Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.15: A la luz de nuestras heridas- Sangre de tintero

  • Page ID
    102163
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Figura 1. Elliot R. Wolfson, Inkblood, 2006. © Elliot R. Wolfson.

    Al igual que la tinta que se extiende sobre un papel secante, las asociaciones de vida y muerte se filtran a través de la superficie intensamente modulada de Inkblood (2006). Esta pintura evoca simbólicamente la morfología creativa de la luz que sangra a través de la materia, de la transparencia corpórea hecha visible a través de las delicadas membranas de los tejidos diáfanos. Metafóricamente, parece como si la superficie del lienzo estuviera sangrando, ofreciendo su visión a través de un derramamiento de manchas difusas de luz fundente.

    La pintura presenta tonos matizados de rojo tan profundos que de alguna manera parecen ser claros y oscuros a la vez, y así otro estudio de la “oscuridad luminal”. Como en tantas pinturas de Wolfson, una delicada forma blanca con alas llameantes y extendidas aparece en el centro de la composición, emergiendo a través de lavados en capas de carmesí y escarlata. Una presencia de sombra correspondiente, compuesta por tonos contrastantes de naranja profundo y marrón nogal oscuro, se hace eco de los contornos de esta figura nacarada. Formalmente y simbólicamente, este acoplamiento de luz y sombra crea una presencia dentro de una presencia, y así otra expresión ambivalente de luz duplicada.

    Si bien la pintura es totalmente abstracta, los temas de sangre y tinta, luz y sombra, vida y muerte se transponen mutuamente para formar otra visión pintada del opositorio coincidente. Una vez más, estas imágenes ambivalentes representan leitmotiv complejos en fuentes cabalísticas. Como ha señalado Wolfson, “[Abraham] Abulafia reconoce fácilmente que hay una intensa batalla en el corazón entre la forma y la materia, el espíritu y el cuerpo, el intelecto y la imaginación, representados metafóricamente como sangre y tinta, pero también relata que tenía la capacidad de transformar la droga letal (sam ha- mawet) en un elixir de vida (sam ha-hayyim), una transmutación que es posible porque la vida y la muerte comparten una fuente común”. 1 Sangre de tinta también resuena fuertemente con los relatos textuales del Arcángel Gabriel y la letra tau, que Wolfson relata en Alef, Mem, Tau. En particular, vincula un relato bíblico de la letra tau con “la visión en Ezequiel (9:4-6) donde 'los hombres que gemían y gimen' a causa de las abominaciones cometidas contra Dios en Jerusalén son marcados en sus frentes por el 'hombre vestido de lino con el estuche de escritura a la cintura'. Los individuos así inscritos son instruidos por el hombre angelical para matar a todos los culpables. Conforme al texto bíblico, la marca (tau) faculta a los fieles para que puedan participar en la dispensación del juicio divino”. Wolfson empareja esta historia con una segunda interpretación zohárica, un comentario exegético que postula que “el 'hombre vestido de lino' se refiere a Gabriel, quien fue mandado por Dios, 'Ve y marca las frentes de los justos con una tau de tinta para que los ángeles de la destrucción no prevalezcan sobre ellos, y [coloca a] tau de sangre en las frentes de los impíos para que los ángeles de la destrucción prevalezcan sobre ellos. '” 2

    En diversas fuentes, el Arcángel Gabriel está asociado con el color rojo. En un importante ensayo sobre “Los colores y su simbolismo en la tradición judía y el misticismo”, Gershom Scholem cita un pasaje zohárico que relaciona una visión divina de los colores del arco iris con las presencias de los arcángeles, con “Miguel de un lado, Gabriel en otro, Rafael en un tercero, estos son los colores que aparecen en esa imagen: blanco, rojo y verde. Así fue la aparición del resplandor circundante” [énfasis en original]. 3 Wolfson discute también esta imaginería cabalística en A través de un espéculo que brilla, en el que traduce el siguiente pasaje: “Y así hay ángeles cuando un individuo menciona sus nombres debe enfocarse en ellos por medio de la facultad imaginativa, y imaginarlos en forma de seres humanos. Sus rostros son caras de llama, y sus cuerpos enteros un fuego enfurecido, algunos son fuego blanco, algunos fuego verde, y algunos fuego rojo, todo es según la imaginación de la que derivan”. 4 Así, en diversos relatos de presencia angelical en la imaginación creativa, el Arcángel Gabriel se asocia con las imágenes llameantes de sangre, tinta y fuego.

    La sangre de tintero puede verse como evocando simbólicamente la imaginería etérica del Arcángel Gabriel, el mensajero de la vida y la muerte que inscribe la carne humana con trazos fluidos de tinta y sangre. El poder absorbente de la pintura radica en parte en el poder ambivalente de una presencia angelical que se cierne esquivamente dentro de un velo diáfano de oscuridad y luz, y así permanece suspendida entre la forma y la falta de forma, la vida y la muerte, al tiempo que se une a estos estados aparentemente opuestos del ser. Así como Inkblood está inundado de estas significaciones fluidas, la imagen de Gabriel aparece como dos caras de una sola presencia angelical, la que marca la unidad de dos. En particular, la imaginería etérica asociada al Arcángel resuena con la narrativa duplicada de destrucción y preservación, de santidad y corrupción, ya que el signo de vida se inscribe angélicamente en tau, el carácter final de la muerte. A lo largo de estas narrativas, la sangre proporciona un medio de mantenimiento de registros, ya que la sangre es luz, y la luz es lenguaje. A su vez, las estructuras abstractas disueltas de Inkblood proporcionan acertadamente un marco imaginativo para representar lo que no se puede representar, la epifanía diáfana de la encarnación angelical.

    La sangre de tinta también se puede leer como una traducción complementaria de la ofrenda de sacrificio que aparece en el poema de Wolfson, “cum grano salis” (“con un grano de sal”):

    o señora mía serpenteante mente a través de la niebla divina ocultación escondida demasiado oculta para esconderse debajo de la capa desmoronarse el reloj permaneciendo permanencia demasiado perdurable para soportar mancha de sangre de cristo por salino sed levantándose para expirar en olla de hielo y pozo de fuego deseando no pero no desear

    Tomados en conjunto, la pintura y el poema se leen como estados extremadamente concentrados de extremos, compresiones extáticas de experiencia ascética en las que las energías arremolinan y caen en cascada inmersivamente. “cum grano salis” lleva a sus lectores a un lugar donde la sangre, el sudor y las lágrimas se convierten en sal, y la humanidad se disuelve en un flujo omnipresente, extinguiendo distinciones hasta que la experiencia se convierte en una sola sustancia. En un giro de frase que va más allá de la totalidad, el título poético “con un grano de sal”, evoca un sentido exagerado de todo menos de la nada, un gesto que engloba todo en el abrazo sacrificial del vacío.

    Notas al pie

    • 1 Wolfson, “Desbordamiento kenótico y trascendencia temporal”, pp. 160-61.
    • 2 Wolfson, Alef, Mem, Tau, p. 160.
    • 3 Este texto proviene del Zohar, 1.181-b, y se reproduce en Scholem, “Los colores y su simbolismo”, p. 38. Scholem también comenta sobre la ambivalencia del color rojo como un doble significante de vida y muerte, señalando que, en fuentes bíblicas, el rojo es el color del pecado y la sangre, sin embargo “En muchos pasajes de la Torá, la sangre es el portador del alma, es decir, la vida”. También señala que el color blanco puede significar los “'vestidos luminosos' de los ángeles mencionados en la literatura angelológica” (pp. 12, 31).
    • 4 Elliot R. Wolfson, A través de un espéculo que brilla: visión e imaginación en el misticismo judío medieval (Princeton: Princeton University Press, 1994), p. 318.

    This page titled 1.15: A la luz de nuestras heridas- Sangre de tintero is shared under a CC BY 2.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Marcia Brennan (OpenStax CNX) .