Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.4: África al inicio de la era del descubrimiento y la trata transatlántica de esclavos

  • Page ID
    102844
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    África toma un papel central en cualquier discusión sobre la creciente globalización durante la Era del Descubrimiento. Primero, las exploraciones europeas emergentes y las redes comerciales globales comenzaron con el contacto europeo y la exploración de África. Las primeras exploraciones portuguesas iniciaron redes comerciales en oro, marfil y esclavos que dinamizaron la economía europea. Posteriormente, el comercio se expandió para incorporar a las Américas, transformándose en el Comercio Triángulo que abarcaba la red transatlántica de comercio de esclavos. En muchos sentidos, el contacto y el comercio con África crearon el Mundo Atlántico, la red de conexiones que unían a América, Europa y África económica, política, cultural, religiosa y ambientalmente. Las transformaciones de la Era del Descubrimiento comenzaron en África.

    A principios del siglo XVI, África era un continente de tremenda diversidad y hogar de cientos de culturas, idiomas y estados políticos. Diferentes regiones de África experimentaron los cambios de la época de diferentes maneras. África occidental y central estuvieron muy influenciadas por los cambios que produjo la trata de esclavos. África del Sur fue la primera región en experimentar el fenómeno de la migración europea cuando los holandeses establecieron Cape Colony en 1652. África septentrional y oriental había estado vinculada con el mundo en general a través de redes comerciales como el Océano Índico y el Mediterráneo, así como a través de la difusión del Islam y el cristianismo. Sin embargo, la expansión de Europa a través de redes comerciales y políticas impugnó el control africano sobre su territorio y la participación europea en el comercio del Océano Índico.

    África occidental medieval: Los reinos de Ghana, Mali y Songhay

    A mediados del siglo XV, países europeos como Portugal y España buscaron una ruta totalmente acuática hacia las culturas del Océano Índico para disfrutar de sus especias, sedas, y algodones sin tener que pagar las tarifas exorbitantes de los comerciantes árabes que controlaban las rutas terrestres; estas rutas comenzaron en Indonesia y se abrieron paso por las costas del sudeste asiático e India para luego subir ya sea por el Golfo Pérsico o el Mar Rojo hacia el Mediterráneo oriental. Monarcas como el Príncipe Enrique el Navegante patrocinaron flotas a lo largo de la costa occidental de África, redondeando el Cabo de Buena Esperanza y navegando hacia el norte hacia el Océano Índico. África no era, sin embargo, solo una estación de paso en la ruta hacia el Océano Índico; el continente era invaluable para los bienes que aportaba al comercio mundial: marfil, cáscaras de tortuga, coco seco, pieles de animales, cáscaras de cawrie y porcelana de África Oriental y del Oeste y Sudáfrica, oro, aceite de palma y esclavos.

    En los siglos anteriores a la Era del Descubrimiento, África vio el ascenso a la preeminencia de una serie de reinos impresionantes: Ghana, Mali y Songhay en el oeste, las ciudades estados de la costa de África Oriental, y en el sur, Gran Zimbabue. Ubicada en África Occidental, Ghana estaba habitada por el pueblo Soninke cuyos gobernantes se llamaban “Ghana”. La mayor parte del territorio llamado Wagadou por el Soninke no era cultivable y por lo tanto no apto para la agricultura. Fue sólo la región sur la que disfrutó de precipitaciones medibles que permitieron el crecimiento de cultivos lo suficientemente abundantes como para soportar una población de alrededor de 200 mil habitantes. La monarquía de Ghana no fue diferente a la de Europa durante el mismo siglo. El rey tenía todo el poder, religioso, judicial, militar y político, aunque a diferencia de las monarquías europeas, la corona se pasaba matrilinealmente aunque la hermana mayor del monarca gobernante.

    Gran parte de lo que sabemos de Ghana proviene de Al-Bakri, un geógrafo musulmán español del siglo XI cuyo Libro de Carreteras y Reinos detalla el funcionamiento del país. El rey y sus consejeros eran no musulmanes que practicaban la religión animista de sus antepasados, aunque para el año 1000 d.C. C. había una gran población musulmana, y muchos de los asesores de Ghana eran islámicos. Al-Bakri explica que la ciudad capital de Ghana, Koumbi Saleh, consistía en “dos pueblos tendidos en una llanura”. Una de estas ciudades estaba habitada por musulmanes y “poseía” doce mezquitas, mientras que la otra, a seis millas de la ciudad musulmana, era la “residencia del Rey”; consistía en un “palacio y varias viviendas en forma de cúpula, todas ellas rodeadas por un recinto fuerte, como una muralla de la ciudad”. La ciudad también contenía una mezquita para “la comodidad de aquellos musulmanes que acudieron a misiones diplomáticas”. En los asuntos judiciales, sobre los que presidía el rey, el juicio fue por prueba, no muy diferente a la técnica utilizada por los reyes medievales europeos. Como también era cierto en los reinos europeos medievales, el monarca controlaba todo el comercio, y la jerarquía social colocaba al rey, a su corte y a los administradores musulmanes en el peldaño superior, seguido de una clase mercantil, y debajo de ellos agricultores, pastores y artesanos. No hay duda en cuanto a la riqueza de los gobernantes de Ghana, como escribió al-Bakri: “Cuando [el rey] sostiene la corte... se sienta en un pabellón alrededor del cual se levantan diez caballos con trampas doradas; a su derecha están los hijos de los jefes del país, espléndidamente vestidos y con el pelo salpicado de oro”.

    Captura de pantalla (197) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Gran Mezquita del Viernes en Jenne | Mansa Musa estableció el control sobre Jenne, y a su regreso de la peregrinación a La Meca, trajo a un arquitecto egipcio de nombre de al-Saheli a quien Mansa Musa pagó para crear mezquitas en varias ciudades; la Mezquita de Oraciones del Viernes fue una de estas. Mansa Musa también construyó un palacio real (o Madugu) en Tombuctú. La mezquita se terminó a finales del siglo XIV/principios del XV. Autor: Departamento de Agricultura de los Estados Unidos Fuente: USDa.gov

    Para el año 1200, el reino de Ghana estaba en declive a medida que la desintegración política vio el surgimiento de varios reinos mezquinos liderados por señores de la guerra. Finalmente, un pueblo, el Mandinka, se afirmó sobre los demás y creó un nuevo reino, Mali, construido sobre los cimientos de Ghana. Los historiadores suelen señalar que la fuerza de Malí radicaba en parte en la llegada al trono de dos poderosos líderes: Sundiata Keita y Mansa Musa. Fue a través de los esfuerzos y el ingenio de estos dos hombres que se creó un reino fuerte y vibrante.

    La fundadora de Mali, Sundiata Keita (1230-1255), gobernó un imperio que era más grande, más exitoso agrícolamente y más rico que Ghana. Técnicamente, Malí era un estado islámico, aunque sus prácticas religiosas mezclaban el Islam y las ceremonias africanas más tradicionales; aunque los líderes participaron en la peregrinación y las oraciones rituales, también siguieron antiguas prácticas paganas de comer carne inmunda, beber bebidas fuertes, autofabasamiento antes el gobernante, y “escasa ropa femenina”. Sundiata eligió a Niani como la capital de su imperio y antes de su muerte había convertido la ciudad en un importante centro comercial y había expandido su imperio para incluir las ciudades comerciales de Gao, Jenne y Walata.

    La expansión del imperio de Malí continuó bajo el descendiente de Sundiata, Mansa Musa (r. 1312-1337); mansa significa emperador en el idioma de los Mandinka) para incluir Tombuctú y territorio hacia el oeste hasta las costas del Océano Atlántico. El imperio creado por Mansa Musa era el doble del tamaño que Ghana y contenía alrededor de 8 millones de personas. Mansa Musa era diferente de Sundiata en que se convirtió en un devoto musulmán, aunque la mayoría de sus súbditos no lo hicieron. Musa es quizás mejor conocido por su peregrinación del siglo XIV a La Meca (1324-1325) en la que estuvo acompañado por 500 esclavos cada uno con un bastón de seis libras de oro puro y 100 elefantes con 100 libras de oro. Se detuvo en Egipto durante tres meses antes de trasladarse a La Meca y Medina, durante los cuales su visita fue registrada por al-Omari, escriba del sultán egipcio:

    Este hombre, Mansa Musa, extendió sobre El Cairo el diluvio de su generosidad: no había persona, oficial de la corte ni titular de ningún cargo del Sultanato [de Egipto] que no recibiera una suma de oro de él. El pueblo de El Cairo le ganaba sumas incalculables, ya sea comprando y vendiendo o por regalos.

    Durante el reinado de Mansa Musa, Tombuctú se convirtió en un centro de comercio internacional y educación. El rey trajo eruditos árabes a la ciudad, así como arquitectos, astrónomos, poetas, abogados, matemáticos y teólogos. Se establecieron más de cien escuelas y dieciocho universidades (solo para hombres, por supuesto) para estudios islámicos.

    El geógrafo musulmán, Ibn Battuta, visitó Malí durante el reinado despótico del impopular hermano de Mansa Musa, Mansa Sulayman, remarcando que en Malí había “total seguridad en la tierra” ya que la mansa “no muestra piedad a nadie culpable del menor acto [de violencia]”. Los habitantes eran musulmanes piadosos:

    Otra de sus buenas cualidades es su costumbre de vestir prendas blancas limpias los viernes. Aunque un hombre no tenga nada más que una camisa vieja gastada, la lava y la limpia, y la lleva al servicio del viernes. Otro más es su celo por aprender el Corán de memoria. Encadenan a sus hijos si muestran algún atraso en memorizarlo, y no son puestos en libertad hasta que lo tienen de memoria. Visité [al emperador] en su casa el día de la fiesta. Sus hijos estaban encadenados, así que yo le dije: '¿No los dejarás sueltos?' Él respondió: 'No lo haré hasta que aprendan el Corán de memoria. '

    Señala, sin embargo, que la práctica de la desnudez persistió entre las mujeres, a la que él, como musulmán devoto, contemplaba con consternación:

    Entre sus malas cualidades [está] las siguientes: Las sirvientas, las esclavas, y las jovencitas van por delante de todos desnudas, sin un punto de ropa en ellas. Las mujeres entran a la presencia del sultán desnudas y sin coberturas, y sus hijas también van desnudas.

    Como sucedió con otros imperios de la historia, el imperio de Malí dependía de la fuerza y el éxito de la mansa. Al morir Mansa Musa, le siguió su hermano impopular y despótico, a quien a su vez le siguió una serie de gobernantes débiles cuyos reinados fueron efímeros. Durante este periodo, las provincias comenzaron a separarse y poco a poco el Imperio de Malí se desintegró; a mediados del siglo XIV le siguió el tercer gran imperio de África Occidental: el Songhay.

    El imperio del pueblo Songhay tomó los territorios que habían sido controlados por Ghana y Mali y los extendió hacia el este y el norte hasta convertirse en uno de los imperios más grandes de la historia africana. Basando su éxito militar en ejércitos de jinetes montados, los guerreros Songhay tomaron una ciudad de Mali tras otra hasta que a mediados del siglo XV controlaron las importantes ciudades de Tombuctú y Jenna. Como era cierto en Malí, las fuentes de ingresos provinieron del tributo, las granjas reales y los aranceles al comercio. Las exportaciones de mayor demanda fueron similares a las de Malí: oro, marfil y esclavos. Políticamente, Songhay estaba más centralizado que Malí, y con cada territorio tomado, los reyes o caciques locales fueron removidos y reemplazados por gobernadores designados por los emperadores. Un joven viajero que se hacía llamar “Leo Africano” dio a sus lectores una idea de la riqueza de uno de los gobernadores locales, que tenía “muchos artículos de oro y [guarda] una corte magnífica y bien amueblada. Cuando viaja a cualquier parte cabalga sobre un camello que es dirigido por algunos de sus nobles... Atendiéndole siempre tiene tres mil jinetes, y un gran número de lacayos armados con flechas envenenadas”. Aunque en general, mientras las clases dominantes eran muy ricas, la mayoría de los ciudadanos eran “muy pobres”.

    Sudáfrica

    A mediados del siglo XV, la costa oriental de África estaba salpicada de ciudades-estado que no han dejado registros escritos de su historia y sociedad. Las ciudades-estado habían servido como depósitos comerciales ya en el siglo V, y después de la muerte de Mahoma y la difusión del Islam por el norte de África, los comerciantes árabes establecieron pequeñas ciudades, cuyos pueblos locales (llamados los “Zanj” por los árabes) estaban gobernados por reyes locales y practicaban antiguas religiones animistas. A medida que avanzaban los siglos, cada vez más árabes e indonesios se asentaron a lo largo de la costa, creando una cultura llamada “swahili”. A principios del siglo XIV, Kilwa se había convertido en la ciudad más importante de la región, cuya cultura fue descrita con gran detalle por Ibn Battuta:

    [Kilwa] es una gran ciudad en la costa, la mayoría de cuyos habitantes son Zinj [sic], de color negro azabache. Tienen marcas de tatuaje en la cara. Kilwa es una ciudad muy fina y sustancialmente construida, y todos sus edificios son de madera. Sus habitantes se dedican constantemente a expediciones militares, pues su país es contiguo al pagano Zanj. El sultán en el momento de mi visita era Abu'l-Muzaffar Hasan, quien se destacó por sus dones y generosidad. Solía dedicar la quinta parte del botín hecho en sus expediciones a fines piadosos y caritativos, como se prescribe en el Corán, y lo he visto darle la ropa de la espalda a un mendicante que le pidió por ellas.

    Cuando los portugueses llegaron alrededor del Cabo de Buena Esperanza a finales del siglo XV y se encontraron con las sociedades costeras de África Oriental, quedaron asombrados de la riqueza de estas ciudades. Algunas de las ciudades crearon manufacturas para la exportación, mientras que otras se enfocaron en productos naturales como pieles de leopardo, caparazón de tortuga, marfil y oro, así como esclavos.

    Hasta finales del siglo XIX, la sociedad de Sudáfrica conocida como Gran Zimbabue era desconocida para el mundo europeo; en 1867 un explorador alemán llamado Adam Renders se encontró con ruinas que los arqueólogos consideran las ruinas más impresionantes al sur del Valle del Nilo: Gran Zimbabue. La ciudad fue la capital de un vasto imperio que se extendía por Sudáfrica en el siglo I d.C.; continuó prosperando como área productora de oro hasta el siglo XV, cuando debido al agotamiento del suelo no pudo soportar a su gran población.

    Comercio Transatlántico de Esclavos

    Los portugueses comerciaron por primera vez por esclavos africanos en 1441. No crearon la trata de esclavos; los africanos habían tenido esclavos y los comerciaban mucho antes de que los europeos entraran al mercado. Los pueblos africanos de toda África occidental tomaron cautivos en la guerra y mantuvieron esclavos como medio de incorporar extranjeros a la sociedad. Por lo tanto, la esclavitud africana difería mucho de las normas europeas de esclavitud que se establecieron en el Nuevo Mundo. Por ejemplo, los esclavos en África no eran propiedad; conservaban algunos derechos como persona y como individuo. No se heredó la condición de esclavitud; si un esclavo tenía hijos, entonces los hijos nacieron libres. Además, la condición de esclavitud podría no durar toda la vida sino más bien un período de años.

    La trata transatlántica de esclavos surgió con la colonización del Nuevo Mundo. A medida que crecía la necesidad de mano de obra, también lo hizo el comercio. Al principio, algunos europeos intentaron usar la fuerza para adquirir esclavos, pero este método resultó impracticable en cualquier escala. El único método viable era adquirir esclavos a través del comercio con africanos, ya que ellos controlaban todo el comercio hacia el interior. Por lo general, los europeos estaban restringidos a puestos comerciales, o feitorias, a lo largo de la costa. Los cautivos fueron llevados a las feitorias, donde fueron procesados como carga y no como seres humanos. Los esclavos eran mantenidos encarcelados en habitaciones pequeñas y abarrotadas, segregados por sexo y edad, y “engordados” si se consideraban demasiado pequeños para su transporte. Se les marcó para mostrar lo que el comerciante los compró, que se habían pagado impuestos, e incluso que habían sido bautizados como cristianos. La alta tasa de mortalidad de la trata de esclavos comenzó en la marcha forzada a las feitorias y en el encarcelamiento de un esclavo dentro de ellas; la tasa de mortalidad siguió subiendo durante la segunda parte del viaje, el Pasaje Medio.

    Captura de pantalla (198) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Comercio del Triángulo Atlántico | El Triángulo Comercio vinculó a Europa, África y América como parte de un mundo atlántico mayor. Autor: Jon Chui Fuente: Wikimedia Commons Licencia: CC BY-SA 3.0

    El Pasaje Medio, el viaje a través del Atlántico de África a las Américas, comprendía el tramo medio de la red de Comercio del Triángulo Atlántico, que comercializaba productos manufacturados como cuentas, espejos, telas y armas de fuego a África por esclavos. Luego los esclavos fueron llevados a las Américas, donde su trabajo produciría artículos de la última etapa del Comercio Triangular como azúcar, ron, melaza, índigo, algodón y arroz, por mencionar algunos. El Pasaje Medio en sí fue una experiencia infernal. Los esclavos fueron segregados por sexo, a menudo desnudados, encadenados y mantenidos en espacios extremadamente estrechos hasta veintitrés horas diarias; hasta 12-13 por ciento murió durante esta experiencia deshumanizante. Aunque probablemente nunca sabremos el número exacto de personas que fueron esclavizadas y traídas a las Américas, el número es sin duda superior a diez millones.

    Reino de Dahomey

    La era de los descubrimientos trajo muchos cambios a África Occidental. En algunas zonas, la trata de esclavos tuvo el efecto de descomponer sociedades. Por ejemplo, a principios del siglo XIX la gran confederación de estados yoruba comenzó a descomponerse debido a las guerras civiles. Los conflictos se intensificaron a medida que los participantes vendían esclavos para adquirir armas europeas; estas armas se utilizaron luego para adquirir más esclavos, creando así un círculo vicioso. Otros grupos crecieron y ganaron poder por su papel en la trata de esclavos, quizás el más destacado fue el reino de Dahomey en África Occidental.

    El Reino de Dahomey se estableció en la década de 1720. Dahomey se construyó sobre la trata de esclavos; los reyes utilizaron las ganancias del comercio de esclavos para adquirir armas, que a su vez fueron utilizadas para expandir su reino mediante la conquista e incorporación de reinos más pequeños. La mayoría de los esclavos fueron adquiridos ya sea por comercio con el interior o por incursiones en el norte y oeste en Nigeria; Dahomey aprovechó las guerras civiles entre los yoruba para obtener acceso a una fuente lista de cautivos.

    Los agentes comerciales europeos se mantuvieron aislados en el principal puerto comercial de Whydah. Sólo a unos pocos privilegiados se les permitió entrar en el interior del reino para tener una audiencia con el rey; como resultado, sólo unas pocas fuentes contemporáneas describen el reino. Al igual que sus homólogos europeos, el rey de Dahomey era un monarca absoluto, poseía un gran poder en un estado altamente centralizado. Todo el comercio con los europeos era un monopolio real, celosamente custodiado por los reyes. Los monarcas nunca permitieron que los europeos trataran directamente con la gente del reino, manteniendo todas las ganancias para el estado, y permitiendo que este estado altamente militarizado crezca y se expandiera.

    Resumen

    En vísperas del siglo XVI, África era un continente de tremenda diversidad y hogar de cientos de culturas, idiomas y estados políticos. La mayoría de los imperios de los últimos dos siglos estaban en declive, aunque la demanda de sus bienes continuó y las ciudades-estados de África Oriental eran depósitos comerciales viables. Las rutas comerciales transsaharianas, vigentes desde los primeros años de la Era Común, aún vinculaban África Oriental, África Occidental y los sultanatos islámicos en el Norte. No es sorprendente, sin embargo, que las diversas regiones de África experimentaran los cambios traídos por la Era del Descubrimiento de diferentes maneras. África occidental y central fueron muy influenciadas por la trata de esclavos. El Reino de Dahomey es un ejemplo de una de las formas en que los grupos africanos fueron influenciados y participaron tanto en la Era del Descubrimiento como en la trata transatlántica de esclavos.

    La trata transatlántica de esclavos era la porción media de la red de Comercio del Triángulo Atlántico. Al menos diez millones de africanos fueron esclavizados y obligados a hacer el Paso Medio a través del Atlántico hacia el Nuevo Mundo. Las tasas de mortalidad para el Paso Medio promediaron alrededor del 12-13 por ciento.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    La región de África más directamente involucrada en la trata transatlántica de esclavos fue

    1. Norte de África
    2. África Occidental
    3. Sudáfrica
    4. África Oriental
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Verdadero/Falso: El Pasaje Medio formaba parte de la red comercial del Océano Índico.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    ¿Cuál de los siguientes imperios no estaba en África Occidental?

    1. Gran Zimbabue
    2. Ghana
    3. Mali
    4. Songhay
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Gran parte de lo que sabemos sobre las culturas de África Oriental proviene de los escritos de:

    1. Leo Africano
    2. Sundiata Keita
    3. Mansa Musa
    4. Ibn Battuta
    Contestar

    d

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    5. El imperio de Mali fue creado por ¿cuál de los siguientes?

    1. Mansa Musa
    2. Sundiata Kieta
    3. Mansa Suleyman
    4. Leo Africano
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{6}\)

    El Reino de Dahomey controló la trata de esclavos en su región por

    1. negarse a comerciar con nadie más que con los holandeses.
    2. manteniendo a los europeos confinados en el puerto de Whydah.
    3. haciendo que los comerciantes europeos comercien solo con el rey y con ningún otro.
    4. B y C.
    5. todo lo anterior.
    Contestar

    d


    This page titled 2.4: África al inicio de la era del descubrimiento y la trata transatlántica de esclavos is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.