Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

12.8: Conclusiones

  • Page ID
    52584
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Alternativa a los medios

    Escuche una versión de audio de esta página (9 min, 28 seg):

    Las conclusiones fuertes hacen dos cosas: acercan el argumento a un cierre satisfactorio y explican algunas de las implicaciones más importantes. Probablemente te hayan enseñado a reafirmar tu tesis usando diferentes palabras, y es cierto que tu lector probablemente apreciará un breve resumen de tu argumento general: digamos, dos o tres oraciones para trabajos de menos de 20 páginas. Está perfectamente bien usar lo que ellos llaman “metadiscourse” en este resumen; metadiscourse es texto como, “He argumentado que...” o “Este análisis revela que...”. Sigue adelante y usa un lenguaje así si te parece útil señalar que estás reformulando los puntos principales de tu argumento. En papeles más cortos normalmente se puede simplemente reiterar el punto principal sin ese metadiscurso: por ejemplo, “Lo que comenzó como una protesta por la contaminación se convirtió en un movimiento por los derechos civiles”. Si ese es el quid del argumento, tu lector reconocerá un resumen así. La mayoría de los trabajos estudiantiles que veo cierran el argumento efectivamente en el párrafo final.

    La segunda tarea de una conclusión —situar el argumento dentro de implicaciones más amplias— es mucho más complicada. Muchos instructores lo describen como el ¿Y qué? reto. Has demostrado tu punto sobre el papel de la agricultura en la profundización de la Gran Depresión; ¿y qué? No me gusta el fraseo de “y qué” porque poner a los escritores a la defensiva parece más probable inhibir el flujo de ideas que sacarlas a la luz. En cambio, te sugiero que imagines a un lector amable pensando: “Bien, me has convencido de tu argumento. Me interesa saber qué opina de esta conclusión. ¿Qué es o debería ser diferente ahora que su tesis está probada?” En ese sentido, tu lector te está pidiendo que lleves tu análisis un paso más allá. Por eso es difícil escribir una buena conclusión. No solo estás atravesando la línea de meta.

    Entonces, ¿cómo haces eso? Una tesis puede situar una afirmación discutible dentro de implicaciones más amplias. Si ya has articulado una afirmación de tesis que hace eso, entonces ya has mapeado el terreno de la conclusión. Tu tarea entonces es explicar las implicaciones que mencionaste: si la justicia ambiental es realmente el nuevo movimiento de derechos civiles, entonces ¿cómo deberían abordarlo académicos y/o activistas? Si las tendencias agrícolas realmente empeoraron la Gran Depresión, ¿qué significa eso para la política agrícola hoy en día? Si su tesis, tal como está escrita, es de dos pisos, entonces es posible que desee volver a visitarla después de haber desarrollado una conclusión con la que esté satisfecho y considere incluir la implicación clave en esa declaración de tesis. Hacerlo le dará aún más impulso a su papel.

    Veamos las contrapartes finales de las excelentes presentaciones que hemos leído para ilustrar algunas de las diferentes formas en que los escritores pueden lograr los dos objetivos de una conclusión:

    Victor Seet sobre la encarnación religiosa: 1

    La encarnación es fundamental para unir la realidad y la espiritualidad. El concepto demuestra cómo la práctica religiosa sintetiza la experiencia humana en la realidad —mente, cuerpo y medio ambiente— para incrustar una experiencia religiosa cohesiva que pueda recrearse a sí misma. Si bien la religión está ostensiblemente enfocada en un mundo espiritual intangible, sus tradiciones que eventualmente logran el avance espiritual se basan en la realidad. Los textos, símbolos y rituales integrales de la práctica religiosa van más allá del mero hecho de distinguir una fe de otra; sirven para absorber completamente a los individuos en una cultura que sostiene el conocimiento experiencial común compartido por millones. Es importante recordar que los sentidos humanos no actúan simplemente como esponjas absorbiendo información externa; nuestros modelos mentales del mundo están siendo constantemente refinados con nuevas experiencias. Este proceso fluido permite a los individuos acumular gradualmente una riqueza de información religiosa multimodal, haciendo que la representación mental sea hipersensible, lo que a su vez contribuye a las experiencias religiosas. Sin embargo, hay una advertencia importante. Muchas características de las visiones religiosas que se atribuyen a la encarnación también se pueden explicar a través de mecanismos cognitivos menos complejos. La repetición desde las tradiciones religiosas ejercidas tanto física como mentalmente, inculca naturalmente una mayor conciencia religiosa simplemente a través de la familiaridad. Por lo tanto, las experiencias religiosas no son necesariamente causadas por señales incrustadas dentro del entorno, sino que surgen de una fluidez imbuida de temas religiosos. La encarnación propone una conexión entre el cuerpo, la mente y el entorno que intenta explicar cómo se logra la trascendencia espiritual a través de la realidad física. Si bien la cognición encarnada apacigua el conflicto entre ciencia y religión, queda por ver si esta intrincada teoría científica es capaz de perdurar a lo largo de milenios tal como lo han hecho las creencias religiosas.

    El párrafo primero vuelve a tapar el argumento, luego explica cómo la encarnación se relaciona con otros aspectos de la experiencia religiosa, y finalmente sitúa el análisis dentro de la relación más amplia entre religión y ciencia.

    De Davis O'Connell: 2

    Mirando a Abelardo a través de la lente histórica moderna, a muchos historiadores les parece que no encajaba con la definición del siglo XII de hereje en el sentido de que sus enseñanzas no diferían mucho de las de la iglesia. Mews observa que la concepción de Abelardo de la Trinidad era una continuación de lo que los líderes cristianos anteriores ya habían comenzado a reflexionar. Escribe: “Al identificar al Hijo y al Espíritu Santo con la sabiduría y benignidad de Dios, Abelardo simplemente estaba extendiendo una idea (basada en Agustín) que anteriormente había sido planteada por Guillermo de Champeaux”. San Agustín fue visto como una de las principales autoridades cristianas durante la Edad Media y para que Abelardo derivara sus enseñanzas de esa fuente realza su credibilidad. Esto indicaría que aunque Abelardo no era necesariamente hereje por la definición oficial de la iglesia, fue tildado como uno a través de todas las connotaciones sociales y políticas no teológicas que la “herejía” había llegado a abarcar.

    O'Connell, curiosamente, elige un tono académico para la conclusión, en contraste con el tono más jocular que vimos en la introducción. No vuelve a tapar específicamente el argumento sobre la desviación de Abelardo de las normas sociales y las presiones políticas, sino que explica su punto sumativo sobre lo que significa ser un hereje. En este caso, las implicaciones del argumento son todas sobre Abelardo. No hay grandes declaraciones sobre la religión y la sociedad, el oficio de la historiografía, o la política del lenguaje. Aún así, el lector no se queda colgado. No es necesario hacer declaraciones de largo alcance para concluir con éxito un trabajo.

    De Logan Skelly: 3

    Considerando los cientos de millones de años que S. aureus ha ido evolucionando y adaptándose a ambientes hostiles, es probable que los últimos setenta años de uso de antibióticos humanos representen poco más que una molestia menor para estas bacterias. La resistencia a los antibióticos en humanos, sin embargo, contribuye a problemas de salud, económicos y ambientales a nivel mundial. S. aureus resistente a múltiples fármacos ha demostrado ser un patógeno versátil y persistente que probablemente continuará evolucionando mientras se introduzcan presiones selectivas, como los antibióticos, en el ambiente. Si bien los problemas asociados con S. aureus han recibido amplia atención en la literatura científica, ha habido poca resolución de los problemas que plantea este patógeno. Para resolver estos problemas, es esencial que se desarrollen, adopten e implementen en el futuro medidas de control de infecciones y estrategias efectivas de tratamiento a escala mundial, para que se pueda reducir la evolución de la virulencia de este patógeno y controlar su patogenicidad.

    La tesis de Skelly es sobre la necesidad de regular el uso de antibióticos para mitigar la resistencia a los antibióticos. El párrafo final caracteriza la historia evolutiva de los patógenos (sin volver a tapar los específicos) y luego pide una respuesta informada, bien planificada e integral.

    Las tres conclusiones anteriores logran ambas tareas, cerrando el argumento y abordando las implicaciones, pero los autores han puesto un énfasis diferente en las dos tareas y enmarcado las implicaciones más amplias de diferentes maneras. La escritura, como cualquier oficio, desafía al creador a tomar este tipo de elecciones independientes. No hay una receta estándar para una buena conclusión.

    1 Este ejemplo está ligeramente adaptado de un ensayo escrito por un estudiante: Victor Seet, “Encarnance in Religion”, Discoveries, 11 (2012). Descubrimientos es una publicación anual del Instituto Knight para la Escritura en las Disciplinas de la Universidad de Cornell que publica excelentes trabajos escritos por estudiantes universitarios de Cornell.

    2 Davis O'Connell, “Abelardo: Un hereje de una naturaleza diferente”, Descubrimientos 10 (2011): 36-41.

    3 Logan Skelly, “Staphylococcus aureus: La evolución de un patógeno persistente”, Descubrimientos 10 (2011): 89-102.

     

    Ejercicio de práctica

    1. Elija uno de los ensayos cortos sugeridos que se presentan en este libro. Lee todo el ensayo y reflexiona en tu post de discusión sobre la conclusión:
      a) ¿Qué palabras utilizó para repetir la tesis y otras ideas principales? ¿Contuvo demasiado o muy poco resumen de estos para su gusto?
      b) ¿Cómo respondió a la pregunta “¿Y qué?” pregunta y describió algunas implicaciones significativas de las ideas principales del ensayo? ¿Crees que podría haber agregado o aclarado algo para aumentar su impacto en el lector?

    2. Elige un ensayo que hayas escrito en esta u otra clase y reescribe la conclusión para mejorarla de acuerdo a los principios de esta sección. Escribe un párrafo adicional de reflexión sobre cómo la nueva conclusión causaría una impresión más fuerte en los lectores y serviría mejor a tu propósito en el ensayo.

    Atribución

    Adaptado por Anna Mills de Writing in College: De la competencia a la excelencia por Amy Guptill, publicado por Open SUNY Textbooks, licenciado CC BY NC SA 4.0.


    This page titled 12.8: Conclusiones is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Amy Guptill.