Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

4: Arte de las Américas Antiguas

  • Page ID
    105233
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    In This Chapter

    Nota de la redacción: Localizando este capítulo y a nosotros mismos

    Un capítulo centrado en el Arte de las Américas antiguas no se incluye tradicionalmente en un libro de texto típico para un curso “Survey of Western Art History” (o para C-ID Historia del Arte 110). Sin embargo, como editores de este texto, pensamos que era imperativo incluir este capítulo por varias razones.

    Figura\(\PageIndex{1}\): Nicholas Galanin (Tlingit y Unangax), Never Forget. Instalación específica de sitio en Desert X 2021. Letras de cartelera (45' de altura) en andamios que preservan el desierto. Palm Springs, California. (Foto: Ted Drake, CC BY-ND 2.0). Para obtener más información sobre esta obra, consulte la Nota de la Redacción más adelante en el capítulo.

    Este libro está destinado a todos, pero escrito en particular con los estudiantes de California Community College (CCC) en mente. El setenta y tres por ciento de los CCC son instituciones que sirven a los hispanos, y más del 44% de la población estudiantil de CCC se identifica como hispana. Aunque 1.6% de la población de California se identifica como nativo americano o nativo de Alaska, solo 0.5% de la población CCC lo hace. Estos datos demográficos apuntan a dos motivaciones importantes para incluir este capítulo.

    Primero, queremos atender a los estudiantes de CCC con este libro de texto. Este capítulo se centra en el arte antiguo de las Américas, lo que significa que analiza una muestra de antiguas culturas indígenas y objetos de arte hasta 1300, primero desde Estados Unidos, luego de Mesoamérica y finalmente de América del Sur. Este contenido es particularmente identificable y convincente para muchos estudiantes, especialmente aquellos que pueden tener vínculos familiares con México o Sudamérica, o son indígenas de Estados Unidos. Muchos estudiantes del CCC quieren aprender tanto sobre el arte de sus antepasados como sobre su lugar en la historia. Además, la arquitectura, el arte y la historia visual de California también están fuertemente influenciados por las culturas indígenas, mexicanas y sudamericanas, lo que hace que todos los residentes de California inviertan visualmente en comprender nuestro lugar personal y nuestro interés en la historia.

    Segundo, en conjunto con nuestro Reconocimiento de Tierras a continuación, nos gustaría que este capítulo sirviera tanto como un llamado a la acción como un trampón para centrar más currículo en nuestras propias historias indígenas de Estados Unidos y gran América del Norte y del Sur. Vemos este capítulo como una especie de espejo, sosteniéndolo a nosotros mismos antes de mirar hacia un pasado más amplio y global para trazar y contar la historia del arte. Como tal, nos gustaría reconocer y honrar el arte, la cultura y las personas en cuya tierra estamos ahora nosotros y nuestro sistema CCC.

    El reconocimiento de tierras de Northwestern University recuerda a sus estudiantes que “[i] t es importante entender la historia de larga data que te ha llevado a residir en la tierra, y buscar entender tu lugar dentro de esa historia. Los reconocimientos de tierra no existen en tiempo pasado, o contexto histórico: el colonialismo es un proceso actual en curso, y necesitamos construir nuestra atención plena de nuestra participación actual”. Con este capítulo, esperamos construir sobre este recordatorio y contextualizar el lugar y el hogar de nuestros lectores.

    Reconocimiento de Tierras

    Reconocemos la presencia de California Community Colleges en tierras de todo el territorio incesante de California, el hogar tradicional y ancestral de casi 200 comunidades y naciones tribales. Como nos recordó anteriormente el reconocimiento de tierras de Northwestern University, es importante comprender y discutir los legados duraderos y actuales del colonialismo y la violencia de los colonos, mientras que también es protocolo indígena reconocer la tierra y expresar gratitud a sus mayordomos.

    También entendemos que el reconocimiento no es suficiente y esperamos que la información en este libro y en nuestros cursos ayude a iluminar un relato más veraz de la historia. Honramos a las culturas indígenas de Estados Unidos y América al abrir el libro con su arte y perdurar legados artísticos que influyen profundamente en nuestro arte y cultura de hoy.

    Para obtener más información, sugerimos:

    Notas de la Redacción: Never Forget de Nicholas Galanin y el movimiento Landback
    Figura\(\PageIndex{2}\): Nicholas Galanin (Tlingit y Unangax), Never Forget. Instalación específica de sitio en Desert X 2021, letras de cartelera (45' de altura) en andamios que preservan el desierto. Palm Springs, California. (Foto: Cerise Myers, CC BY 2.0).

    Cortesía de Desert X:

    “Para Nicholas Galanin, artista y músico tlingit y Unangax, la memoria y la tierra están inevitablemente entrelazadas. Las letras de 45 pies de Never Forget hacen referencia al letrero de Hollywood, que inicialmente deletreaba HOLLYWOODLAND y se erigió para promover un desarrollo solo para blancos. Su tiempo coincidió con un desarrollo en Palm Springs que también conectó con la industria cinematográfica: Studio contrata viajes limitados de actores, contribuyendo al ascenso de la ciudad como patio de recreo y refugio de las estrellas. En tanto, la mitología colono blanco de América como tierra de los libres, hogar de los valientes se promovió en Occidente, y el paisaje se cinematizó a través de la misma lente. Never Forget pide a los terratenientes colonos que participen en la obra transfiriendo títulos de propiedad y gestión a las comunidades indígenas locales. La obra es un llamado a la acción y un recordatorio de que los reconocimientos de tierras solo se vuelven performativos cuando no apoyan explícitamente el movimiento de retorno de la tierra. El trabajo no sólo transmite una onda de choque de corrección histórica, sino que también promete hacerlo a nivel global a través de las redes sociales. Dona al LANDBACK GoFundMe.”

    En su capítulo titulado “Colonialismo de colonos 101”, la erudita Adrienne Keene sostiene que “la única manera de acabar con la colonización es pasar por un proceso de descolonización. La descolonización no se trata de mejorar las cosas para los indígenas bajo la estructura actual; se trata de devolver la tierra a la administración indígena y revitalizar el conocimiento asociado a esa tierra. La descolonización conlleva dos palabras: Land Back. No tenemos que saber cómo sería esto para empezar a trabajar hacia la descolonización, pero el primer paso es reconocer que aún vivimos en una sociedad de colonias de colonos”.

    Para conocer más sobre el movimiento Landback, por favor, explore los enlaces en esta sección y en la sección de recursos que sigue al Reconocimiento de Tierras.

    Introducción: Ghost Tracks y Kelp Highways: Historias de nuevos orígenes en Estados Unidos

    Las huellas son inmediatamente reconocibles: pies humanos, con dedos de los pies excavados profundamente en lo que entonces era barro blando, endurecido hace mucho tiempo en piedra. Esto es lo que los arqueólogos llaman “huellas fantasma”, debido a la forma en que aparecen breves tramos de ellas sin rastros en ninguno de los lados, y un conjunto reciente de ellos está haciendo que los científicos replanteen creencias de larga data sobre justo cuando llegaron las primeras personas a lo que hoy es Estados Unidos.

    Figura\(\PageIndex{3}\): Huellas humanas o “huellas fantasma” que pueden tener entre 23 mil y 21 mil años de edad. Cortesía del Servicio de Parques Nacionales y la Universidad de Bournemouth (utilizada con permiso).

    La presencia humana en las Américas es mucho más reciente que en África, donde se originaron nuestros primeros antepasados, y Eurasia, en la que se propagaron. El arte más antiguo, como se discute en el próximo capítulo, está en esos continentes, no en las Américas. Sin embargo, lo que las Américas sí muestran es evidencia no solo del ingenio y persistencia humanas, sino también de cómo los nuevos descubrimientos y técnicas científicas pueden cambiar lo que pensábamos que sabíamos sobre nuestros primeros antepasados. Dos hallazgos arqueológicos recientes hacen que científicos cuestionen creencias de larga data no solo sobre quiénes fueron las primeras personas en venir a los Estados Unidos actuales, sino también cuánto tiempo hace que llegaron aquí y cómo llegaron aquí, ya sea por tierra o por agua.

    Primero, en enero de 2020, un grupo de científicos informó que habían fechado con éxito más de 60 las llamadas “huellas fantasmas” o huellas humanas dejadas en un plano alcalino en el Parque Nacional White Sands, Nuevo México. Los resultados fueron impactantes: la datación por radiocarbono de la materia vegetal dentro y junto a las huellas colocó las huellas en algún lugar entre 21 mil y 23 mil años de antigüedad. Esta es la fecha más temprana hasta ahora estimada para la ocupación humana de América del Norte, muy anterior a otros sitios como Monte Verde, Chile de hace 14 mil 500 años (todavía impugnados por algunos científicos), o Clovis, Nuevo México, donde Edgar B. Howard encontró una punta de lanza antigua de aproximadamente 13,000 años atrás.

    Figura\(\PageIndex{4}\): Una punta de proyectil Clovis, 9250-8950 BCE. El Museo de los Niños de Indianápolis, Indiana. (Foto: Museo de los Niños de Indianápolis, CC BY-SA 3.0)
    Nota de la Redacción

    El “BCE” en la leyenda de Figura\(\PageIndex{4}\) significa “Antes de la Era Común”, que es la convención de datación que científicos y académicos utilizan hoy en día. Vivimos en el siglo XXI d.C., o la Era Común. Por lo general, la CE solo se usa después de una fecha dentro del primer siglo o dos de la Era Común; para fechas más recientes que esa, simplemente se supone (a diferencia de las fechas BCE, que siempre deben indicarse). De vez en cuando todavía encontrarás fuentes que utilizan la convención más antigua BC (Antes de Cristo) y AD (Anno Domini). Se refieren a lo mismo que BCE y CE, pero las convenciones más nuevas son religiosamente neutrales.

    La nueva fecha sugerida por las huellas fantasma de White Sands pone a los humanos en Norteamérica durante el apogeo de la última Edad de Hielo y mucho antes de que las capas de hielo se hubieran retrocedido, algo que antes era insondable. Una huella de mamut encontrada junto a huellas humanas en una de las capas más altas del registro geológico indica además que el sitio no puede ser más reciente que el Pleistoceno tardío cuando los mamuts se extinguieron. La datación por radiocarbono es una tecnología que sigue siendo más precisa, pero que aún está sujeta a recalibraciones y descubrimientos continuos, y se necesitan investigaciones adicionales para verificar esta nueva fecha propuesta dramáticamente diferente de ocupación humana en las Américas.

    En segundo lugar, otra emocionante teoría arqueológica ha ido tomando forma frente a las costas de California, examinando no sólo cuándo los humanos llegaron a este continente, sino cómo. Las costas, calas y acantilados de las Islas del Canal son sitios de creciente interés, particularmente para los arqueólogos submarinos que están investigando asentamientos de la Edad de Hielo. (Conoce más sobre el creciente campo de la arqueología náutica en el Capítulo 8, también.)

    Figura\(\PageIndex{5}\): Fotografía aérea (orientada al noroeste) del Parque Nacional Islas del Canal, con Isla Anacapa en primer plano. (Foto:
    filippo_jean, CC BY-SA 2.0)

    La teoría más consolidada de la ocupación humana de América del Norte es conocida como el paradigma “Clovis primero”, que lleva el nombre de la ubicación donde Howard encontró el primero de lo que serían muchos “puntos Clovis”, cabezas de lanza de piedra diseñadas para la caza de caza mayor. Según esta teoría, después de que estos primeros estadounidenses cruzaran un puente terrestre de Asia a Alaska, se extendieron tierra adentro por el continente, cazando mamuts y otros animales grandes. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que los primeros estadounidenses no fueron los cazadores de caza mayor Clovis de la tradición popular, sino que pueden haber sido caminantes marítimos que habían viajado por la costa oeste de Estados Unidos en moto acuática, siguiendo lo que Jon Erlandson llama la “autopista de algas marinas”. El sitio de Monte Verde, excavado en 1997, se estimó que era casi 3,000 años más antiguo que cualquier sitio Clovis fechado anteriormente, y sorprendentemente no contenía puntos Clovis o señales de que estos fueran cazadores de caza mayor, pero contenía nueve tipos diferentes de algas, lo que indica a muchos científicos que estos colonos probablemente viajaron desde Siberia, Alaska o el Yukón por la costa norteamericana y sudamericana. Es muy posible que se detuvieron en las Islas del Canal de la Mancha en el camino.

    De hecho, los mitos de origen y la historia oral de los chumash, que habitaron las Islas del Canal durante miles de años y hoy viven a lo largo de la costa continental, prestan apoyo adicional a esta teoría. María Solares, matriarca cultural y anciana Chumash, describió a un antropólogo del Smithsonian a principios del siglo XX que “el pueblo Chumash floreció a partir de una semilla en el suelo de las Islas del Canal, plantada por la propia diosa de la Tierra. Después de permitirles florecer allí durante miles de años, le dijo a algunos que se fueran, para ir a llenar el continente, que entonces estaba vacío de gente”. Brian Holguin, arqueólogo geoquímico que también es miembro de la Banda Santa Ynez de indios Chumash y tatara-tataranieta de María Solares, y otros que trabajan en las Islas del Canal, han argumentado que antes de que el hielo se derritiera, permitiendo que el pueblo Clovis emigra hacia el sur, los descendientes de la primero los estadounidenses podrían haber estado viviendo a lo largo de los enclaves costeros de las Islas del Canal, luego una sola masa llamada Santarosae. Esta historia podría quedar enterrada en los fondos marinos de abajo, a la espera de un redescubrimiento.

    Nuestros primeros antepasados fueron viajeros, sobrevivientes y creadores. A veces dejaban atrás pequeños, intrincados, artículos portátiles y, a veces, grandes y sofisticados desarrollos urbanos. Si bien a menudo es simplemente la suerte lo que determina qué objetos han sobrevivido para permitirnos reconstruir sus historias, ya sea que estén hechas de un material que dure, si el clima ha sido propicio para la preservación, o incluso donde la excavación ha sido posible, los caprichos del descubrimiento también incluir quién excava, y bajo qué premisas. (Consulte el artículo sugerido por Sarah E. Baires para conocer la problemática historia detrás de algunas de las primeras explicaciones arqueológicas para los constructores de montículos en Ohio e Illinois, por ejemplo). sin embargo, a medida que los arqueólogos exploran nuevos sitios, y utilizan cada vez más sensibles tecnología de datación, nuestra comprensión de la historia humana se expande y profundiza. Lo que vemos aquí en las Américas, donde iniciamos esta exploración, puede informar nuestra comprensión de otro arte alrededor del mundo y de las historias cambiantes que la investigación científica nos ayuda a contar sobre nuestro antiguo pasado humano.

    Relaciones globales: historia oral, historia del arte y arqueología

    La entrevista de María Solares sobre el mito del origen chumash y la historia oral nos recuerda la importancia de la historia oral y el impacto que puede tener en (re) informar la arqueología y la investigación contemporáneas. Hoy en día, arqueólogos e historiadores del arte escuchan con más atención las historias orales a nivel internacional para ayudar a validar el recuerdo de los ancianos y profundizar la investigación científica.

    “A veces”, escribe la doctora Billie Lythberg, discutiendo la capital megalítica Nan Madol, “las historias orales son capaces de explicar las extraordinarias hazañas de los hombres de formas que la ciencia actual no puede replicar”. Nan Madol, cerca de la isla de Pohnpei en el Pacífico, cuenta con estructuras masivas y pesadas de basalto, construidas entre 1200-1600 en islas artificiales construidas por primera vez en 900. Exactamente cómo fue diseñado el sitio sigue sin estar claro, pero Lythberg explica que “aspectos de la historia oral de Nan Madol, transmitidos a través de muchas generaciones, se correlacionan con la evidencia arqueológica. Por ejemplo, las historias orales describen una serie de canales cortados para permitir que las anguilas ingresen a la ciudad desde el mar”. Estos canales parecen ser clave para entender cómo se trasladaron a su lugar los megalitos de basalto y coral. Y en Rapa Nui, el término Rapanui neke neke se refiere a “caminar sin piernas” y ha influido en las teorías recientemente probadas de los arqueólogos locales sobre cómo sus moai megalíticos fueron trasladados a su lugar.

    Figura\(\PageIndex{6}\): Moai al amanecer en Ahu Tongariki, toba volcánica y escoria, c. 1400 CE, Rapa Nui (Isla de Pascua). (Foto: Ellen C. Caldwell, CC BY-NC 2.0)

    En la introducción de Keone Nunes de 1998 a la literatura no escrita de Hawaiʻi: Los cantos sagrados del hula, sostiene que las personas “que confían únicamente en la palabra escrita a veces creen erróneamente que las culturas orales tienen una capacidad defectuosa para transmitir información, que cada responsable para la información cambia los hechos al volver a contar. En los antiguos hawaianeses, como en otras sociedades polinesias, la narración de tradiciones era fundamental para la continuidad con el pasado y para la supervivencia del futuro. Por lo tanto, los hawaianos se dieron cuenta de que escuchar era igual de importante que hablar si las tradiciones iban a sobrevivir con precisión”. Aunque existe una tendencia en las culturas que se basan en historias escritas a subestimar la precisión de las historias orales, es importante recordar que las tradiciones orales pueden ser tan precisas como la historia escrita, y más aún, y tener un lugar valioso tanto en la comprensión de la historia como en la promoción la investigación histórica y el descubrimiento arqueológico, como lo indican apenas los pocos casos anteriores.

    Historiografía (Historia de la escritura)

    Terminología

    El sudoeste americano y Mesoamérica

    Como señala la doctora Lauren Kilroy-Ewbank, los historiadores del arte tradicionalmente “tienden a separar Mesoamérica y el suroeste americano, como si los pueblos que vivían en estas zonas no interactuaran. Ahora sabemos que esto es engañoso, y no fue el caso”. Las convenciones de nomenclatura y las fronteras nacionales actuales a menudo separan irracionalmente culturas y espacios entre sí en el presente, cuando realmente, había una tremenda cantidad de interacción y conexión entre la gente del México actual y el suroeste de Estados Unidos. Kilroy-Ewbank llama la atención sobre las excavaciones arqueológicas en Pueblo Bonito que conectan la vida y la cultura chacoanas con Mesoamérica, a través de restos de cacao que se encuentran en la cerámica y los restos de aves nativas de México. A través de una rica red de comercio, muchas culturas en este capítulo estaban muy conectadas, a pesar de sus nombres o ubicaciones geográficas.

    Nombrar por Forasteros: ¿Qué está bien y qué no?

    Al discutir el arte nativo americano, las Primeras Naciones y el arte indígena, es muy importante nombrar la cultura y la identidad del artista, específicamente proporcionando el nombre de la nación o tribu en el idioma original, cuando sea posible. Con artistas y figuras contemporáneas, también es importante identificarlos a medida que se autoidentifican. La terminología puede ser personal de esta manera. Por ejemplo, la artista Erica Lord se identifica como athabascan, iñupiaq, finlandesa, sueca, inglesa y japonesa, pero James Luna, quien era de ascendencia luiseño, Ipai y mexicana, a menudo se autoidentificaba más simplemente como “indio luiseño”. Ambos utilizan su arte como forma de crítica y exploración de la identidad percibida, muchas veces con un lado del humor, como en obras como el autorretrato de Luna de 1996 Medio Indio/Medio Mexicano.

    Por favor no se desprenda, tampoco, por la terminología a medida que cambia y evoluciona. Como argumenta Gregory Younging en Elements of Indigenous Style: A Guide for Writing By and About Indigenous Peoples, “[t] l proceso de descolonización del lenguaje que rodea a los pueblos indígenas no está terminado; términos, nombres y estilos continúan evolucionando”. Es importante ser adaptativo y respetuoso en el uso de los términos apropiados y mantenerse al día con el lenguaje actual.

    En su introducción de 2021 a Notable Native People, Adrienne Keene señala:

    “Los nombres tribales pueden ser un poco complicados—hay nombres oficiales reconocidos a nivel federal y versiones más coloquiales de esos nombres, nombres ampliamente utilizados (pero no preferidos) dados por los colonos, así como nombres de lenguas nativas y otros nombres que pueden ser preferidos por los miembros tribales. Muchos de los nombres con los que quizás estés familiarizado, como los sioux (para Lakota, Dakota y Nakota) o Winnebago (para Ho-Chunk), eran nombres dados por colonos y no provienen de lenguas nativas, por lo que muchos de estos nombres no son preferidos o están cayendo en desgracia. Algunos nombres de pila de colonos, sin embargo, como Osage, se consideran aceptables y ampliamente utilizados. Al anotar la (s) tribu (s) a la que pertenecen, los nativos también pueden optar por incluir (o no incluir) su (s) banda específica (s) o afiliación (es) de clan”.

    En este capítulo, y a lo largo de este libro, habrá una serie de instancias en las que los nombres de personas o lugares son producto de forasteros, es decir, una cultura o lugar es nombrada por una cultura ajena a ese grupo. En algunos casos, estos nombres se han quedado atascados, como “Teotihuacán”, un nombre dado por descubridores aztecas posteriores y que significa el “Lugar de Encuentro de los Dioses”. Otros nombres, sin embargo, han entrado a propósito y con razón al basurero histórico, como “Anasazi” —que, como se mencionó más adelante en este capítulo, es de origen navajo y significa “enemigo antiguo”. Por respeto, el nombre preferido para los antepasados del pueblo Pueblo es ya sea los Antiguos Puebloans o Ancestral Puebloans. (Esto se complica aún más por el hecho de que “puebloan” proviene de la palabra española pueblo, refiriéndose a pueblos, edificios comunales de adobe y piedra, y a los pueblos indígenas del suroeste americano que viven en tales viviendas). Algunas naciones y personas tribales contemporáneas han decidido abrazar los nombres coloniales españoles o la etiqueta de “indio”, mientras que algunos también los han rechazado. Las razones para hacerlo tienen sus raíces en historias complejas y son singularmente personales. Como señala la Guía de estilo de First American Art Magazine, “muchas tribus en Estados Unidos usan indios en sus nombres oficiales por sí mismas, como es su derecho, por lo que no depende de los forasteros dictar”. Nuevamente, siempre se recomienda, cuando sea posible, usar el nombre preferido por una cultura o individuo.

    Traducción y Transliteración

    Finalmente, cuando los historiadores abordan y documentan términos, nombres y palabras escritas en diferentes idiomas, a menudo son traducidos (renderizando las palabras de un idioma a un equivalente aproximado en otro) y también transliterados (reproduciendo los sonidos de un sistema de escritura a otro basado en fonética similitud). Debido a la dificultad de replicar los sonidos de un idioma en otro alfabeto, las palabras, los términos y los nombres a menudo se escriben de manera diferente o con múltiples variantes. Un ejemplo de ello es la cultura Nasca del Perú, presentada más adelante en este capítulo. Como señala el Museo de Arte de Dallas, “'Nazca' y 'Nasca' se usan comúnmente de manera intercambiable, pero generalmente Nasca se usa para referirse al período y cultura que habitó esta zona, mientras que Nazca se usa para describir la región, el pueblo y el río”.

    El increíblemente complejo sistema de escritura maya, cuyo primer ejemplo data de tan pronto como 300 a. C., confundió a los estudiosos durante siglos. Utiliza símbolos pictográficos, o glifos, que registran tanto palabras enteras como sílabas habladas individuales. No solo se podía escribir una sola palabra de diferentes maneras, sino que el mismo glifo podría tomar múltiples formas diferentes, haciendo que el guión fuera particularmente difícil de descifrar. Como revela el documental Cracking the Maya Code, comenzar a comprender el lenguaje escrito reconfiguró por completo la comprensión de los mayas y su historia, y ha permitido que una nueva generación reclame un idioma y una cultura que habían sido sistemática y a menudo brutalmente reprimidos.

    Descripción general del capítulo

    Este capítulo cubre una amplia gama de arte, culturas, regiones y períodos de tiempo y es realmente solo una breve descripción y muestra del arte de las antiguas Américas. No es para nada exhaustiva, así que si te conmueve el arte en este capítulo, por favor investiga tomar cursos más largos dedicados al Arte de las Américas y al Arte Indígena Nativo Americano. El capítulo comienza con América del Norte, centrando este libro en el país y lugar de sus orígenes, para luego trasladarse hacia el sur a Mesoamérica y Sudamérica.

    Como se mencionó en la historia de apertura de este capítulo, los ocupantes humanos originales de estos continentes probablemente llegaron de Asia en algún momento entre 20,000 y 10,000 BCE, aunque tal vez incluso más atrás. Se extendieron por los continentes, eventualmente desarrollando la agricultura y construyendo asentamientos urbanos.

    Resumen de objetos

    Este capítulo abarca obras de arte que han inspirado mucho más tarde el arte y la arquitectura en México, Perú y Estados Unidos. Esto incluye arte tan famoso como el Cliff Palace en Mesa Verde, Colorado; la arquitectura maya de Chichén Itzá; y los monumentales geoglifos de Nasca en Perú. Este capítulo aborda una amplia gama de arquitectura, movimientos de tierras, estructuras funerarias, escultura portátil y vasijas de cerámica, que incluyen:

    • el Gran Montículo de la Serpiente en el suroeste de Ohio, una serpiente garabateadora hecha por los pueblos Adena, Hopewell o Fort Ancient
    • las grandes viviendas de acantilados de los pueblos ancestrales en Mesa Verde, Colorado
    • el Códice Féjervary-Mayer, un cosmograma que representa cómo los mexicas pensaban del universo
    • las muchas canchas de baile antiguas que se encuentran en Mesoamérica
    • el gran Templo de la Serpiente Emplumada en Teotihuacán
    • la Estela Maya H retratando una interpretación juvenil del gobernante 18-Conejo en la Gran Plaza de Copán, Honduras
    • Embarcaciones mayas pintadas que representan a gobernantes y nobles, que, aunque a veces se usan para una función utilitaria en la tierra, siempre tenían el propósito último de acompañar al difunto al inframundo
    • el Templo de Kukulcan, famosa serpiente emplumada, en Chichén Itzá (también conocido como “El Castillo”)
    • los sonrientes (“Sonrientos”) figuritas de cerámica del pueblo veracruzano de la región de Remojadas de México
    • los geoglifos de Nasca, que representan representaciones monumentales zoomorfas de 300 pies de ancho, visibles desde el espacio

    Para cuando termines de leer este capítulo sobre el arte de las Américas Antiguas, podrás:

    • Reconocer los reconocimientos de tierras y saber en qué tierra se encuentra
    • Analizar estructuras arquitectónicas y funerarias distintivas de dos civilizaciones nativas americanas en América del Norte
    • Identificar las características de la “cultura madre” de los olmecas y reconocerlas en las culturas mesoamericanas posteriores
    • Reconocer los rasgos distintivos y temas del arte maya
    • Discutir la cerámica, los textiles y los movimientos de tierra de la civilización peruana temprana

    ¿Quieres saber más?

    Aquí hay algunos recursos adicionales que puede explorar para profundizar en su comprensión del arte discutido en este capítulo.