Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

29.2: Lyndon Johnson y la Gran Sociedad

  • Page ID
    95854
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    El 27 de noviembre de 1963, pocos días después de prestar juramento, el presidente Johnson se dirigió a una sesión conjunta del Congreso y se comprometió a lograr las metas que John F. Kennedy se había fijado y ampliar el papel del gobierno federal en asegurar oportunidades económicas y derechos civiles para todos. Johnson llevó a su presidencia una visión de una Gran Sociedad en la que todos pudieran compartir las oportunidades de una vida mejor que ofrecía Estados Unidos, y en la que las palabras “libertad y justicia para todos” tendrían un significado real.

    LA GRAN SOCIEDAD

    En mayo de 1964, en un discurso en la Universidad de Michigan, Lyndon Johnson describió en detalle su visión de la Gran Sociedad que planeaba crear (Figura 29.2.1). Cuando el Octavo Congreso se convocó el mes de enero siguiente, él y sus seguidores iniciaron sus esfuerzos para convertir la promesa en realidad. Al combatir la discriminación racial e intentar eliminar la pobreza, las reformas de la administración Johnson cambiaron la nación.

    La fotografía (a) muestra al presidente Johnson con insignias académicas, de pie junto a una multitud en la Universidad de Michigan. La fotografía (b) muestra a Johnson hablando mientras está sentado en una mesa junto a una anciana; ambos tienen pequeños micrófonos frente a ellos.
    Figura 29.2.1: En un discurso en la Universidad de Michigan en Ann Arbor el 22 de mayo de 1964 (a), el presidente Johnson anunció algunos de sus objetivos para la Gran Sociedad. Estos incluyeron la reconstrucción de ciudades, la preservación del medio ambiente natural y el mejoramiento de la educación. Johnson firmó la Ley de Educación Primaria y Secundaria en su ciudad natal de Johnson City, Texas, junto a su maestra de infancia, Kate Deadrich Loney (b). (crédito a: modificación de obra por Cecil Stoughton)

    Una de las principales leyes que el Congreso aprobó en 1965 fue la Ley de Educación Primaria y Secundaria (Figura 29.2.1). Johnson, un ex maestro, se dio cuenta de que la falta de educación era la principal causa de pobreza y otros problemas sociales. La reforma educativa fue así un pilar importante de la sociedad que esperaba construir. Esta ley proporcionó mayores fondos federales tanto a escuelas primarias como secundarias, destinando más de mil millones de dólares para la compra de libros y materiales bibliotecarios, y la creación de programas educativos para niños desfavorecidos. La Ley de Educación Superior, promulgada ese mismo año, otorgó becas y préstamos a bajo interés para los pobres, incrementó el financiamiento federal para colegios y universidades, y creó un cuerpo de maestros para atender a escuelas en zonas empobrecidas.

    La educación no fue la única área hacia la que Johnson dirigió su atención. También se aprobaron leyes de protección al consumidor que mejoraron la seguridad de la carne y las aves de corral, colocaron etiquetas de advertencia en los paquetes de cigarrillos, requerían “verdad en los préstamos” por parte de los acreedores y establecían estándares de seguridad Se aportaron fondos para mejorar el transporte público y financiar el transporte público de alta velocidad. Para proteger el medio ambiente, la administración Johnson creó leyes que protegen la calidad del aire y del agua, regulando la eliminación de desechos sólidos, preservando las áreas silvestres y protegiendo especies en peligro de extinción. Todas estas leyes encajan dentro del plan de Johnson para hacer de Estados Unidos un mejor lugar para vivir. Quizás influenciado por el compromiso de Kennedy con las artes, Johnson también firmó una legislación que crea la National Endowment for the Arts y la National Endowment for the Humanities, que proporcionaron fondos para artistas y académicos. La Ley de Radiodifusión Pública de 1967 autorizó la creación de la Corporación de Radiodifusión Pública, privada y sin fines de lucro, que ayudó a lanzar el Servicio Público de Radiodifusión (PBS) y la Radio Pública Nacional (NPR) en 1970.

    En 1965, la administración Johnson también alentó al Congreso a aprobar la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que esencialmente anuló la legislación de la década de 1920 que había favorecido a los inmigrantes del oeste y norte de Europa sobre los de Europa oriental y meridional. La ley levantó severas restricciones a la inmigración de Asia y dio preferencia a los inmigrantes con lazos familiares en Estados Unidos y a los inmigrantes con habilidades deseables. Si bien la medida parecía menos significativa que muchas de las otras victorias legislativas de la administración Johnson en ese momento, abrió la puerta a una nueva era en la inmigración e hizo posible la formación de comunidades inmigrantes asiáticas y latinoamericanas en las décadas siguientes.

    Si bien estas leyes tocaron aspectos importantes de la Gran Sociedad, la pieza central del plan de Johnson fue la erradicación de la pobreza en Estados Unidos. La guerra contra la pobreza, como la denominó, se libró en muchos frentes. La Ley de Vivienda y Desarrollo Urbano de 1965 ofreció subvenciones para mejorar la vivienda urbana y las rentas subsidiadas para los pobres. Asimismo, el programa Ciudades Modelo aportó dinero para proyectos de desarrollo urbano y construcción de viviendas públicas.

    La Ley de Oportunidades Económicas (EOA) de 1964 estableció y financió una variedad de programas para ayudar a los pobres a encontrar empleo. La Oficina de Oportunidades Económicas (OEO), administrada por primera vez por el cuñado del presidente Kennedy, Sargent Shriver, coordinó programas como el Jobs Corps y el Cuerpo Juvenil Vecinal, que brindaron programas de capacitación laboral y experiencia laboral para los desfavorecidos. Voluntarios en Servicio a América reclutaron personas para ofrecer programas educativos y otros servicios comunitarios en zonas pobres, tal como lo hizo el Cuerpo de Paz en el extranjero. El Programa de Acción Comunitaria, también bajo la OEO, financió Agencias de Acción Comunitaria locales, organizaciones creadas y administradas por residentes de comunidades desfavorecidas para mejorar sus propias vidas y las de sus vecinos. El programa Head Start, destinado a preparar a niños de bajos ingresos para la escuela primaria, también estuvo bajo la OEO hasta que fue trasladado al Departamento de Salud, Educación y Bienestar en 1969.

    La EOA luchó contra la pobreza rural otorgando préstamos a bajo interés a quienes deseaban mejorar sus fincas o iniciar negocios (Figura 29.2.2). También se utilizaron fondos de la EOA para proporcionar vivienda y educación a los trabajadores agrícolas migrantes. Otra legislación creó empleos en los Apalaches, una de las regiones más pobres de Estados Unidos, y trajo programas a las reservas indias. Uno de los éxitos de EOA fue la Escuela de Demostración de Rough Rock en la Reserva Navajo que, respetando las tradiciones y cultura navajos, también capacitó a personas para carreras y trabajos fuera de la reserva.

    Una fotografía muestra al presidente Johnson parado en una calle afuera de una casa, varios de cuyos habitantes se sientan y se paran en el porche. Le da la mano a un hombre sentado mientras otros dos funcionarios miran.
    Figura 29.2.2: El presidente Johnson visita a una familia pobre en los Apalaches en 1964. Las iniciativas gubernamentales diseñadas para combatir la pobreza ayudaron a comunidades rurales como esta al brindar préstamos a bajo interés y vivienda. (crédito: Cecil Stoughton)

    La administración Johnson, al darse cuenta de que los ancianos de la nación estaban entre sus ciudadanos más pobres y desfavorecidos, aprobó la Ley del Seguro Social de 1965. El cambio más profundo que hizo este acto fue la creación de Medicare, un programa para pagar los gastos médicos de los mayores de sesenta y cinco años. Si bien se opuso la Asociación Médica Americana, que temía la creación de un sistema nacional de salud, el nuevo programa fue apoyado por la mayoría de los ciudadanos porque beneficiaría a todas las clases sociales, no solo a los pobres. La ley y las modificaciones posteriores a la misma también brindaron cobertura a los autónomos en ciertas ocupaciones y ampliaron el número de discapacitados que calificaron para las prestaciones. Al año siguiente, el programa Medicaid asignó fondos federales para pagar la atención médica a los pobres.

    EL COMPROMISO DE JOHNSON CON LOS DERECHOS CIVILES

    La erradicación de la pobreza fue igualada en importancia con el avance de los derechos civiles por parte de la Gran Sociedad. En efecto, la condición de los pobres no puede aliviarse si la discriminación racial limita su acceso al empleo, la educación y la vivienda. Al darse cuenta de esto, Johnson impulsó la tan esperada ley de derechos civiles, propuesta por Kennedy en junio de 1963 a raíz de los disturbios en la Universidad de Alabama, a través del Congreso. Bajo el liderazgo de Kennedy, el proyecto de ley había sido aprobado por la Cámara de Representantes pero fue estancado en el Senado por un filibustero. Johnson, un maestro político, reunió su considerable influencia personal y recuerdos de su predecesor caído para romper el filibustero. La Ley de Derechos Civiles de 1964, la ley de derechos civiles de mayor alcance aprobada hasta ahora por el Congreso, prohibió la discriminación en los alojamientos públicos, buscó ayudar a las escuelas en los esfuerzos por desegregar y prohibió el financiamiento federal de programas que permitían la segregación racial. Además, prohibió la discriminación en el empleo por motivos de raza, color, origen nacional, religión o género, y estableció una Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo.

    Proteger el derecho al voto de los afroamericanos era tan importante como poner fin a la desigualdad racial en Estados Unidos. En enero de 1964, finalmente se ratificó la Vigésima Cuarta Enmienda, que prohibía la imposición de impuestos electorales a los votantes. La pobreza ya no serviría de obstáculo para votar. Sin embargo, quedaron otros impedimentos. Los intentos de registrar a los votantes afroamericanos del sur encontraron resistencia blanca, y las protestas contra esta interferencia a menudo se encontraron con violencia. El 7 de marzo de 1965, una marcha de protesta planeada desde Selma, Alabama, hacia el capitolio estatal de Montgomery, se convirtió en “Domingo Sangriento” cuando los manifestantes que cruzaban el puente Edmund Pettus se encontraron con un cordón de policías estatales, empuñando porras y gases lacrimógenos (Figura 29.2.3). Imágenes de brutalidad blanca aparecieron en pantallas de televisión de todo el país y en periódicos de todo el mundo.


    Una fotografía muestra a un grupo de afroamericanos marchando por la calle en Selma, Alabama. En primer plano, un hombre con un niño pequeño sobre los hombros lleva un letrero que dice “Presidente Johnson/¡Ve a Selma ya!”

    Figura 29.2.3: Los manifestantes afroamericanos en Selma, Alabama, fueron atacados por policías estatales en 1965, y el resultante “Domingo Sangriento” ayudó a crear apoyo para el movimiento de derechos civiles entre los blancos del norte. (crédito: Biblioteca del Congreso)

    Profundamente perturbado por la violencia en Alabama y la negativa del gobernador George Wallace a abordarla, Johnson presentó en el Congreso un proyecto de ley que eliminaría obstáculos para los votantes afroamericanos y prestaría apoyo federal a su causa. Su propuesta, la Ley de Derechos de Voto de 1965, prohibió a los estados y gobiernos locales aprobar leyes que discriminaran a los votantes por motivos de raza (Figura 29.2.4). De esta manera se prohibieron las pruebas de alfabetización y otras barreras al voto que habían mantenido alejadas de las encuestas a las minorías étnicas. Tras la aprobación de la ley, un cuarto de millón de afroamericanos se inscribieron para votar, y para 1967, la mayoría de los afroamericanos lo había hecho. La última pieza de la legislación de derechos civiles de Johnson fue la Ley de Derechos Civiles de 1968, que prohibía la discriminación en la vivienda por motivos de raza, color, origen nacional o religión.

    La imagen (a) es una copia de la Ley del Derecho al Voto. La fotografía (b) muestra al presidente Johnson y a Martin Luther King, Jr. quienes se paran con un nutrido grupo de personas, saludándose entre sí en una habitación opulenta.
    Figura 29.2.4: La Ley de Derechos de Voto (a) se promulgó como ley el 6 de agosto de 1965, en presencia de importantes figuras del movimiento de derechos civiles, entre ellas Rosa Parks y Martin Luther King, Jr. b).

    MAYOR COMPROMISO EN VIETNAM

    Construir la Gran Sociedad había sido la mayor prioridad de Lyndon Johnson, y efectivamente utilizó sus décadas de experiencia en la construcción de mayorías legislativas en un estilo que iba desde la diplomacia hasta los tratos de quid pro quo y el acoso escolar. En el verano de 1964 desplegó estas habilidades políticas para asegurar la aprobación del Congreso para una nueva estrategia en Vietnam, con fatídicas consecuencias.

    El presidente Johnson nunca había sido el guerrero frío que era Kennedy, pero creía que la credibilidad de la nación y su cargo dependía de mantener una política exterior de contención. Cuando, el 2 de agosto, el destructor estadounidense USS Maddox realizó una misión de recolección de inteligencia posiblemente provocativa en el golfo de Tonkin, informó de un ataque de torpederos norvietnamitas. Dos días después, supuestamente el Maddox fue golpeado de nuevo, y un segundo barco, el USS Turner Joy, informó que también había sido disparado sobre él. El norvietnamita negó el segundo ataque, y el propio Johnson dudó de la fiabilidad del informe de las tripulaciones. Desde entonces, la Agencia Nacional de Seguridad ha revelado que los ataques del 4 de agosto no ocurrieron. Sin embargo, confiando en la información disponible en ese momento, el secretario de Defensa, Robert McNamara, informó al Congreso que se habían disparado barcos estadounidenses en aguas internacionales mientras realizaban operaciones de rutina. El 7 de agosto, con sólo dos votos inconformes, el Congreso aprobó la Resolución del Golfo de Tonkin, y el 10 de agosto, el mandatario firmó la resolución en ley. La resolución otorgó al presidente Johnson la autoridad para usar la fuerza militar en Vietnam sin pedir al Congreso una declaración de guerra. Aumentó dramáticamente el poder del presidente de Estados Unidos y transformó el papel estadounidense en Vietnam de asesor a combatiente.

    En 1965, comenzó el bombardeo a gran escala de Estados Unidos contra Vietnam del Norte. El propósito de la campaña, que duró tres años bajo diversos nombres, fue obligar al Norte a poner fin a su apoyo a la insurgencia en el Sur. Más de 200 mil militares estadounidenses, entre ellos tropas de combate, fueron enviados a Vietnam del Sur. Al principio, la mayor parte del público estadounidense apoyó las acciones del presidente en Vietnam. El apoyo comenzó a disminuir, sin embargo, a medida que se desplegaban más tropas. Frustrado por las pérdidas sufridas por el Ejército de la República de Vietnam (ARVN) del Sur, el general William Westmoreland llamó a Estados Unidos a asumir más responsabilidad en la lucha contra la guerra. Para abril de 1966, más estadounidenses estaban siendo asesinados en batalla que las tropas de ARVN. Johnson, sin embargo, sostuvo que la guerra podría ganarse si Estados Unidos mantenía el rumbo, y en noviembre de 1967, Westmoreland proclamó que el final estaba a la vista.

    Haga clic y explore:

    Para escuchar la historia de un soldado sobre su tiempo en Vietnam, escuche los recuerdos del sargento Charles G. Richardson sobre su experiencia sobre el terreno y sus reflexiones sobre su servicio militar.

    Las predicciones de Westmoreland se pusieron en tela de juicio, sin embargo, cuando en enero de 1968, los norvietnamitas lanzaron su asalto más agresivo contra el Sur, desplegando cerca de ochenta y cinco mil efectivos. Durante la Ofensiva del Tet, como se conocían estos ataques, fueron atacadas casi cien ciudades del Sur, entre ellas la capital de Saigón (Figura 29.2.5). En intensos combates, fuerzas estadounidenses y survietnamitas recapturaron todos los puntos tomados por el enemigo.

    El mapa (a) muestra el sudeste asiático, con etiquetas para Vietnam del Norte, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam del Sur, así como Khe Sanh, Hue, Da Nang, Nha Trang, Bien Hoa y Saigón. La fotografía (b) muestra una calle de Saigón con enormes penachos de humo negro que se elevan sobre ella.
    Figura 29.2.5: Durante la Ofensiva Tet de 1968, los ejércitos rebeldes norvietnamitas y comunistas del sur conocidos como Viet Cong atacaron objetivos sudvietnamitas y estadounidenses en todo Vietnam (a), con Saigón como foco (b). El Tet, el Año Nuevo lunar, fue una fiesta importante en Vietnam y en este momento generalmente se realizaban altos el fuego temporales. (crédito a: modificación de trabajo por parte de la Agencia Central de Inteligencia)

    Si bien las fuerzas norvietnamitas sufrieron muchas más bajas que los aproximadamente cuarenta y cien soldados estadounidenses muertos, la opinión pública en Estados Unidos, alimentada por imágenes gráficas proporcionadas en una cobertura mediática sin precedentes, se volvió en contra de la guerra. Desastrosos ataques sorpresa como la Ofensiva Tet persuadieron a muchos de que la guerra no terminaría pronto y plantearon dudas sobre si la administración de Johnson estaba diciendo la verdad sobre el estado real de las cosas. En mayo de 1968, con más de 400 mil soldados estadounidenses en Vietnam, Johnson inició conversaciones de paz con el Norte.

    Sin embargo, era demasiado tarde para salvar al propio Johnson. Muchos de los críticos más francos de la guerra fueron políticos demócratas cuya oposición comenzó a erosionar la unidad dentro del partido. El senador de Minnesota Eugene McCarthy, quien había pedido el fin de la guerra y la retirada de las tropas de Vietnam, recibió casi tantos votos en las primarias presidenciales de New Hampshire como Johnson, a pesar de que se esperaba que le fuera muy mal. El éxito de McCarthy en New Hampshire animó a Robert Kennedy a anunciar su candidatura también. Johnson, sufriendo problemas de salud y dándose cuenta de que sus acciones en Vietnam habían perjudicado su posición pública, anunció que no buscaría la reelección y se retiró de la carrera presidencial de 1968.

    EL FIN DE LA GRAN SOCIEDAD

    Quizás la mayor víctima de la guerra de la nación en Vietnam fue la Gran Sociedad. A medida que la guerra se intensificó, el dinero gastado para financiarla también aumentó, dejando menos para pagar por los muchos programas sociales que Johnson había creado para sacar a los estadounidenses de la pobreza. Johnson sabía que no podía lograr su Gran Sociedad mientras gastaba dinero para librar la guerra. No estaba dispuesto a retirarse de Vietnam, sin embargo, por temor a que el mundo percibiera esta acción como evidencia del fracaso estadounidense y dudara de la capacidad de Estados Unidos para llevar a cabo sus responsabilidades como superpotencia.

    Vietnam condenó a la Gran Sociedad de otras maneras también. Los sueños de armonía racial sufrieron, como muchos afroamericanos, enfurecidos por el fracaso de los programas de Johnson para aliviar la pobreza severa en el centro de las ciudades, amotinados de frustración. Su ira se vio agravada por el hecho de que un número desproporcionado de afroamericanos estaban luchando y muriendo en Vietnam. Casi dos tercios de los afroamericanos elegibles fueron redactados, mientras que los proyectos de aplazamiento para la universidad, las exenciones para trabajadores calificados en el complejo industrial militar y los programas de capacitación de oficiales permitieron que los jóvenes blancos de clase media evitaran el draft o fueran voluntarios para una rama militar de su elección. En consecuencia, menos de un tercio de los hombres blancos fueron redactados.

    Si bien la Gran Sociedad no logró eliminar el sufrimiento ni aumentar los derechos civiles en la medida que Johnson deseaba, marcó una diferencia significativa en la vida de las personas. Al final de la administración de Johnson, el porcentaje de personas que viven por debajo del umbral de pobreza se había reducido casi a la mitad. Si bien más personas de color que blancos seguían viviendo en la pobreza, el porcentaje de afroamericanos pobres había disminuido drásticamente. La creación de Medicare y Medicaid, así como la expansión de los beneficios del Seguro Social y los pagos de asistencia social mejoraron la vida de muchos, mientras que el aumento de los fondos federales para la educación permitió que más personas asistieran a la universidad que nunca. Los críticos conservadores argumentaron que, al ampliar las responsabilidades del gobierno federal para cuidar a los pobres, Johnson había lastimado tanto a los contribuyentes como a los propios pobres. La ayuda a los pobres, muchos sostuvieron, no sólo dejaría de resolver el problema de la pobreza sino que también alentaría a las personas a depender de las “limotas” gubernamentales y perder su deseo y capacidad de cuidarse a sí mismas, argumento que muchos encontraron intuitivamente convincente pero que carecía de pruebas concluyentes. Estos mismos críticos también acusaron a Johnson de ensillar a Estados Unidos con una gran deuda como consecuencia del gasto deficitario (financiado con préstamos) en el que se había comprometido.

    Resumen de la Sección

    Lyndon Johnson comenzó su administración con sueños de cumplir con la iniciativa de derechos civiles de su predecesor caído y lograr sus propios planes para mejorar vidas mediante la erradicación de la pobreza en Estados Unidos. Sus programas sociales, inversiones en educación, apoyo a las artes y compromiso con los derechos civiles cambiaron la vida de innumerables personas y transformaron la sociedad de muchas maneras. No obstante, la insistencia de Johnson en mantener los compromisos estadounidenses en Vietnam, política iniciada por sus predecesores, perjudicó tanto su capacidad para realizar su visión de la Gran Sociedad como su apoyo entre el pueblo estadounidense.

    Preguntas de revisión

    ________ fue el programa de Johnson para proporcionar fondos federales para la atención médica para los pobres.

    1. Medicare
    2. Seguridad Social
    3. Medicaid
    4. AFDC

    C

    Muchos estadounidenses comenzaron a dudar de que la guerra en Vietnam pudiera ganarse después de ________.

    1. Khe Sanh
    2. Dien Bien Phu
    3. el incidente del Golfo de Tonkin
    4. la Ofensiva Tet

    D

    ¿Cómo mejoraron las acciones de la administración Johnson las vidas de los afroamericanos?

    Los programas sociales de la Gran Sociedad, como Medicaid, programas de capacitación laboral y subsidios de renta, ayudaron a muchos afroamericanos pobres. Todos los ciudadanos afroamericanos fueron ayudados por la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que puso fin a la discriminación en el empleo y prohibió la segregación en los alojamientos públicos; la Ley de Derechos Electorales de 1965, que prohibía las pruebas de alfabetización y otras restricciones racialmente discriminatorias al voto; y la Ley de Derechos Civiles de 1968, por la que se proscribe la discriminación en la vivienda.

    Glosario

    Gran Sociedad
    El plan de Lyndon Johnson para eliminar la pobreza y la injusticia racial en Estados Unidos y mejorar la vida de todos los estadounidenses
    guerra contra la pobreza
    El plan de Lyndon Johnson para acabar con la pobreza en los Estados Unidos a través de la extensión de beneficios federales, programas de capacitación laboral y financiamiento para el desarrollo comunitario

    This page titled 29.2: Lyndon Johnson y la Gran Sociedad is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.