Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

11.2: La Falacia O O O

  • Page ID
    93726
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Disyunciones

    Anteriormente, nos encontramos con un tipo de declaración compuesta llamada condicional. En este módulo, nos ocuparemos de un segundo tipo de oración compuesta; se llama disyunción.

    Una disyunción es una frase de “cualquiera o o”. Afirma que (al menos) una u otra de dos alternativas es el caso. Por ejemplo:

    1. O el mayordomo lo hizo, o el testigo de la defensa miente.
    2. O tengo una infección de garganta, o tengo gripe.
    3. “'Oiga', le dije: 'Cuando [escribes novelas], como que la inventas, o es simplemente, ya sabes, ¿como qué sucede?” ' [Martin Amis, Dinero]
    4. O equilibraremos el presupuesto federal este año, o nos quedaremos a la espera y veremos cómo nuestro país se quiebra en algún momento del próximo cuarto de siglo.
    5. O los muertos simplemente dejan de existir y no tienen percepciones de nada, o de lo contrario pasan a una vida mejor después de la muerte. [Sócrates, del diálogo de Platón, la disculpa]

    A las dos frases más simples que conforman una disyunción se les llama disjuntos. El orden de los disyuntivos en una disyunción no importa (se puede revertir su orden, y la disyunción resultante significará lo mismo que la disyuntiva original). La primera frase de la lista anterior dice que o el mayordomo lo hizo o el testigo de la defensa está mintiendo. Entonces, será cierto si el mayordomo lo hizo o si el testigo miente. Y será falso si ambos desjuntos son falsos.

    La falacia de los dos o

    Cometemos la falacia o bien cuando asumimos que hay menos alternativas que las que hay, típicamente dos. Cuando esto sucede, suponemos erróneamente que una disyunción es cierta cuando es falsa. La falacia o bien o bien recibe su nombre por el hecho de que actuamos como si la única alternativa fuera cierta o bien la otra alternativa lo es, aunque de hecho hay algo más que estas dos alternativas. En tales casos, hemos pasado por alto alguna tercera alternativa. Por ejemplo, en la frase 1. (sobre el mayordomo), podemos haber pasado por alto la posibilidad de que la testigo cometiera un error honesto (tal vez su vista no es lo que solía ser).

    La falacia o bien va por una variedad de nombres. A veces se le llama la falacia del falso dilema, la falacia en blanco y negro, o la falacia de las falsas alternativas. A menudo resulta de lo que se llama pensamiento de todo o ninguno.

    Estos nombres reflejan la naturaleza de la falacia. Por ejemplo, hablar de pensamiento en blanco o negro sugiere una tendencia a pensar en extremos, a ver las cosas como definitivamente de una manera o de lo contrario definitivamente la otra, sin ningún espacio intermedio para varios tonos de gris. Y hablar del pensamiento de todo o ninguno sugiere una tendencia a creer que las cosas deben ser todas de una manera u otra (cuando en realidad la verdad puede estar en algún lugar en el medio). Veamos cómo algunas de las frases de la lista anterior podrían implicar la falacia de cualquiera o o de las dos.

    1. O el mayordomo lo hizo, o el testigo de la defensa miente.

    Como señalamos anteriormente, el mayordomo puede ser inocente, y el testigo puede simplemente ser confundido por alguna razón u otra.

    1. O tengo una infección de garganta o tengo gripe.

    Quizás correctamente he reducido las posibilidades a estas dos, en cuyo caso la disyunción es cierta. Pero puede que haya saltado a la conclusión de que tengo una u otra de estas enfermedades, cuando en realidad solo son mis alergias actuando de nuevo (quizás el recuento de polen ha sido alto últimamente).

    1. “'Oiga', le dije: 'Cuando [escribes novelas], como que la inventas, o es simplemente, ya sabes, ¿como qué sucede?” ' [Novelista] “Ni” [Martin Amis, Dinero, p. 87]

    Aquí John Self, personaje de la novela de Martin Amis, Money, le pregunta a un novelista si simplemente lo inventa todo o si escribe sobre cosas que realmente han sucedido. El novelista responde que no hace ninguno de los dos. Los acontecimientos de la vida real le dan muchas ideas, pero las está cambiando constantemente en su imaginación mientras escribe. El novelista está señalando, en su respuesta de una sola palabra ('Ninguno”), que Self está cometiendo la falacia de la otra/o la falacia.

    1. O los muertos simplemente dejan de existir y no tienen percepciones de nada, o bien tienen una buena vida después de la muerte.

    Sócrates afirma esta disyunción en un argumento que concluye que la muerte no es nada que temer. Parece pasar por alto la posibilidad de que haya vida después de la muerte, pero que va a ser desagradable.

    Ejemplos de la falacia de uno u otro

    Dado que la falacia de uno o o uno hace que las cosas parezcan más simples de lo que realmente son, hace consignas concisas y memorables. Estarás familiarizado con algunos de los siguientes ejemplos:

    • América: Ámalo o déjalo.
    • O eres parte de la solución o eres parte del problema.
    • O estás con nosotros o contra nosotros.

    Otro par común de consignas hace varias décadas fueron:

    • “Mejor muerto que rojo”. (uno de los favoritos de los defensores de la carrera armamentista en el apogeo de la guerra fría), y
    • “Mejor rojo que muerto”. (uno de los favoritos de sus oponentes)

    Ambas consignas se basaban en el supuesto de que sólo había dos alternativas: o nos metemos en una carrera armamentista cada vez mayor con la Unión Soviética, o nos aplastarán. Tales afirmaciones a menudo hacen un punto, pero los eslóganes ágil por sí mismos rara vez hacen un buen razonamiento.

    Ejemplos más complejos de la falacia de uno u otro

    Muchos ejemplos de la falacia o bien o bien pueden ser más difíciles de detectar. Por ejemplo, con frecuencia se escuchan los siguientes tipos de afirmaciones en los debates actuales sobre temas de política.

    1. O seguimos enseñando el Canon occidental (las grandes obras literarias y filosóficas del mundo occidental), o simplemente dejamos que cada profesor enseñe la basura que quiera.
    2. O debemos instituir la pena de muerte, o tendremos que convivir con las mismas personas cometiendo crímenes terribles una y otra vez (cada vez que salgan de prisión).

    Con un poco de pensamiento, podemos ver que hay más de dos alternativas en cada caso. Pero cuando escuchamos tales afirmaciones en conversación, a menudo pasan tan rápido, y pueden afirmarse con tanta confianza, que no nos damos cuenta de lo mucho que simplifican demasiado la situación.

    La falacia de uno u otro se comete a menudo junto con la falacia del hombre de paja. Porque cuando simplificamos las opiniones de alguien en dos alternativas fácilmente atacadas, normalmente sustituimos una versión debilitada de su punto de vista por la visión que realmente tienen.

    Enfrentamientos de Valores

    Muchos de los difíciles temas morales y políticos de nuestros días involucran choques de valores. Prácticamente todos pensamos que los siguientes valores son importantes:

    1. Libertad
    2. Seguridad
    3. Mayoritarismo (regla mayoritaria, es decir, democracia)
    4. Igualdad de oportunidades
    5. Estándares morales comunitarios

    Por ejemplo, prácticamente todos creemos que la democracia, la regla de muchos, es algo bueno. Pero la democracia puede estar en tensión con otros valores, lo más obvio, los derechos y libertades individuales. Una mayoría puede tiranizar a una minoría tanto como un dictador. Por ejemplo, hasta la década de 1960, los impuestos de sondeo y otras políticas públicas hicieron casi imposible que los afroamericanos en muchas partes de este país votaran (y los gerrymandering y otras manifestaciones de racismo institucionalizado siguen contribuyendo a la privación de derechos de las personas de color hoy en día).

    Las libertades, o libertades, están en tensión con otros valores. Dar mucha libertad a las personas puede hacer que nuestras vidas sean menos seguras de varias maneras. En efecto, varios tipos de libertad pueden incluso estar en tensión entre sí. La libertad ilimitada de prensa puede infringir el derecho de una persona a tener un juicio justo, por ejemplo, o violar los derechos de las personas a la privacidad.

    La mayoría de nosotros pensamos que también es importante asegurarnos de que todos en nuestro país (especialmente los niños) tengan un nivel de vida digno (comida suficiente para sobrevivir, atención médica básica, etc.). Pero los dos valores, la libertad de gastar el dinero como a uno le gusta, y ayudar a los demás, están en tensión, porque en nuestra sociedad la única manera de asegurar que todos tengan un nivel de vida razonable es gravar a la gente y redistribuir el dinero a las personas que no tienen suficiente de él (en forma de cupones de alimentos, bienestar pagos, etc.).

    En tales casos, puede ser tentador plantear los temas en términos de dos alternativas crudas: la libertad (para mantener lo que uno posee) vs. que todos tengan un nivel de vida razonable. Estos casos son difíciles, porque ambos valores son importantes para la mayoría de nosotros. Pero hay una tensión definitiva entre ellos, y es difícil encontrar formas satisfactorias de reconciliarlos.

    Disyunciones bajo la apariencia de los condicionales

    Las disyunciones se pueden reformular como condicionales. Por ejemplo, podemos reafirmar la afirmación: “O eres parte de la solución o eres parte del problema” como el condicional:

    • Si no eres parte de la solución, entonces eres parte del problema.

    Y podemos reafirmar la afirmación: “O tengo una infección de garganta o tengo la gripe”, como el condicional:

    • Si no tengo una infección de garganta, entonces tengo la gripe.

    Si hago valer alguno de estos condicionales, puede que sea igual de culpable de la falacia de cualquiera/o o como si hubiera hecho valer la disyunción original, pero es más difícil detectar esta falacia cuando estamos ante un condicional. Si te encuentras con el reclamo:

    • Si no equilibramos el presupuesto federal este año, entonces tendremos que quedarnos al margen y ver a nuestro país quebrarse en algún momento de los próximos veinticinco años.

    Puede estar lejos de ser obvio que este pasaje involucra la falacia de cualquiera /o. Para ver que sí, hay que ver que es sólo otra forma de decir: “O vamos a equilibrar el presupuesto federal este año, o vamos a estar al margen y ver a nuestra nación quebrarse en algún momento de los próximos veinticinco años”.

    Por último, hay que señalar que la falacia de cualquiera/o o podría estar involucrada si alguien dijera que sólo había tres alternativas cuando de hecho había cuatro. En efecto, la falacia se comete cada vez que alguien afirma que hay menos alternativas que las que hay.

    Por qué es fácil cometer la falacia de uno u otro

    1. Se necesita menos energía e imaginación para suponer que sólo hay dos alternativas que tratar de averiguar si hay posibilidades adicionales.
    2. El lenguaje está lleno de simples opuestos —bueno vs. malo, correcto vs. incorrecto, nosotros contra ellos— y esto puede animarnos a pensar en términos demasiado simplificados.
    3. Es más fácil persuadir a otros para que acepten nuestra opinión sobre algo si podemos convencerlos de que la única alternativa es una posición muy extrema. Entonces, caracterizar la situación en términos de un número limitado de opciones a menudo facilita la defensa de nuestra posición.
    4. Los prejuicios y estereotipos pueden hacer que sea más fácil pensar de manera todo-ornada (volveremos a esto en un capítulo posterior). Por ejemplo, los extremistas de diversa índole tienden a ver los temas en términos muy sencillos; somos nosotros o ellos. Por esta razón, esas personas a menudo no están dispuestas a comprometerse.
    5. Hay dos tipos de argumentos deductivamente válidos que involucran disyunciones, y a continuación veremos cómo estos a veces nos alientan a cometer la falacia de uno u otro o o.

    Salvaguardias

    Puede que sólo haya dos alternativas en un caso dado, y ciertamente hay temas en los que no deberíamos estar dispuestos a comprometernos. Pero no debemos asumir esto sin considerar el asunto. Aquí hay algunas salvaguardas contra la falacia o bien.

    1. Cuando te encuentres con una disyunción (o un condicional), considera las posibilidades. ¿La otra persona ha pasado por alto algunas alternativas genuinas?
    2. Evita la tentación de pensar en extremos. Los problemas difíciles rara vez tienen soluciones simples, por lo que necesitamos al menos considerar una variedad de opciones.
    3. Sea especialmente cauteloso si alguien argumenta que la única alternativa a su posición es una visión extrema que suene loca.

    Argumentos que involucran Disyunciones

    Hay dos tipos de argumentos que involucran disyunciones. Aquí son relevantes, porque cuando los usamos, puede ser fácil cometer la falacia de cualquiera/o o.

    En el Capítulo 3, se estudiaron los argumentos condicionales. Aquí aprenderemos sobre dos tipos de argumentos disyuntivos, dos formas de argumento importantes o formatos que involucran disyunciones.

    Silogismo Disyuntivo

    1. O lo hizo el mayordomo o el testigo miente.
    2. El testigo no miente (es tan honesta como el día es largo).
    3. Entonces (3) El mayordomo lo hizo.

    Los argumentos que tienen esta forma se denominan silogismos disyuntivos. Todos los argumentos con esta forma son deductivamente válidos. Implican un sencillo proceso de eliminación; una premisa dice que sólo hay dos posibilidades y la segunda premisa elimina una de las dos. Esto deja sólo una posibilidad como conclusión.

    Los silogismos disyuntivos tienen la forma:

    1. Ya sea A o B.
    2. Pero A no es cierto.
    3. Entonces, (3) B es cierto.

    Dilemas constructivos

    Sócrates da el siguiente argumento para concluir que la muerte no es nada que temer (Platón reporta el argumento en su diálogo la Disculpa).

    1. O los muertos simplemente dejan de existir y no tienen percepciones de nada, o de lo contrario pasan a una vida mejor después de la muerte.
    2. Si los muertos simplemente dejan de existir, entonces la muerte no es nada que temer [sería como un sueño largo y reparador].
    3. Si los muertos pasan a una vida mejor, entonces la muerte no es nada que temer.
    4. Entonces, (4) La muerte no es nada que temer.

    En la primera premisa, limitamos el rango de alternativas a dos. Entonces, aunque no sepamos cuál de los dos es el caso, afirmamos (en la premisa 2) que si la primera alternativa es cierta, entonces tal y tal sigue. Repetimos esta estrategia, añadiendo (en la premisa 3) que si la segunda alternativa es verdadera, entonces (la misma) tal y tal sigue. Entonces, si alguno de ellos es cierto, tal y tal debe seguir (en este caso, esa muerte no es nada que temer).

    Los dilemas constructivos tienen la forma:

    1. Ya sea A o B
    2. Si A, entonces C
    3. Si B, entonces C
    4. Entonces (4) C

    Todos los argumentos con esta forma son deductivamente válidos.

    Argumentos Disyuntivos y la Falacia de O O

    Cuando nos encontramos con cualquier tipo de argumento disyuntivo, debemos preguntarnos si su premisa disyuntiva es cierta, o si tenemos una falacia de uno u otro/o falacia. Tales falacias son especialmente fáciles de pasar por alto en tales contextos porque el argumento puede ser bueno de varias maneras que nos llevan a pasar por alto las falsas disyunciones. Particularmente:

    1. Ambos tipos de argumentos siempre son válidos deductivamente, por lo que el razonamiento formal es correcto.
    2. Todas las premisas distintas de la disyunción bien pueden ser ciertas.
    3. La persona que da el argumento puede pasar mucho tiempo defendiendo las premisas no disyuntivas. Esto puede centrar nuestra atención en ellos, llevándonos a pasar por alto posibles problemas con la disyunción. En el argumento de Sócrates sobre la muerte, por ejemplo, podría dedicarse mucho tiempo defendiendo la afirmación de que no hay que temer un sueño eterno, y esto puede llevarnos a pasar por alto problemas con la primera premisa, disyuntiva.

    Ejercicios

    Cuando te encuentras con una disyunción (o un condicional) siempre vale la pena preguntarse si comete la falacia de cualquiera/o o. Se requiere pensamiento; queremos estar atentos a la posibilidad de que se haya cometido esta falacia, pero no queremos saltar demasiado rápido a la conclusión de que ha sido.

    En cada uno de los siguientes pasajes, determinar si la falacia o bien se ha cometido o no. En aquellos casos en los que ha (a) dicho precisamente cómo se ha cometido, y (b) explicar qué se podría hacer para fortalecer el argumento para que no cometa esta falacia.

    1. De madre a hijo: “¿Vas a la universidad, o vas a ser un vago como el chico Jones?”
    2. “Sello distintivo. Cuando te importa lo suficiente como para enviar lo mejor”.
    3. O un entero positivo es par o de lo contrario es impar.
    4. Roseanne: “¿Qué tan malo es? Quiero decir, ¿vamos a tener que comer comida para gatos, o solo a los niños?”
    5. Si no puedes vencerlos, únete a ellos.
    6. Si Dios no existe, entonces cualquier cosa está permitida.
    7. Obviamente no podemos legalizar las drogas recreativas, como algunas personas recomiendan. Porque si las drogas no son ilegales, estaremos alentando a la gente a usarlas. Y es claro que las drogas son extremadamente peligrosas. Entonces, es mejor vivir con la situación actual que tratar de cambiar las cosas de esta forma extrema.
    8. O equilibraremos el presupuesto federal este año, o nos quedaremos a la espera y veremos cómo nuestro país se quiebra en algún momento del próximo cuarto de siglo.
    9. O hay un Dios, o no lo hay.
    10. O los muertos simplemente dejan de existir y no tienen percepciones de nada, o de lo contrario van a un lugar mejor después de la muerte.
    11. O seguimos enseñando el Canon occidental (las grandes obras literarias y filosóficas o el mundo occidental), o simplemente dejamos que cada profesor enseñe la basura que quiera.
    12. O debemos instituir la pena de muerte, o tendremos que convivir con las mismas personas cometiendo crímenes terribles una y otra vez (cada vez que salgan de prisión).
    13. Las preguntas de sondeo y las encuestas de opinión a menudo requieren que selecciones entre un conjunto restringido de alternativas (por ejemplo, ¿deberíamos aumentar el gasto de defensa o deberíamos bajarlo?). Da ejemplos, ya sea los que has encontrado o los que construyes, que ilustran esto.
    Contestar

    2. Este es un bonito gancho publicitario. El condicional, “Cuando te importa lo suficiente como para enviar lo mejor, envías Hallmark”, equivale a la disyunción, “O no te importa lo suficiente como para enviar lo mejor, o mandas Hallmark”. Entonces, si envías alguna tarjeta que no sea una tarjeta Hallmark, realmente no te importa mucho la persona a la que se la envías (piojos). Esto comete la falacia o bien o bien.

    3. Esto no comete la falacia de la otra/o la falacia. Realmente sólo hay dos alternativas aquí. Un entero positivo debe ser uno u otro. El reclamo aquí es perfectamente cierto, y no implica falacia alguna.

    5. La clave para trabajar esto es señalar que el condicional aquí es equivalente a la disyunción: O los golpeas o te unes a ellos.


    This page titled 11.2: La Falacia O O O is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Jason Southworth & Chris Swoyer via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.