Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

1.9: Capitalismo y libertad económica

  • Page ID
    106968
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Capitalismo y libertad económica

    El capitalismo es otro término para un sistema de libre mercado o sistema de libre empresa. Los tres términos se utilizan para describir el mismo tipo de sistema económico. En este tipo de economía, las personas son dueñas de los factores de producción y toman decisiones basadas en su propio interés superior. El gobierno limita su interferencia en el mercado, y la competencia entre vendedores ayuda a mantener bajos los precios para los compradores. Entonces, ¿qué hace capitalista a una economía?

    Según los economistas, cinco condiciones deben estar presentes para que exista el capitalismo:

    1. libertad económica,
    2. competencia,
    3. intercambio voluntario,
    4. derechos de propiedad privada,
    5. y un motivo para obtener ganancias (incentivos).

    Generalizaciones Universales

    • Los bienes y servicios se asignan a través de diferentes sistemas económicos.
    • El capitalismo es un sistema económico competitivo en el que los ciudadanos privados son dueños de los factores de producción.
    • Estados Unidos tiene un sistema de libre empresa en el que sus ciudadanos llevan a cabo sus asuntos económicos libremente pero están sujetos a alguna intervención y regulación gubernamental.

    Preguntas Orientadoras

    1. ¿Cómo toman las personas, actuando individual o colectivamente a través del gobierno, decisiones sobre la asignación de bienes y servicios?
    2. ¿De qué manera la tecnología avanzada y la ciencia han afectado la productividad y distribución de bienes y servicios en toda la economía?

    Características del Capitalismo

    Si existe libertad económica, todos, desde el productor hasta el consumidor, tienen la libertad de entrar o salir del mercado. Los productores pueden decidir qué producir, cómo producir y para quién producir. También podrán decidir dónde instalar sus negocios, horarios de operación y a quién contratar. Los consumidores pueden decidir qué comprar, con qué empresas hacer negocios, dónde trabajar, cómo trabajar y qué hacer con sus ganancias. La competencia entre vendedores ayuda a mantener bajos los precios para los consumidores, ya que los productores compiten entre sí sobre cómo atraer y mantener a los clientes. Al mismo tiempo, los compradores competirán entre sí para encontrar los mejores productos al menor precio. El intercambio voluntario es la libertad para que compradores y vendedores entren en el mercado para comprar o vender productos. Los vendedores deben creer que lo que están vendiendo vale el precio que están cobrando, mientras que los compradores deben creer que el producto que quieren comprar vale el dinero que van a cambiar por el producto. Las personas tienen derecho a poseer propiedad privada, o el derecho a poseer y controlar sus posesiones como deseen. Por último, el motivo de lucro es la creencia de que las personas tienen derecho a arriesgar su dinero en un emprendimiento comercial o como inversión. El resultado final, por supuesto, sería que si las personas están dispuestas a invertir, entonces obtendrán un retorno de su dinero por encima de la cantidad que invirtieron, y por lo tanto se considera a la gente mejor.

    Además de las cinco condiciones que deben estar presentes para que el capitalismo funcione, también debe haber: un consumidor, un empresario y un gobierno. Cada uno de estos elementos juega un papel en el sistema de libre empresa. El consumidor ayuda a determinar qué productos fabrica una empresa y continúa produciendo en función de su demanda. Si se rechaza un producto, entonces la empresa ya no lo fabricará. Hoy en día, los consumidores en una economía de libre mercado son muy poderosos ya que pueden llevar su dinero a cualquier “mercado” en el que deseen comprar. El consumo es uno de los ingredientes básicos para que la economía de mercado funcione. Sin consumo, la actividad económica de un país sufriría.

    El empresario es el “tomador de riesgos”. Él o ella es el que se le ocurre un producto, o un producto mejor que el que actualmente se encuentra disponible en el mercado. Incluso pueden encontrar una mejor manera de comprar un producto (Amazon) o entregar un producto (FedEx). El emprendedor es el que está dispuesto a arriesgarse al fracaso mientras intenta ganar una posición en el mercado. Si tiene éxito, el empresario será recompensado con éxito monetario, y el mercado se beneficiará con un producto nuevo o mejor que el que se encuentra actualmente en la tienda. De hecho, más productos de mejor calidad benefician al consumidor ya que los precios generalmente se ajustarán a la baja a medida que más competencia ingrese al mercado.

    Por último, el gobierno limita voluntariamente su intervención en la economía. En Estados Unidos, el gobierno juega diversos roles como: regulador, protector, proveedor, consumidor y promotor. Como regulador, el gobierno se encarga de garantizar la competencia en el mercado. Supervisa las empresas y sus propias agencias para asegurarse de que las industrias estén jugando con ciertas reglas. En el papel de protector, el gobierno hace cumplir leyes para evitar que las empresas abusen o aprovechen a los consumidores. El gobierno también es proveedor de ciertos bienes y servicios como defensa nacional, carreteras, educación pública, hospitales, bibliotecas y bienestar público. Además, el gobierno es consumidor de bienes. Compra bienes y servicios del sector privado como bienes de oficina, edificios y automóviles para administrar sus oficinas y operar diariamente. Por último, este gobierno es promotor de metas nacionales. El presidente, el Congreso y la administración de programas federales trabajan para promover las metas de este sistema económico. En consecuencia, esta economía ya no es la misma que era hace cincuenta o incluso cien años. El gobierno ahora refleja las expectativas de la gente y ha trasladado la economía a lo que puede denominarse como una “economía de empresa privada modificada” o una “economía mixta”. Es claro que el sistema económico puede continuar evolucionando a medida que las necesidades de las personas cambian con el tiempo.

    Puntos de vista:

    “Si se abren los ojos, o se abren, a los derechos del hombre. La difusión general de la luz de la ciencia ya ha puesto abierta a todo punto de vista la verdad palpable, que la masa de la humanidad no ha nacido con sillas de montar en sus espaldas, ni unos pocos favorecidos pateados y espoleados, listos para montar legítimamente, por la gracia de Dios.

    —Thomas Jefferson, carta a Roger C. Weightman, 24 de junio de 1826

    Al escribir en anticipación del 50 aniversario de la Declaración de Independencia de Estados Unidos, Thomas Jefferson creía con optimismo que el ejemplo de la libertad estadounidense y los derechos individuales habían abierto los ojos del mundo al valor de la libertad. Casi dos siglos después de que Jefferson escribiera, es claro que Estados Unidos ha sido de hecho el ejemplo brillante de libertad para el resto del mundo. Desde que Jefferson escribió, la gente de todo el mundo ha buscado o bien imitar el ejemplo de la libertad estadounidense replicando sus instituciones o disfrutar de esa libertad directamente migrando a Estados Unidos.

    El ejemplo de la libertad estadounidense es poderoso. En ningún otro lugar la libertad de los ciudadanos promedio ha sido mayor, más segura y más protegida. Los amantes de la libertad han admirado todos sus aspectos; desde nuestra protección de la conciencia religiosa hasta nuestras elecciones libres, desde nuestra libertad de expresión hasta nuestro sistema judicial imparcial hasta nuestra capacidad de elegir nuestras propias asociaciones privadas y más. Una de las características más persuasivas de nuestra libertad, por supuesto, es el alto grado de libertad económica de Estados Unidos y la riqueza y abundancia generalizada que ha resultado de ella.

    Inspeccionar el registro de productividad y prosperidad estadounidenses es una tarea inspiradora. En el espacio de apenas un siglo y medio, los niveles de vida estadounidenses no sólo se elevaron por encima de los de la mayor parte del resto del mundo, sino que también se elevaron más allá de toda expectativa. ¿Quién de los pronosticadores más visionarios de mediados del siglo XIX podría haber imaginado tanto las oportunidades económicas casi ilimitadas disponibles para los estadounidenses en el siglo XXI como el hecho de que estas oportunidades estarían disponibles para todos los que trabajaron para lograrlas sin importar raza, credo, noble nacimiento, o los accidentes de la fortuna?

    Nuestros antepasados apenas reconocerían un mundo en el que los aviones a reacción lleven a las personas de hemisferio en hemisferio en menos de un día, donde la información sobre eventos mundiales esté disponible instantáneamente, donde las corporaciones coordinan la actividad económica de decenas de miles de empleados en todo el mundo (trabajando en modernas y climatizadas oficinas de gran altura, nada menos) mientras producen productos para ser vendidos a decenas de millones, donde las enfermedades, plagas y hambrunas son una excepción rara y trágica y no una parte aceptada de la vida.

    Incluso el estadounidense más rico a principios del siglo XIX probablemente se maravillaría de lo que está disponible para el trabajador promedio en 2008: la vertiginosa variedad de alimentos (desde frutas y verduras frescas durante todo el año hasta carnes exóticas y comidas preparadas instantáneamente sobre la marcha), las comodidades de la vida (desde ropa barata y transporte a viviendas y aparatos modernos), y la provisión para una salud óptima (desde resonancias magnéticas y cirugías láser hasta trasplantes de órganos y vacunación universal), y más allá. Esa misma élite del siglo XIX quedaría atónita y estupefacta por el hecho de que la obesidad —esencialmente, el consumo de demasiadas calorías y el gasto de muy poco trabajo físico— es un problema principal entre los pobres. En suma, por todas las medidas económicas, cada generación sucesiva de estadounidenses disfruta de una vida indiscutiblemente mejor que las anteriores. Trabajan menos y ganan más, pueden gastar menos en necesidades y más en comodidades, y viven vidas más largas, más placenteras y productivas.

    No son solo migrantes e imitadores, sin embargo, quienes han notado los resultados materiales superiores que han acumulado los estadounidenses como consecuencia de sus altos niveles de libertad. En los últimos 20 años, los estudiosos han dirigido cada vez más la atención al problema de medir diferentes niveles de prosperidad en todo el mundo y correlacionar esas observaciones con los diferentes niveles de libertad. Desde 1995, la Heritage Foundation y el Wall Street Journal han producido el Índice anual de Libertad Económica, que puntúa a las naciones del mundo en una fórmula multifactorial que determina su nivel de libertad económica. Desde 1996, el Instituto Fraser y el Instituto Cato se han asociado con una red internacional de think tanks de libre mercado para producir y distribuir los informes anuales de Libertad Económica del Mundo.

    Las conclusiones de estos estudios son inequívocas y claras: la libertad económica no solo se correlaciona con el crecimiento económico y la prosperidad, sino que también es una causa directa y condición necesaria para ello. De igual manera, comparar estas listas de los países económicamente más libres con el ranking anual de países según niveles de libertad política y libertades civiles de Freedom House, titulado Libertad en el Mundo, muestra un vínculo directo entre los niveles de libertad política y económica.

    Libertad económica en América

    Estados Unidos ha puntuado consistentemente entre los 10 primeros de cada uno de estos estudios, lo que confirma el alto grado de libertad económica y política de que disfrutan los estadounidenses. A pesar del alto nivel de libertad económica en América en general, existe, sin embargo, un amplio grado de variación en los propios Estados Unidos. Ese nivel desigual de libertad forma el corazón de nuestro estudio y plantea las preguntas centrales para ello. ¿Cómo varía la libertad económica en Estados Unidos? ¿Cuáles son las causas y los resultados de esa variación?

    Video: ¿Qué es la libertad económica?

    A pesar de los altos niveles agregados de libertad económica que se encuentran en Estados Unidos, especialmente en comparación con otras naciones, existe, sin embargo, una falta de uniformidad en la distribución de esa libertad. Dentro de Estados Unidos, diferentes grupos de ciudadanos experimentan diferentes niveles de libertad económica, a menudo con resultados drásticos. Las líneas que dividen los niveles de libertad en Estados Unidos no se basan en la clase o la raza o el sexo. En cambio, el origen de la variación se encuentra en la naturaleza misma del acuerdo político estadounidense, la naturaleza federal de nuestra república. Debido a que cada uno de los 50 estados tiene el poder soberano de dirigir la política económica local dentro de sus límites, puede haber 50 climas diferentes de libertad económica en Estados Unidos.

    El juez de la Corte Suprema Louis Brandeis observó una vez que los estados podrían servir como “laboratorios de la democracia” al “probar experimentos sociales y económicos novedosos”. Brandeis esperaba que los estados pudieran experimentar con la política económica y así fomentar más planeación económica, más regulación y más intervención en el modelo socialista. Su observación sobre el potencial de que los estados sirvan como laboratorios es apta, aunque los resultados sean lo contrario de lo que podría haber esperado. En lugar de adoptar el modelo socialista a través de la experimentación a nivel estatal, los estadounidenses han demostrado su creencia en la libertad económica adoptando la estrategia más básica disponible para ellos, haciendo lo que el economista Charles Tiebout llamó “votar con los pies”. Es decir, dada la libertad de los estadounidenses para pasar de jurisdicción en jurisdicción, hemos encontrado que los estadounidenses se alejan de los estados que imponen regímenes de menor libertad económica a favor de quienes sostienen más libertad económica.

    Definiciones, suposiciones y métodos

    A primera vista, la libertad puede ser un concepto difícil de medir. La libertad, como concepto, es tan antigua como la historia escrita misma. El primer ejemplo de su forma escrita data del siglo 24 a.C. Inicialmente parece bastante simple: casi todos reconocen la reacción visceral cuando se restringe la libertad. Cuando las personas se sienten o no restringidas o restringidas por alguna autoridad, ahí podríamos encontrar una medida aproximada del alcance de su libertad. Sin embargo, esto es demasiado simplista. No podemos confiar únicamente en el autoinforme para medir algo tan importante como la libertad. Necesitamos un estándar más objetivo mediante el cual podamos determinar si una sociedad o un gobierno sostiene y protege la libertad o restringe y niega la libertad. En definitiva, necesitamos un conjunto de criterios basados en una definición explícita de libertad económica mediante la cual podamos medir objetivamente los niveles de libertad estado por estado. Así, debemos comenzar nuestro estudio con una definición clara de libertad.

    La libertad económica es una aplicación de la libertad política. La distinción más básica en el corazón del concepto de libertad es la distinción entre acción voluntaria y coacción o coacción. Donde los individuos pueden elegir sus pensamientos y acciones, donde están libres de coerción física, son libres. Operamos desde una definición negativa de libertad, significa la ausencia de restricciones físicas que detienen o redirigen por la fuerza los pensamientos o acciones de uno. En el ámbito económico, esto significa que la libertad económica es la libertad de producir y comerciar bienes y servicios según el propio juicio, sin restricciones por la coerción física o la coacción de otros, incluido el gobierno. Uno debe ser libre para adquirir, usar y enajenar propiedad privada. Los particulares deben ser libres de entablar relaciones contractuales voluntarias. La identificación raíz aquí es que ningún hombre tiene derecho moral a reclamar la actividad productiva de otro en contra de su voluntad.

    La implementación de la libertad en la sociedad requiere la identificación y protección de los derechos individuales, incluidos los derechos de propiedad, y la creación de un gobierno restringido por el estado de derecho, con el único propósito de que ese gobierno sea la protección de esos derechos. Bajo esta ideología, las funciones propias del gobierno son la provisión de un reino de libertad para que los individuos realicen libremente transacciones económicas. Para brindar estas libertades, un gobierno debe proteger a sus ciudadanos de daños corporales o coerción física de delincuentes o potencias extranjeras hostiles. También debe proporcionar un sistema de tribunales y leyes que definan objetivamente las reglas de interacción social entre los individuos, es decir, deben prohibir el inicio de la fuerza y colocar el uso de la fuerza en represalia bajo el control de un gobierno debidamente delimitado. Bajo dicho sistema, las personas son libres de ejercer sus derechos de cualquier manera que no vulnere los derechos de los demás. En el ámbito económico, esto significa que el gobierno debe proporcionar un sistema jurídico en el que se mantengan los derechos de propiedad y contrato de los individuos y donde las disputas puedan resolverse por ley, no por violencia.

    3553678-1555278847-8186474-2-shopping.jpgConsumidores tomando decisiones en un supermercado.

    En resumen, definimos la libertad económica como el derecho de los individuos a perseguir sus intereses mediante el intercambio voluntario de propiedad privada bajo estado de derecho.

    Para que la medición de los diferentes niveles de libertad económica sea más objetiva, esto requiere que especifiquemos una serie de indicadores y los vinculemos a si avanzan o inhiben las funciones propias del gobierno respecto a una economía. En los casos en que un indicador conduzca, por ejemplo, a una mayor capacidad de los individuos para contratar voluntariamente con sus conciudadanos, tal variable indica un mayor grado de libertad. Cuando un indicador conduce a una disminución de la capacidad de los individuos para adquirir, usar o disponer de su propiedad privada, por ejemplo, dicha variable indica un menor grado de libertad.

    Esta visión central ha sido el corazón de un proyecto continuo de estudio y evaluación de la libertad económica en Estados Unidos. Este Informe 2008 es la tercera edición del Índice de Libertad Económica de Estados Unidos, que comenzó en un estudio de 1999 de John D. Byars, Robert E. McCormick y T. Bruce Yandle, y fue revisado en 2004 por Ying Huang, Robert E. McCormick y Lawrence J. McQuillan. Mide los diferentes niveles de libertad económica estado por estado. Al aplicar una metodología similar a la comparación de la libertad económica entre países, nos hemos esforzado por medir diferentes niveles de libertad económica entre estados. Es decir, hemos compilado criterios que ilustran una gama de características que indican niveles de libertad y que pueden variar entre estados. Definimos la libertad económica como el derecho de los individuos a perseguir sus intereses a través del intercambio voluntario de propiedad privada bajo el estado de derecho.

    Lo que otros han dicho

    La literatura sobre libertad económica ha ido creciendo significativamente en los últimos años. Desde la publicación original de este índice, los académicos han centrado más atención en las preguntas básicas que investigamos y sus implicaciones. ¿La libertad económica varía de manera significativa en Estados Unidos? ¿Podemos observar un movimiento de personas y capital humano a través de las fronteras estatales en respuesta a diferentes niveles de libertad? ¿Es mayor el crecimiento económico y los ingresos personales en los estados con más libertad económica?

    En una concepción más amplia, sin embargo, la literatura sobre libertad económica ya estaba bien establecida e históricamente rica cuando se publicó por primera vez este índice. Grandes mentes a lo largo de la historia han observado y remarcado la relación entre libertad política y económica y han llegado a las mismas conclusiones. Nuestro propósito aquí será examinar brevemente su pensamiento y luego revisar la literatura moderna.

    Eric Daniels es profesor asistente de investigación en el Instituto Clemson para el Estudio del Capitalismo de la Universidad de Clemson en Clemson, Carolina del Sur.

    Recursos adicionales:

    Beneficios de la Libertad Económica

    Sigue el siguiente enlace para leer un artículo de James M. Roberts y Ryan Olson sobre los beneficios de la libertad económica.

    Cómo la libertad económica promueve una mejor atención de salud, educación y calidad ambiental

    Video: Intercambio Voluntario

    Vea el siguiente video para un desglose del término “intercambio voluntario”.

    Video: El capitalismo y los juegos del hambre

    En este video, el profesor de economía Jacob Clifford usa Los juegos del hambre para discutir las ventajas y desventajas del capitalismo.

    3553678-1555276983-7700691-56-questionsmall.png

    Responda las preguntas de autoverificación a continuación para monitorear su comprensión de los conceptos en esta sección.

    Preguntas de Self Check

    1. Identificar el papel de la economía en una economía de libre empresa.
    2. Da al menos tres ejemplos de intercambio voluntario que hayas realizado en la última semana. ¿Estás mejor de lo que estabas antes de estas compras? ¿Cómo lo sabes?
    3. Describir el papel del empresario. ¿Alguien puede ser emprendedor? ¿Qué necesita un emprendedor? ¿Te gustaría ser emprendedor?
    4. ¿Cuáles son las 5 características principales de un sistema de libre empresa?
    5. ¿Cuáles son las consecuencias de las decisiones económicas del consumidor? ¿Cómo impacta el consumidor en la economía? ¿Cuál es el objetivo principal del consumidor?
    6. ¿Cómo han cambiado nuestras metas económicas en los últimos 100 años? ¿Nuestros objetivos económicos continuarán cambiando con el tiempo? ¿Cómo sabes que cambiarán los objetivos? Dé un ejemplo de 2 cambios en las metas económicas.
    7. ¿Cómo se benefician las personas y las empresas de la libertad económica?
    8. De los papeles que juega el gobierno en la economía, ¿cuál crees que es el más importante? ¿Por qué? ¿Qué papel es el menos importante? ¿Por qué?

    This page titled 1.9: Capitalismo y libertad económica is shared under a CC BY-NC license and was authored, remixed, and/or curated by CK-12 Foundation via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.