Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

9.2: Conceptualización

  • Page ID
    144939
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje

    • Definir concepto
    • Identificar por qué es importante definir nuestros conceptos
    • Describir cómo funciona la conceptualización en la investigación cuantitativa y cualitativa
    • Definir dimensiones en términos de medición científica social
    • Aplicar la reificación a la conceptualización

    En esta sección, echaremos un vistazo a uno de los primeros pasos en el proceso de medición, que es la conceptualización. Esto tiene que ver con definir nuestros términos de la manera más clara posible y tampoco tomarnos demasiado en serio en el proceso. Nuestras definiciones significan solo lo que decimos que significan, nada más y nada menos. Hablemos primero de cómo definir nuestros términos, y luego examinaremos lo que quiero decir acerca de no tomarnos a nosotros mismos (o nuestros términos, más bien) demasiado en serio.

    Conceptos y conceptualización

    Hasta ahora, la palabra concepto ha surgido bastante, y nos correspondería asegurarnos de que tenemos una comprensión compartida de ese término. Un concepto es la noción o imagen que evocamos cuando pensamos en algún cúmulo de observaciones o ideas relacionadas. Por ejemplo, la masculinidad es un concepto. ¿Qué opinas cuando escuchas esa palabra? Presumiblemente, imaginas algún conjunto de comportamientos y tal vez incluso un estilo particular de autopresentación. Por supuesto, no podemos asumir necesariamente que todos evocan el mismo conjunto de ideas o imágenes cuando escuchan la palabra masculinidad. De hecho, existen muchas formas posibles de definir el término. Y aunque algunas definiciones pueden ser más comunes o tener más soporte que otras, no hay una definición verdadera, siempre correcta en todas las configuraciones. Lo que cuenta como masculino puede cambiar con el tiempo, de cultura en cultura, e incluso de individuo a individuo (Kimmel, 2008). [1] Por eso es tan importante definir nuestros conceptos.

    Quizás te estés preguntando por qué deberías molestarte en definir un término para el que no existe una definición única y correcta. Lo creas o no, esto es cierto para cualquier concepto que puedas medir en un estudio de investigación, nunca hay una sola definición siempre correcta. Cuando realizamos investigaciones empíricas, nuestros términos significan solo lo que decimos que significan. Hay una caricatura neoyorquina que representa acertadamente esta idea (https://condenaststore.com/featured/it-all-depends-on-how-you-define-chop-tom-cheney.html). Representa a un joven George Washington sosteniendo un hacha y parado cerca de un cerezo recién picado. El joven George está mirando a un adulto con el ceño fruncido que está parado sobre él, con los brazos cruzados. El pie de foto muestra a George explicando: “Todo depende de cómo definas 'picar'”. El joven George Washington entiende la idea: si realmente taló el cerezo depende de si tenemos una comprensión compartida del término chuleta.

    Sin una comprensión compartida de este término, nuestros entendimientos de lo que George acaba de hacer pueden diferir. Así mismo, sin entender cómo una investigadora ha definido sus conceptos clave, sería casi imposible entender el significado de los hallazgos y conclusiones de esa investigadora. Así, cualquier decisión que tomemos con base en los hallazgos de la investigación empírica debe tomarse con base en el conocimiento completo no solo de cómo se diseñó la investigación, como se describe en el Capítulo 7, sino también de cómo se definieron y midieron sus conceptos.

    Entonces, ¿cómo definimos nuestros conceptos? Esto es parte del proceso de medición, y esta parte del proceso se llama conceptualización. La respuesta depende de cómo planeemos abordar nuestra investigación. Comenzaremos con la conceptualización cuantitativa y luego discutiremos la conceptualización cualitativa.

    En la investigación cuantitativa, la conceptualización implica escribir definiciones claras y concisas para nuestros conceptos clave. Siguiendo con el ejemplo de masculinidad antes mencionado, piensa en lo que te viene a la mente cuando leas ese término. ¿Cómo sabes la masculinidad cuando la ves? ¿Tiene algo que ver con los hombres? ¿Con normas sociales? Si es así, quizás podríamos definir la masculinidad como las normas sociales que se espera que sigan los hombres. Eso parece un comienzo razonable, y en esta etapa temprana de conceptualización, es apropiado hacer una lluvia de ideas sobre las imágenes conjuradas por los conceptos y jugar con posibles definiciones. No obstante, este es solo el primer paso.

    También tendría sentido consultar otras investigaciones y teorías previas para entender si otros académicos ya han definido los conceptos que nos interesan. Esto no significa necesariamente que debamos usar sus definiciones, pero comprender cómo se han definido los conceptos en el pasado nos dará una idea de cómo nuestras conceptualizaciones se comparan con las predominantes que existen. Comprender las definiciones previas de nuestros conceptos clave también nos ayudará a decidir si planeamos desafiar esas conceptualizaciones o confiar en ellas para nuestro propio trabajo. Por último, trabajar en la conceptualización es probable que ayude en el proceso de refinar su pregunta de investigación a una que sea específica y clara en lo que pide.

    Si recurrimos a la literatura sobre masculinidad, seguramente nos encontraremos con el trabajo de Michael Kimmel, uno de los estudiosos de masculinidad preeminentes en Estados Unidos. Después de consultar el trabajo previo de Kimmel (2000; 2008), [2] podríamos modificar un poco nuestra definición inicial de masculinidad. En lugar de definir la masculinidad como “las normas sociales que se espera que sigan los hombres”, tal vez la definamos como “los roles sociales, comportamientos y significados prescritos para los hombres en cualquier sociedad dada en cualquier momento” (Kimmel y Aronson, 2004, p. 503). [3] Nuestra definición revisada es a la vez más precisa y más compleja. En lugar de simplemente abordar un aspecto de la vida de los hombres (normas), nuestra nueva definición aborda tres aspectos: roles, comportamientos y significados. También implica que los roles, comportamientos y significados pueden variar según las sociedades y con el tiempo. Para ser claros, también tendremos que especificar la sociedad particular y el período de tiempo que estamos investigando a medida que conceptualizamos la masculinidad.

    Como puede ver, la conceptualización no es tan simple como simplemente aplicar cualquier definición aleatoria que se nos ocurra a un término. Claro, puede implicar alguna lluvia de ideas inicial, pero la conceptualización va más allá de eso. Una vez que hayamos hecho una lluvia de ideas sobre las imágenes que una palabra en particular nos convoca, también debemos consultar trabajos previos para entender cómo otros definen el término en cuestión. Y después de haber identificado una definición clara con la que estamos contentos, debemos asegurarnos de que cada término utilizado en nuestra definición tenga sentido para los demás. ¿Hay términos utilizados dentro de nuestra definición que también deben definirse? Si es así, nuestra conceptualización aún no está completa. Y hay otro aspecto de la conceptualización a considerar: las dimensiones conceptuales. Consideraremos ese aspecto junto con una advertencia adicional sobre la conceptualización en la siguiente subsección.

    La conceptualización en la investigación cualitativa procede de manera un poco diferente que en la investigación cuantitativa. Debido a que los investigadores cualitativos están interesados en los entendimientos y experiencias de sus participantes, es menos importante que el investigador encuentre una definición fija para un concepto antes de comenzar a entrevistar o interactuar con los participantes. El trabajo del investigador es representar de manera precisa y completa cómo sus participantes entienden un concepto, no poner a prueba su propia definición de ese concepto.

    Si estuvieras realizando una investigación cualitativa sobre masculinidad, probablemente consultarías literatura previa como el trabajo de Kimmel mencionado anteriormente. A partir de su revisión de literatura, puede llegar a una definición de trabajo para los términos que planea usar en su estudio, que puede cambiar en el transcurso de la investigación. No obstante, la definición que importa es la que comparten tus participantes durante la recolección de datos. Una definición de trabajo es simplemente un lugar para comenzar, y los investigadores deben tener cuidado de no pensar que es la única o mejor definición que existe.

    En la indagación cualitativa, tus participantes son los expertos (¿suena familiar, trabajadores sociales?) sobre los conceptos que surgen durante el estudio de investigación. Tu trabajo como investigador es recopilar e interpretar de manera precisa y confiable su comprensión de los conceptos que describen al tiempo que responden tus preguntas. Es probable que la conceptualización de conceptos cualitativos cambie a lo largo de la indagación cualitativa, a medida que aprenda más información de sus participantes. De hecho, lograr que los participantes comenten, extiendan o cuestionen las definiciones y entendimientos de otros participantes es un sello distintivo de la investigación cualitativa. Esto es lo contrario de la investigación cuantitativa, en la que las definiciones deben estar completamente escritas en piedra antes de que pueda comenzar la indagación.

    Una palabra de precaución sobre la conceptualización

    Ya sea que haya elegido métodos cualitativos o cuantitativos, debe tener una definición clara para el término masculinidad y asegurarse de que los términos que usamos en nuestra definición sean igualmente claros y luego terminamos, ¿verdad? No tan rápido. Si alguna vez has conocido a más de un hombre en tu vida, probablemente te hayas dado cuenta de que no todos son exactamente iguales, aunque vivan en la misma sociedad y en el mismo periodo histórico de tiempo. Esto podría significar que hay dimensiones de masculinidad. En cuanto a la medición social científica, se puede decir que los conceptos tienen múltiples dimensiones cuando hay múltiples elementos que conforman un solo concepto. Con respecto al término masculinidad, las dimensiones podrían ser regionales (¿se define la masculinidad de manera diferente en diferentes regiones del mismo país?) , basado en la edad (¿la masculinidad se define de manera diferente para hombres de diferentes edades?) , o tal vez basado en el poder (¿difiere la masculinidad en función de la pertenencia a grupos privilegiados?). En cualquiera de estos casos, se consideraría que el concepto de masculinidad tiene múltiples dimensiones. Si bien no necesariamente se requiere deletrear todas las dimensiones posibles de los conceptos que deseas medir, puede ser importante hacerlo dependiendo de los objetivos de tu investigación. El punto aquí es ser conscientes de que algunos conceptos tienen dimensiones y pensar si y cuándo las dimensiones pueden ser relevantes para los conceptos que pretendes investigar.

    Antes de pasar a los pasos adicionales que implica el proceso de medición, sería prudente recordarnos a nosotros mismos que no debemos tomar nuestras definiciones demasiado en serio. La conceptualización debe estar abierta a revisiones, incluso revisiones radicales, a medida que avanza el conocimiento científico. Si bien he sugerido que deberíamos consultar definiciones académicas previas de nuestros conceptos, sería erróneo suponer que solo porque existen definiciones anteriores, son más reales que las definiciones que creamos (o, de igual manera, que nuestras propias definiciones confeccionadas son más reales que cualquier otra definición). También sería erróneo suponer que solo porque existen definiciones para algún concepto, el concepto mismo existe más allá de alguna idea abstracta en nuestras cabezas. Esta idea, asumiendo que nuestros conceptos abstractos existen de alguna manera concreta, tangible, se conoce como reificación.

    Para entender mejor la reificación, tómate un momento para pensar en el concepto de estructura social. Este concepto es fundamental para el pensamiento crítico. Cuando los científicos sociales hablan de estructura social, están hablando de un concepto abstracto. Las estructuras sociales dan forma a nuestras formas de estar en el mundo y de interactuar unas con otras, pero no existen de ninguna manera concreta o tangible. Una estructura social no es lo mismo que otras clases de estructuras, como edificios o puentes. Claro, ambos tipos de estructuras son importantes para cómo vivimos nuestra vida cotidiana, pero una podemos tocar, y la otra es solo una idea que da forma a nuestra forma de vivir.

    Aquí hay otra forma de pensar sobre la reificación: Piense en el término familia. Si estabas interesado en estudiar este concepto, hemos aprendido que sería bueno consultar teoría e investigación previas para entender cómo el término ha sido conceptualizado por otros. Pero también deberíamos cuestionar las conceptualizaciones pasadas. Piensa, por ejemplo, en lo diferente que era la definición de familia hace 50 años. Debido a que investigadores de ese periodo de tiempo conceptualizaron a la familia utilizando normas sociales ahora anticuadas, los científicos sociales de hace 50 años crearon proyectos de investigación basados en lo que consideramos ahora como una noción muy limitada y problemática de lo que significa familia. Sus definiciones de familia eran tan reales para ellos como nuestras definiciones lo son para nosotros hoy. Si los investigadores nunca desafiaran las definiciones de términos como familia, nuestro conocimiento científico estaría lleno de los prejuicios y puntos ciegos de hace años. Tiene sentido llegar a algún acuerdo social sobre lo que significan diversos conceptos. Sin ese acuerdo, sería difícil navegar por la vida cotidiana. Pero al mismo tiempo, no debemos olvidar que hemos asignado esas definiciones, son imperfectas y sujetas a cambios como consecuencia de la indagación crítica.

    Claves para llevar

    • La conceptualización es un proceso que implica llegar a definiciones claras y concisas.
    • La conceptualización en la investigación cuantitativa proviene de las ideas del investigador o de la literatura.
    • Los investigadores cualitativos conceptualizan creando definiciones de trabajo que serán revisadas en base a lo que digan los participantes.
    • Algunos conceptos tienen múltiples elementos o dimensiones.
    • Los investigadores deben reconocer las limitaciones de sus definiciones de conceptos.

    Glosario

    • Concepto- noción o imagen que evocamos cuando pensamos en algún cúmulo de observaciones o ideas relacionadas
    • Conceptualización: escribir definiciones claras y concisas para nuestros conceptos clave, particularmente en la investigación cuantitativa
    • Conceptos multidimensionales- conceptos que se componen de múltiples elementos
    • Reificación- asumiendo que los conceptos abstractos existen de alguna manera concreta y tangible

    Atribuciones de imagen

    pensado por TeroveSalainen CC-0

    mindmap por TeroveSalainen CC-0


    1. Kimmel, M. (2008). Masculinidad. En W. A. Darity Jr. (Ed.), Enciclopedia internacional de las ciencias sociales (2ª ed., Vol. 5, p. 1—5). Detroit, MI: Macmillan Referencia USA.
    2. Kimmel, M. (2000). La sociedad de género. Nueva York, NY: Oxford University Press; Kimmel, M. (2008). Masculinidad. En W. A. Darity Jr. (Ed.), Enciclopedia internacional de las ciencias sociales (2ª ed., Vol. 5, p. 1—5). Detroit, MI: Macmillan Referencia USA.
    3. Kimmel, M. & Aronson, A. B. (2004). Hombres y masculinidades: A-J. Denver, CO: ABL-CLIO.

    This page titled 9.2: Conceptualización is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Matthew DeCarlo (Open Social Work Education) .