Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

14: Medieval II- Imperios disputados

  • Page ID
    105214
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    In This Chapter

    • 14.1: Islam medieval ante los mongoles
      Artes del mundo islámico: la época medieval | Artes del califato abasí | Las culturas vibrantes del Occidente islámico, continuaron | La Mezquita de Bāb al-Mardūm | Sinagogas medievales en Toledo, España | La Alhambra | Panel Ghaznavid Dado | Colgante de oro fatimí | Gran Mezquita o Masjid-e Jameh de Isfahán | Dos Figuras Reales
    • 14.2: El Occidente Latino
      Los vikingos | Arte ottoniano, una introducción | El libro evangélico de Otón III | Arte y arquitectura románicos | Rutas de peregrinación y el culto a la reliquia | Iglesia y relicario de Sainte Foy | Saint-Pierre Moissac | Iglesias románicas en Toscana | El tapiz de Bayeaux | El salterio de Utrecht y su influencia | Catedral de Durham
    • 14.3: Bizancio del fin de la iconoclasia a la conquista latina
      Iconos, frescos y mosaicos: La Virgen Odigitria; Iconos Vita; Mosaicos de Santa Sofía; Frescos de Nerezi; Mosaicos de Nea Moni, Hosios Loukas y Daphni | El Renacimiento Macedonio: El Salterio de París, Arte Secular Bizantino Medio | Más allá del imperio de habla griega: Reinos nubios medievales, Rus de Kiev, Cruz -interacción cultural en el período bizantino medio | La cultura visual de la Sicilia normanda: el manto de la coronación | Conexiones globales: El libro de la moral de los filósofos

    Introducción: ¿Imágenes cristianas sobre un buque islámico?

    Figura\(\PageIndex{1}\): Cantina, periodo ayyubí, mediados del siglo XIII (lado abovedado). Latón, incrustación de plata, 45.2 x 36.7 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Museo Nacional de Arte Asiático, aplican condiciones de uso, vía Smarthistory)

    En la Galería Freer del Smithsonian, hay un objeto simplemente llamado “Cantina”. Con su cuerpo redondeado y cuello estrecho enmarcado por asas en bucle, su silueta es notablemente como una cantina moderna, al menos desde el frente. Por un lado, su forma es más inusual: abovedada en un lado, y plana en el otro, con una depresión bien parecida en el centro. Sin embargo, su forma no es lo único inusual al respecto. Hecho de latón martillado y cubierto con una elaborada decoración de incrustaciones plateadas, la cantina pesa más de 10 libras, vacía, no es exactamente una práctica petaca de viaje. Las decoraciones, que combinan imágenes aparentemente cristianas con caligrafía árabe y escenas seculares, profundizan aún más el misterio del propósito, patrón y uso del objeto.

    Figura\(\PageIndex{2}\): Cantina, periodo ayyubí, mediados del siglo XIII (vista de perfil). Latón, incrustación de plata, 45.2 x 36.7 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Museo Nacional de Arte Asiático, aplican condiciones de uso)

    La imagen central en el lado abovedado, contenida dentro de un borde redondo, similar a un meandro, presenta a una mujer sentada en un elaborado trono, sosteniendo a un niño en su regazo. Sobre todo porque ambos tienen halos —este último con una cruz— son reconocibles como la Virgen María y el niño Jesús. Alrededor de él, otros rondels contienen escenas de la vida de Jesús, como la Natividad, la Presentación en el Templo y la Entrada Triunfal a Jerusalén. Sin embargo, otras imágenes en la cantina son claramente más seculares: hombres en una animada cacería con sus aves y perros, y escenas de placeres principescos, como se ve en todo el mundo islámico y en la Sicilia normanda. Las inscripciones en caligrafía árabe otorgan deseos al dueño de riqueza, seguridad y buena fortuna. En el lado plano de la cantina, el anillo exterior de decoración presenta figuras de pie que se asemejan a santos cristianos. A sus pies, jinetes plateados rodean una abertura, empuñando lanzas, espadas y ballestas.

    Figura\(\PageIndex{3}\): Cantina, periodo ayyubí, mediados del siglo XIII (lado abovedado, detalle). Latón, incrustación de plata, 45.2 x 36.7 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Museo Nacional de Arte Asiático, aplican condiciones de uso)

    La cantina probablemente se hizo en Mosul, Siria, entre 1202 y 1250, cuando musulmanes de la dinastía ayyubí gobernaban la ciudad. Debido a que se hizo bajo el dominio musulmán, se ajusta a la definición de arte islámico, a pesar de que cuenta con imágenes utilizadas por los cristianos. Lo mismo ocurre con los manuscritos hechos para los cristianos siríacos que vivieron bajo la misma regla. Este solapamiento —entre arte cristiano e islámico, entre regiones geográficas, y entre imágenes sagradas y seculares— caracteriza gran parte del arte de esta época.

    Una de las razones de esta estética híbrida son los viajes: la peregrinación continuó atrayendo a los fieles a diversos sitios sagrados, los más preciados de los cuales para los cristianos estaban en las llamadas Tierras Sagradas, las partes del Medio Oriente donde Jesús nació, tuvo su ministerio, y murió. La forma de la cantina es similar a (mucho más pequeñas) “matraces de peregrinos”, vasijas utilizadas para transportar líquidos sagrados de sitios venerados en estos viajes de peregrinación, y una teoría es que la cantina se hizo como recuerdo para conmemorar la peregrinación del rico propietario a Jerusalén y sus alrededores.

    Las Tierras Santas no sólo eran sagradas para los cristianos, sin embargo, sino también para judíos y musulmanes; recordemos que la Cúpula Islámica de la Roca en Jerusalén ocupa el sitio del Templo de Salomón, uno de los sitios más sagrados del judaísmo así como un sitio importante en la vida de Jesús. El deseo de los cristianos del Occidente latino de “reclamar” las Tierras Santas a los musulmanes desembocó en una serie de las llamadas guerras santas conocidas como las Cruzadas, a partir de finales del siglo XI. Los cristianos finalmente no tuvieron éxito en mantener el control de Jerusalén a largo plazo, y en el camino, mataron a muchos judíos, compañeros cristianos y musulmanes. No obstante, de esta idea de guerra santa emerge la figura del caballero cristiano, un guerrero que defiende no a su señor señor señor o cacique, sino la gloria misma de Dios. Otra teoría sostiene que la cantina no fue hecha para un peregrino, sino para un cruzado, para quien una “entrada triunfal” a Jerusalén era un objetivo primordial.

    Como se discutió en el último capítulo, existe una superposición significativa entre las tres religiones abrahámicas del judaísmo, el cristianismo y el islam. María y Jesús, que aparecen en la Cantina, son figuras santas que son veneradas en el Corán. Es importante recordar que el arte sagrado islámico, a diferencia del arte secular del mundo islámico, rara vez representa seres animados (personas o animales), considerando que eso es idolatría. La prohibición de representar seres animados en el arte sagrado islámico no se extiende a los objetos seculares, ni a las representaciones figurativas de objetos inanimados como plantas o edificios; recuerdan los motivos de vid y joya que, junto con elementos caligráficos y geométricos, decoran el interior de la Cúpula de la Roca.

    Figura\(\PageIndex{4}\): Cantina, periodo ayyubí, mediados del siglo XIII (lado plano). Latón, incrustación de plata, 45.2 x 36.7 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Museo Nacional de Arte Asiático, aplican condiciones de uso)

    En el lado plano de la cantina, nueve figuras a caballo suenan la depresión central. Llevan lanzas o ballestas, y se sientan a hordas de caballos muy cubiertos. Los estudiosos anteriores los identificaron como cruzados, lo que está en consonancia con las imágenes ostensiblemente cristianas en otras partes de la cantina. Más recientemente, sin embargo, David Nicolle, historiador de la guerra medieval, ha argumentado que estas imágenes en cambio ilustran con precisión el equipo y las técnicas utilizadas por los ayyubíes, de acuerdo con las inscripciones árabes en la cantina. Para los historiadores del arte Heather Ecker y Teresa Fitzherbert, independientemente del grupo que se retrate, las figuras “sugieren los ideales de los santos guerreros venerados por cruzados y musulmanes por igual como partidarios en la batalla continua del bien contra el mal y la búsqueda de la salvación”. Nuha Khoury ha señalado que un texto islámico popular durante las Cruzadas, llamado Los méritos de Jerusalén, tiene a Jesús buscando ayuda ayyubí para librar a su ciudad de cruzados. Propone que la Cantina y objetos afines con imágenes tal vez derivados de fuentes siríacas cristianas puedan leerse como parte de la contra-cruzada que unió a cristianos y musulmanes de Tierra Santa. A lo largo de este capítulo, habrá numerosos ejemplos de arte que documentan visualmente la influencia que varios grupos tienen entre sí, a medida que sus culturas entran en contacto, a veces violentamente, pero a menudo también pacíficamente.

    Figura\(\PageIndex{1}\): Cantina, periodo ayyubí, mediados del siglo XIII (detalle, banda alrededor del lado de las cúpulas). Latón, incrustación de plata, 45.2 x 36.7 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Museo Nacional de Arte Asiático, aplican condiciones de uso)
    Conexiones globales: comedores

    Un objeto muy parecido a la cantina que abre este capítulo debió haber llegado a China, donde inspiró otra cantina imprácticamente grande, esta hecha en porcelana. Las conexiones entre el mundo islámico y China, a través de la Ruta de la Seda, fueron particularmente fuertes. Esta cantina de porcelana muestra visualmente las conexiones híbridas y las influencias transculturales entre China y el mundo islámico en múltiples frentes.

    Figura\(\PageIndex{5}\): Cantina, dinastía Ming, principios del siglo XV, vajilla Jingdezhen, porcelana con pigmento de cobalto bajo esmalte incoloro, China, provincia de Jiangxi, Jingdezhen, 46.9 × 41.8 × 21.3 cm. Freer Gallery of Art, Smithsonian Institution, Washington, D.C. (Foto: Freer Gallery of Art, aplican condiciones de uso)

    Como describe el Museo Nacional de Arte Asiático, la estrella de ocho puntas que aparece en el centro de la cantina de porcelana es un símbolo de uso frecuente en el arte islámico, aquí apropiado con fines estéticos. Y aunque la forma, el tamaño y el diseño de la cantina probablemente se copiaron de una cantina como la cantina Freer, comentada anteriormente, el museo escribe que “la técnica utilizada para crear esta cantina refleja su origen en China. El material de porcelana blanca decorada con diseños de cobalto (azul) fue un invento chino. El peso pesado de la cantina parece sugerir que fue hecha con fines decorativos u ornamentales más que para llevar realmente agua. Puede haber sido colgado en la pared o colocado sobre una superficie plana en la residencia de un patrón rico”.

    Historiografía (Historia de la escritura)

    Como se discutió en el último capítulo, hay muchas formas posibles de acercarse al arte de la Edad Media, y la historia no cae naturalmente en capítulos distintos. Los textos de encuestas de historia del arte a menudo abordan el arte de Bizancio y del Islam por separado, que tiende a privilegiar las culturas del norte y oeste de Europa sobre sus vecinos. En cambio, este libro de texto trata cronológicamente la Edad Media, dividiendo el período en Medieval Temprano, Medio y Posterior y abordando no solo el norte y el oeste de Europa, sino desarrollos e intercambios concurrentes hacia el sur y el este. Este, el segundo de estos tres capítulos, aborda el arte del Imperio Bizantino Medio, los períodos califato abasí, ottoniano y románico, así como el arte de las Cruzadas. Se ha hecho un esfuerzo por equilibrar la atención prestada a cada una de estas culturas separadas pero interconectadas.

    Como recordatorio, esta es la forma en que se desglosan los tres capítulos medievales:

    Contenido en Capítulos 13-15

    Capítulo

    13

    14

    15

    Título

    Medieval I: La reorganización del mundo romano y el ascenso del Islam

    Medieval II: Imperios disputados, cristianos e islámicos

    Medieval III: Reorganización del Oriente

    Fechas

    333-843

    843-1260

    1260-1453

    Material cubierto

    • Bizancio temprano
      • Introducción/La vida de Jesús y María
      • Manuscritos y miniaturas de marfil
    • El Periodo Migratorio
      • Anglosajón
      • Vikingos
      • Insular
    • El mundo islámico primitivo
      • Introducción al Islam
      • Arquitectura de Mezquita
      • Omeya
      • Abasí
      • El Occidente Islámico
    • Carolingio
    • Islam fracturado
      • Fatimid
      • Selyúcida
      • Mameluco
      • Ghaznavid
    • El Occidente Islámico, cont.
      • El Occidente Latino
      • Vikingos, cont.
      • Ottoniano
      • Peregrinación
      • Románico
    • Bizancio del fin de la iconoclasia a la conquista latina
      • Iconos, frescos y mosaicos
      • Renacimiento macedonio
      • Reinos medievales nubios
      • Rus de Kiev'
      • Norman Sicilia
    • Ilkhanid
    • Timurid
    • Mameluco
    • Bizantino tardío
    • África Oriental Cristiana

    ¿Iconoclasia islámica?

    A veces se afirma erróneamente que el Islam no permite imágenes de personas, o carece por completo de una tradición de imaginería figurativa. Si bien el arte en contextos sagrados, como los coranes y las mezquitas, rara vez contiene imágenes de seres animados (personas o animales), el arte secular del mundo islámico abunda en esas representaciones. Los lectores ya se han encontrado con la estatua de un califa en Khirbet al-Mafjar y figuras montando y escalando en marfileras de palacios musulmanes en España. Otros ejemplos de imágenes figurativas incluyen las primeras monedas omeyas con imágenes de los gobernantes, ilustraciones de humanos y animales en manuscritos árabes tempranos y lustre abasí que representa a personas. Como explica Christiane Gruber: “El Corán no prohíbe la imaginería figurativa. Más bien, castiga el culto a los ídolos”. Se han producido episodios de iconoclasia tanto en el Islam como en el cristianismo, y los esfuerzos por eliminar imágenes de personas particulares tienen una historia más antigua, incluyendo la damnatio memoriae romana y el intento de borrar Hatshepshut de la historia egipcia.

    Terminología

    Saxon, en este capítulo, se refiere a un grupo de personas que viven en lo que hoy es Alemania más que a sajones discutidos en el capítulo 13. Ambos grupos se originaron en la misma zona del norte de Alemania.

    Ottoniano se refiere al reino establecido por Otón I en 936 y reconocido por el papa en 962 como el Sacro Imperio Romano Germánico.

    En este capítulo, también leerás sobre peregrinos y peregrinaciones, refiriéndose a personas que realizan viajes religiosos, a menudo a sitios religiosos en ciudades lejanas. El viaje en sí, a menudo largo y arduo, contribuye al crecimiento personal y espiritual del viajero. Como se exploró anteriormente, la Cantina Libre podría haber sido un elaborado recipiente hecho tanto para conmemorar una peregrinación como para permitir al propietario regresar a casa con líquidos sagrados de un sitio sagrado.

    Descripción general del capítulo

    En este capítulo se presentan objetos y edificios hechos a través de un vasto terreno, que abarcan tan alejados entre sí como las Islas Británicas y Afganistán; España e Irán; y Egipto y Noruega. Las diferencias religiosas y lingüísticas son tan amplias como la grieta en la geografía. El mundo islámico se extendía desde lo que hoy es España hasta la India, incluyendo la costa este de África además de la costa sur del Mediterráneo y, en ocasiones, grandes islas como Sicilia. El mundo cristiano también era grande, llegando desde Islandia hasta Etiopía. Tanto en el mundo cristiano como en el islámico de este periodo, las divisiones políticas y sectarias son más fáciles de definir que en la Alta Edad Media.

    Divisiones islámicas

    Tan pronto como el Islam se extendió fuera de Arabia, atrajo a adherentes plurilingües, pero no es hasta la dinastía abasí que otras lenguas —especialmente el farsi, la lengua de Persia— comenzaron a utilizarse en el gobierno y la literatura, aunque nunca para el Corán. Aparecieron grandes fisuras políticas y sectarias. La dinastía omeya, depuesta por los abbasíes en la mayor parte del mundo islámico, sobrevivió en España. Ambos eran musulmanes sunitas. Los fatimíes en Egipto fueron los primeros gobernantes chiítas poderosos.

    Divisiones Cristianas

    En la esfera cristiana, Europa al oeste del Adriático utilizó el latín como lengua de la iglesia y, a menudo, de la ley. La iglesia latina reconoció al Papa como su líder.La Biblia y la liturgia se habían traducido al latín en la Alta Edad Media, y la iglesia insistió en su uso, más que el de cualquiera de las muchas lenguas locales. En contraste, el Imperio Bizantino de habla griega siempre aceptaba las lenguas locales para uso religioso. Los coptos, los cristianos sirios, los armenios, los georgianos y otros siguieron usando sus propios idiomas y alfabetos. Algunos cristianos que vivían bajo el dominio musulmán comenzaron a usar el árabe para sus textos cristianos. La difusión de nuevos alfabetos y nuevas traducciones continuó a medida que los misioneros idearon alfabetos para las lenguas eslavas en el siglo IX. Los patriarcas encabezaron la iglesia, uniéndose para resolver cuestiones, aunque en la práctica las estrechas conexiones con la corte imperial le dieron más poder al Patriarca de Constantinopla. Divisiones que datan del siglo V dividieron a cristianos armenios, coptos, etíopes y algunos sirios de la iglesia ortodoxa. Para el siglo XI, las iglesias latina y griega se oponían firmemente a las creencias de la otra sobre el Papa. En 1204, los cruzados capturaron Constantinopla.

    Eras Cristianas

    Los productos del Imperio Bizantino desde 843 (cuando terminó la iconoclasia) hasta 1260 (cuando terminó la ocupación cruzada de Constantinopla) generalmente se califican como bizantinos medios. Este fue un período de relativa estabilidad, durante el cual la influencia bizantina se extendió entre los eslavos hacia el norte y oeste, abrazándolos en una cosmovisión en la que el cristianismo era el conducto de conexiones con el mundo grecorromano, especialmente en el arte. Estas fechas abarcan aproximadamente un período de expansión y confianza en el Occidente Latino, ya que los vikingos adoptaron el cristianismo (convirtiéndose en los nórdicos en Escandinavia y los normandos en otros lugares), Otto y sus descendientes se organizaron en un nuevo Sacro Imperio Romano Germánico, la peregrinación floreció en Inglaterra y lo que hoy es Francia y noroeste de España, y los ejércitos se formaron en cruzadas para reconquistar tierras en poder del Islam.

    Diversidad islámica

    Una fructífera fragmentación del dominio islámico caracteriza aproximadamente el mismo período en el mundo islámico. Con el derrocamiento abasí de la dinastía omeya en 750, la diversidad étnica, filosófica y lingüística se expandió en tierras musulmanas. En lugar de las élites predominantemente omeyas árabes, las elites abasí incluían poblaciones locales en Egipto y Siria. Trasladaron su capital hacia el este, creando la ciudad de Bagdad, una ciudad de bibliotecas donde los estudiosos fusionaron el pensamiento árabe con las tradiciones culturales de Grecia, India y Persia. Lo que hoy es España y Portugal se mantuvo bajo el control omeya, y otros estados islámicos surgieron en Asia central. Los turcomanos islámicos emigraron fuera de Asia central, adoptando el persa como idioma administrativo y finalmente gobernando gran parte de lo que habían sido las provincias orientales del Imperio Bizantino bajo lo que se llamaba el Sultanato del Ron (Roma). Esta Edad de Oro del Islam terminó en 1258, cuando los ejércitos mongoles saquearon Bagdad. Lo que entonces apareció como un desastre absoluto para el Islam tuvo un efecto muy diferente a partir de 1305, cuando los mongoles en tierras islámicas y vecinas eligieron el Islam como su religión.

    Descripción general de los objetos

    Este capítulo trata de culturas que están a la vez en comunicación y conflicto entre sí, todas esforzándose por presentarse como las más poderosas, las más aprendidas y las más piadosas. Los cristianos utilizaron imágenes religiosas para reforzar y difundir los principios de la fe. Relicarios ornamentados con incrustaciones de materiales preciosos, esculturas de piedra en fachadas de iglesias, mosaicos masivos y relucientes e íconos portátiles, transmitieron el poder y el mensaje del cristianismo, en competencia, y a veces en diálogo, con su poderoso rival, el Islam. Por su parte, el Islam continuó propagándose rápidamente dentro y más allá de Oriente Medio, con líderes construyendo mezquitas y madrazas masivas. La ciudad de Bagdad, capital del califato abbassid, se convirtió en la ciudad más grande del mundo, centro de becas y estudios además de lujo. Los temas tratados en este capítulo incluyen:

    • Cuatro salteros que muestran formas muy diferentes de relacionar los salmos hebreos con el cristianismo: Los salterios de París, Khludov, Eadwine y Melisende.
    • Probablemente el palacio más admirado de la Edad Media, la Alhambra, y decoraciones de tres palacios muy diferentes: la Capilla Palatina de Roger de Sicilia, un palacio selyúcida y uno en Afganistán.
    • Iglesias y mezquitas con tallas inventivas tanto por dentro como por fuera en Durham, Inglaterra; Toledo, España; Hosios Loukas, Grecia
    • Magníficos mosaicos en Santa Sofía, Constantinopla y en las iglesias monásticas de Daphni y Quíos; La Gran Mezquita de Isfahán, Irán; y las iglesias normandas de Sicilia
    • Frescos en San Clemente, Cataluña; San Panteleimon, Nerezi, Macedonia del Norte

    Para cuando termines de leer este capítulo, deberías poder:

    • Explicar la importancia de Bagdad y el interés árabe en el aprendizaje preislámico
    • Dar ejemplos de tradiciones arquitectónicas y conexiones en el arte islámico y la arquitectura de todo el norte de África, Oriente Medio y Al-Andalus
    • Compare cómo las mezquitas hipóstilas y cuatro iwan, las sinagogas castellanas y las iglesias románicas de peregrinación acomodaron las necesidades de sus respectivas congregaciones
    • Identificar las partes de un portal románico y comparar diferencias de representación entre el tímpano de Conques y Moissac
    • Compara los estilos y el contenido de los salteros de Utrecht, Edwine y París
    • Esbozar argumentos bizantinos a favor y en contra del uso de imágenes religiosas
    • Compara una representación del emperador en un mosaico bizantino medio con la de San Vitale
    • Describir cómo el arte bizantino medio representa a Cristo y/o figuras de autoridad

    ¿Quieres saber más?