapor y los ferrocarriles posteriores. El vapor permitió que las embarcaciones navegaran tanto por ríos como por ríos descendentes. Los botes de remos de fondo plano se volvieron especialmente importantes para viajar en el río Mississippi, permitiendo así el acceso de los territorios del suroeste a los mercados globales también. En última instancia, los canales, los barcos de vapor y los ferrocarriles mejoraron la comodidad y la velocidad de viaje y proporcionaron crecimiento económico.

    Como lo demuestran las mejoras en el transporte, la innovación se convirtió en un factor clave en la revolución del mercado. Eli Whitney, mejor conocido por inventar la ginebra de algodón, también desarrolló la idea de piezas intercambiables para que, si una pieza de una máquina se rompa, fácilmente pudiera reemplazarse por una pieza idéntica. Antes del nuevo sistema de Whitney, todo estaba hecho a mano y por lo tanto era único. En consecuencia, los reemplazos tuvieron que ajustarse a cada máquina a medida. Este sistema consumía mucho tiempo y era costoso. Con las piezas intercambiables de Whitney, las máquinas y los productos podrían producirse más rápidamente, siendo cada pieza un duplicado exacto de cada otra como pieza, cada máquina en su conjunto un duplicado exacto de cualquier otra máquina del mismo tipo y fabricación.

    El impacto fue enorme para el proceso de pasar de la producción doméstica a la producción industrial y, en última instancia, a la industrialización masiva más adelante en el siglo. Los inventores continuaron produciendo nuevas creaciones tanto para la industria como para la agricultura como lo demuestra el hecho de que el número de patentes emitidas por el gobierno federal subió significativamente. Por ejemplo, Elias Howe, un maquinista en Massachusetts, creó la máquina de coser, mientras que Cyrus McCormick, un herrero en Virginia, desarrolló la parca. Además, los empresarios buscaron nuevas formas de comercializar sus productos. Chauncey Jerome, un relojero en Connecticut, no sólo desarrolló nuevas técnicas para hacer relojes, también encontró mercados al fijar precios de sus productos para que los consumidores pudieran comprarlos y convenciendo a los consumidores de que los necesitaban.

    Revolución del algodón

    El algodón se convirtió en un cultivo comercial para el sur gracias a la ginebra de algodón de Eli Whitney, inventada en 1793. El algodón tiene dos formas: la fibra larga, que tiene fibras largas y semillas relativamente fáciles de quitar, y la fibra corta, que tiene fibras más cortas y una semilla difícil de eliminar. El algodón de fibra larga era lo más deseable, pero solo se podía cultivar a lo largo de la costa. Las jardineras interiores de algodón tuvieron que cultivar el algodón básico corto menos valioso. La única manera de obtener algún beneficio con el cultivo del algodón corto de fibras cortas era producir grandes cantidades del mismo. La ginebra de Whitney lo hizo posible porque eliminó las semillas rápidamente, haciendo que la producción fuera más rápida. Gracias a la ginebra Whitney's, el suministro de algodón básico corto pronto dominó el mercado. A medida que los estadounidenses se trasladaron al Viejo Suroeste, también encontraron que el suelo era adecuado para cultivar algodón de fibras cortas. Con el aumento del precio del algodón en el mercado internacional, rápidamente se puso en producción nuevos terrenos en un esfuerzo por obtener ganancias. De 1800 a 1820, la producción de algodón aumentó significativamente, de alrededor de 73.000 pacas a 730.000 pacas, y los números siguieron aumentando a lo largo del siglo. A mediados de siglo, Estados Unidos producía aproximadamente el 68 por ciento del algodón del mundo.

    A medida que aumentaba la producción de algodón, los estadounidenses comenzaron a pensar más en la producción nacional. En la década de 1790, el inmigrante británico Samuel Slater, con el apoyo del comerciante Moses Brown, construyó la primera fábrica textil estadounidense en Pawtucket, Rhode Island. Usando energía hídrica, los trabajadores hilaron algodón en hilo, que luego se tejió en tela en hogares rurales. Luego, Slater creó en Slatersville, Rhode Island, el primer pueblo de molinos, completo con una fábrica, casas y una tienda de la compañía. Antes de la Guerra de 1812, el número de hilanderías sí aumentó; para 1809, ochenta y siete molinos salpicaban el paisaje nororiental. Aún así, en la primera década del siglo XIX, la mayor parte del algodón sureño fluía hacia las fábricas británicas.

    Esta situación sólo comenzó a cambiar cuando Francis Cabot Lowell estableció en 1814 la Boston Manufacturing Company y construyó una fábrica textil en Waltham, Massachusetts. El molino confiaba en el río Charles para su fuente de energía. Se trataba de un molino integrado, lo que significa que todas las partes de la producción de telas de algodón se integraron en un solo edificio, convirtiéndolo en el primero de su tipo en Estados Unidos. Los trabajadores trajeron algodón crudo, que hilaron, tiñeron y tejieron en tela de algodón terminada. Incluso construyeron telares para el molino in situ en su propio taller de máquinas y también produjeron telares para la venta a otros molinos. Si bien Lowell murió en 1817, su compañía vivió. Utilizando el sistema Waltham, la compañía construyó fábricas para Lawrence y Lowell para 1821. Las fábricas textiles, como las administradas por Boston Manufacturing Company, proporcionaron un nuevo mercado para el algodón sureño, convirtiendo la tela de algodón en un producto totalmente estadounidense.

    Para operar su molino, Boston Manufacturing Company empleaba mujeres. Lowell, que había viajado a Gran Bretaña donde aprendió sobre la producción de algodón, se preocupó por la creación de una clase obrera permanente. Sintió que las mujeres jóvenes podían trabajar durante algunos años para ganar dinero para su dote, y luego regresarían a sus comunidades rurales, se casarían y formarían una familia. Estas jóvenes solteras trabajaban ochenta horas a la semana en una fábrica ruidosa y caliente llena de partículas de hilo y tela. También vivían en pensiones propiedad de la compañía, a las que un trabajador describió como “un departamento pequeño, cómodo y medio ventilado que contenía media docena de ocupantes”. Además, la compañía brindó a las niñas actividades “sanas” como conciertos, bailes, servicios religiosos, clases y conferencias para llenar su tiempo cuando no estaban en el trabajo, y se les dieron chaperones para ayudar a garantizar la protección de su reputación. Podrían ser despedidos por no realizar su trabajo correctamente o por no obedecer las reglas de la compañía cuando no trabajan. Por último, se les pagaba menos que a los hombres por el mismo trabajo; aún así, el molino daba a las jóvenes la oportunidad de dejar atrás la vida agrícola con un empleo socialmente aceptable. El molino de Lowell pudo así atraer trabajadores a pesar de sus pésimas condiciones. Sin embargo, cada vez más los trabajadores no venían del campo americano; más bien, los nuevos inmigrantes irlandeses, que estaban dispuestos a trabajar por bajos salarios, tomaron posiciones en los molinos.

    Estos nuevos molinos americanos proporcionaban competencia no deseada a los ingleses, quienes podían vender su tela de algodón por un precio menor en Estados Unidos. En 1816, Lowell presionó con éxito a Washington por una tarifa para proteger a la nueva industria textil estadounidense. Si bien la práctica de tener trabajadores mal pagados viviendo en un ambiente controlado eventualmente fracasaría, el propio molino integrado sería el modelo seguido para textiles y otras fábricas. Igual de importante, el desarrollo de la manufactura en el Norte, mientras que el Sur se centró en la agricultura, ampliaría la brecha cultural entre las dos regiones a medida que avanzaba el siglo XIX.

    Resumen

    La Guerra de 1812, y los acontecimientos que la llevaron a ella, dieron lugar a grandes cambios económicos y sociales en Estados Unidos, produciendo la revolución del mercado alimentada por la disponibilidad de recursos y un espíritu emprendedor. A medida que Estados Unidos pasó de la producción casera a la producción en fábrica, dejó de depender de las importaciones/exportaciones y en su lugar desarrolló un mercado interno. Los agricultores estadounidenses produjeron más algodón y otras materias primas, que los fabricantes estadounidenses convirtieron en productos terminados. La revolución del mercado dio un gran paso adelante con el desarrollo de piezas intercambiables y el molino integrado. Las diferencias entre la sociedad Norte y Sur aumentaron con la industrialización del Norte y el creciente enfoque en la agricultura en el Sur.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    La revolución del mercado trajo muchos cambios sociales y económicos a Estados Unidos.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Eli Whitney creó la Cotton Gin.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Antes de la invención de la ginebra de algodón se prefirió el algodón corto de fibra corta a la fibra larga.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Francis Cabot Lowell construyó la primera fábrica textil integrada en Nueva Inglaterra.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a


    This page titled 11.3: Cambios económicos y sociales is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.