Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

6: El Antiguo Cercano Oriente

  • Page ID
    105300
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    In This Chapter

    • 6.1: Sumerio
      Antiguo Cercano Oriente: Cuna de la civilización | Conexiones globales: Los muchos nacimientos de las civilizaciones | Sumero, una introducción | Templo Blanco y Zuggurat, Uruk | Jarrón Warka | Adorador masculino de pie | Sellos de cilindro | Estándar de Ur y otros objetos de las tumbas reales
    • 6.2: acadio
      Akkad, una introducción | Conexiones globales: fundición a la cera perdida | Victory Stele of Naram-Sin
    • 6.3: Babilónico y Neobabilónico
      Babilonia, una introducción | Código de ley Estela del rey Hammurabi | La puerta de Ishtar y el arte y la arquitectura neobabilónicos
    • 6.4: Asiria
      Asiria, una introducción | Lamassu de la ciudadela de Sargón II: una conversación
    • 6.5: Persia
      Persia antigua, una introducción | Persépolis: La sala de audiencias de Darío y Jerjes |


    Introducción: Un jarrón robado regresa a casa

    El jarrón Warka es un recipiente de alabastro de aproximadamente tres pies de altura y 600 libras cubierto de tallas detalladas en relieve, creado aproximadamente al mismo tiempo que los sumerios inventaron la escritura, y uno de los primeros ejemplos de narración en el arte. Su tamaño monumental, tema y motivos sugieren que fue una obra de arte sagrada e importante para la gente de Uruk, y fue un premio de la colección del Museo [Nacional] de Irak, hasta que fue robada.

    Figura\(\PageIndex{1}\): Jarrón Warka, c. 3500-3000 BCE. Alabastro, 105 cm de alto. Museo Nacional de Irak. (Foto: Osama Shukir Muhammed Amin FRCP (Glasg), CC BY-SA 4.0)

    El jarrón Warka se ha convertido en un símbolo de saqueo en museos, un problema que ha plagado al Museo de Irak durante años en torno a los prolongados conflictos armados de la Guerra de Irak. Se trata de una historia de guerra y de robo, conducida tanto por profesionales como por saqueadores novatos. Esta es también una historia de preservación, rescatistas civiles y un regreso a casa de celebración.

    En el caos que rodeó la invasión estadounidense a Irak y la posterior caída de Bagdad en marzo y abril de 2003, se estima que se robaron de la colección del Museo de Irak entre 4.000 y 14.000 artefactos invaluables. Esa enorme gama ha cambiado con el tiempo e inicialmente los funcionarios del museo exageraron el número a 170 mil en un intento de engañar a los saqueadores para que pensaran que la gran mayoría de la colección del museo ya había sido robada. La historia del Jarrón Warka, y lo que precisamente le sucedió, también permanece envuelta en misterio.

    Algunos de los robos al museo parecían haber sido realizados por profesionales, y con la ayuda del personal del museo; otros fueron simplemente aplastados y agarrados por gente de la calle. El propio Jarrón Warka fue agarrado y aplastado físicamente; las fotos de después del saqueo muestran su pedestal de madera, con el pie de alabastro de la vasija aún adherida, derribado en el suelo en medio del cristal destrozado de su caja.

    Esto no fue un robo profesional, pero sigue sin estar claro quién se lo llevó: saqueadores oportunistas, o rescatistas ciudadanos, molestos al ver que el museo es robado de sus invaluables e importantes artefactos, y literalmente interviniendo para recoger las piezas. En cualquier caso, el Jarrón Warka, con sus complejas imágenes y grabaciones de la religión y la cultura sumerias, fue devuelto —aunque en pedazos— pocas semanas después durante un periodo de amnistía establecido para incentivar la devolución de importantes obras robadas. Es uno de los 4.000 artefactos estimados que desde entonces han sido devueltos al Museo de Irak, donde conservacionistas profesionales del arte y especialistas en restauración de Europa han trabajado junto a, y entrenado, iraquíes locales en el museo que alberga lo que Neela Banerjee llama “el más colección integral de antigüedades” de una de las cunas de la civilización.

    Esa colección, sin embargo, había sido diezmada no sólo por los destructivos robos de abril de 2003, sino por años de saqueos más ocultos —desde dentro del gobierno iraquí y por los propios funcionarios de los museos—. El arte tiene valor, no solo por lo que nos puede decir del pasado, sino también, como atestiguan los saqueadores profesionales y aficionados del Museo de Irak, por su valor monetario en el mercado, ya sea como artefactos genuinos o falsificaciones inteligentes.

    El arte a menudo también está estrechamente entrelazado con la guerra, ya sea, como en la guerra moderna de Irak, una víctima de la misma, o, como vemos a lo largo de la historia del arte, celebrando victorias. El Jefe de un Gobernante acadio, discutido más adelante en este capítulo, fue mutilado por los enemigos de ese poderoso líder. Tanto la estela acadia de Naram-Sin como la estela babilónica del Código de Ley de Hammurabi fueron tomadas, intactas, como preciado botín de guerra; el primero fue robado en el siglo XII a. C. y el segundo fue saqueado y finalmente redescubierto en 1901. Hoy, ambas estelas viven en el Museo del Louvre, en París, después de ser excavadas por arqueólogos franceses. Para más información sobre por qué hay tantos objetos y artefactos de arte en el Louvre y el Museo Británico, cómo llegaron allí y si deberían ser devueltos, vea la serie curada de artículos de SmartHistory sobre la repatriación, o el regreso de algo a su país de origen: Who Art? Museos y Repatriación.

    Este capítulo proporcionará más información sobre el Jarrón Warka, así como un tesoro de otros artefactos que dan una gran idea del invaluable patrimonio arqueológico del Antiguo Cercano Oriente.

    Figura\(\PageIndex{2}\): Mapa de la Media Luna Fértil. (Adaptado de Nafsadh, CC BY-SA 4.0)

    Historiografía (Historia de la escritura)

    Como señala el doctor Senta German más adelante en este capítulo, la vasta extensión del “Cercano Oriente” ha sido durante mucho tiempo parte del canon histórico del arte occidental, no solo por su proximidad a Europa o a “Occidente”, sino también por el interés occidental por estudiar, conocer y reclamar vínculos con la bíblica “Tierra Santa”, ya que redescubrieron ciudades mencionadas en la Biblia, como Nínive, Ur y Babilonia. De hecho, el celo europeo por la arqueología bíblica del Cercano Oriente fue una fuerza impulsora para gran parte de la arqueología temprana en esta región, casi siempre conducida por académicos europeos externos antes de que las agencias locales se hicieran cargo.

    Terminología

    ¿Al Este de Qué?

    La gran región cubierta en este capítulo a veces se la conoce como el Antiguo Cercano Oriente o Medio Oriente, porque los europeos —en el llamado “Occidente” —nombraron estas áreas en relación con su propia proclamada ubicación direccional. Como se mencionó anteriormente en este libro, los europeos fueron los primeros escritores de la disciplina de la historia del arte, y como tal, reclamaron el arte del Cercano Oriente como parte de la historia del arte occidental, distinguiéndolo del arte de lo que llamaban “el Lejano Oriente” como China, Japón, India, etc.

    La palabra “Mesopotamia” proviene de las antiguas palabras griegas meso y potamos, que significa “entre el río”. Esto se refiere a la ubicación geográfica de la región, situada en los exuberantes valles entre los ríos Tigris y Éufrates ahora en partes de Siria, Turquía, Irak, Irán y Kuwait.

    ¿Quién es civilizado? ¿Qué hace una civilización?

    Tradicionalmente, cuando los estudiosos han estudiado una sociedad humana, analizan diversas características, criterios y desarrollos que ayudan a definirla y diferenciarla como civilización. La palabra “civilización” deriva del vocablo latino civitas, que significa ciudad. En su definición más básica entonces, la civilización suele referirse a una sociedad hecha de ciudades o asentamientos urbanos.

    Como se discutirá más adelante en el capítulo, las civilizaciones tempranas suelen incluir asentamientos, posibilitados por el cambio de un estilo de vida nómada a la domesticación de animales y al desarrollo de la agricultura. Sin embargo, como explica National Geographic, existen algunos problemas históricos con las formas sesgadas y eurocéntricas en las que se utilizó la designación de “civilización” para distinguir algunas culturas de otras.

    ... [E] arly en el desarrollo del término, los antropólogos y otros utilizaron “civilización” y “sociedad civilizada” para diferenciar entre sociedades que encontraron culturalmente superiores (de las que muchas veces formaban parte), y aquellas que encontraban culturalmente inferiores (a las que se referían como culturas “salvajes” o “bárbaras”). El término “civilización” a menudo se aplicaba de manera etnocéntrica, considerándose “civilizaciones” moralmente buenas y culturalmente avanzadas, y otras sociedades moralmente equivocadas y “atrasadas”. Esta historia complicada es lo que hace que la definición de una civilización sea problemática para los estudiosos, y por qué la definición moderna de hoy sigue cambiando.

    Sin embargo, la mayoría de historiadores y antropólogos coinciden en que existen ciertos componentes y criterios que conforman una civilización. Como tal, este capítulo explorará no sólo aquellos “ingredientes” necesarios que conducen a una civilización, sino también los productos que provienen de una.

    Descripción general del capítulo

    ¿Cuáles son los ingredientes de la civilización?

    Este capítulo devuelve a los lectores a la Media Luna Fértil y a la Revolución Neolítica. La Media Luna Fértil se llama así porque es un área en forma de C, en verde en el mapa de arriba, formada a lo largo de los ríos del Tigris, Éufrates y Nilo. El agua de estos ríos, y las plantas y pastos naturales, hicieron de este el lugar ideal para el desarrollo de la agricultura. La agricultura, que se refiere al cultivo de alimentos —en lugar de simplemente reunirlos dondequiera que se pueda encontrar— es uno de los ingredientes clave para el nacimiento de la civilización.

    En la Media Luna Fértil, la gente comenzó deliberadamente a plantar granos y a domesticar animales, lo que condujo a un suministro de alimentos mucho más estable que en el caso de la caza y recolección. Con un suministro de alimentos estable y consistente llegaron otros cambios, entre ellos la especialización de la mano de obra.

    Ahora una parte de la sociedad, en lugar de todos, puede tender a cultivar alimentos, mientras que otras personas podrían asumir otras tareas: hacer edificios, crear cerámica y organizar el comercio, por ejemplo. Otro gran desarrollo que se produce como resultado directo de la agricultura es también un ingrediente clave de la civilización: el desarrollo de la escritura. (Lea el primer artículo para conocer cómo están conectados los dos y cómo la escritura nació de la necesidad económica relacionada con la agricultura).

    Junto con el desarrollo de la agricultura, la especialización del trabajo y el desarrollo de la escritura, hay algunos otros ingredientes —y productos— de la civilización. Una es la creación de arquitectura a gran escala y otra es la estratificación de las clases sociales. Ambos son posibles gracias a una sociedad bien alimentada, que se queda en un solo lugar. Se podría pensar que las personas que cultivaban los alimentos que permitieron a la sociedad prosperar podrían estar en lo más alto de la jerarquía social, pero entonces, como ahora, tienden a permanecer en el fondo, junto con los que hacen el trabajo real de crear edificios y monumentos a gran escala. En la cima, a medida que la sociedad se estratifica, están los gobernantes y líderes religiosos, que, en Mesopotamia, a menudo son indistinguibles.

    Este capítulo explora las diferencias entre los variados imperios y culturas del Antiguo Cercano Oriente y Mesopotamia. Esta región vio una serie de culturas llegando al dominio y luego siendo derrotadas y reemplazadas por los vencedores, solo para que esos vencedores cayeran al siguiente grupo.

    Comenzando en Sumero, el capítulo siguiente se traslada a Akkad, Babilonia, Asiria, y finalmente termina con el Imperio aqueménida o Persa Temprano. Considera específicamente el concepto de civilización, cómo se desarrolló y qué significa para la creación del arte. Se pregunta a los lectores cómo se entrelaza este concepto de civilización con la Revolución Neolítica, discutida en el capítulo anterior, y examina los materiales artísticos, las técnicas, la materia, los estilos y las convenciones desarrolladas en la región llamada el antiguo Cercano Oriente.

    Descripción general de los objetos

    Algunas de las obras de arte que cubrirá este capítulo incluyen una amplia gama de escultura, arquitectura, herramientas de escritura temprana y vasos, entre ellos:

    • los orígenes del lenguaje escrito conocido como cuneiforme, un antiguo sistema de escritura en forma de cuña
    • el jarrón Warka, el jarrón monumental que da una idea de la cosmología sumeria
    • los sellos de cilindro del Antiguo Cercano Oriente, que se utilizaron como firmas únicas y funcionan como una especie de cápsula del tiempo, preservando la estética, los estilos y los motivos populares de la vida del propietario y ofreciendo información sobre el comercio y la religión
    • las excavaciones de Ur, un basurero que se convirtió en un cementerio de élite
    • la intrincada cabeza de bronce de tamaño natural del gobernante acadio
    • la ciudad real de Babilonia, que se convirtió en el asentamiento antiguo más grande de Mesopotamia
    • el Código de Ley Estela del Rey Hammurabi que incluye 300 leyes y tiene más de 4 mil años
    • las intimidantes y monumentales figuras guardianas híbridas a la puerta de Sargón II
    • el imperio persa multiétnico y cómo influyó en las prácticas de conquista griegas posteriores

    Para cuando termines de leer este capítulo sobre el arte más antiguo, deberías poder:

    • Describir el concepto, los “ingredientes” y los productos de la civilización
    • Explicar la importancia de Sumero en el antiguo Cercano Oriente
    • Reconocer lo que la agricultura tiene que ver con el desarrollo de la escritura
    • Discutir la excavación de arte y arquitectura en todo el Cercano Oriente
    • Describir los materiales artísticos, técnicas, temas, estilos y convenciones desarrollados en el antiguo Cercano Oriente

    ¿Quieres saber más?

    Aquí hay algunos recursos adicionales que puede explorar para profundizar en su comprensión del arte discutido en este capítulo.