Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

7: Antiguo Egipto

  • Page ID
    105250
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    In This Chapter

    • 7.1: Antiguo Egipto (Introducción)
      Antiguo Egipto, una introducción | Egipto en África: ¿Cuál era la relación entre los egipcios y otros africanos?” | Arte Antiguo Egipcio | La Piedra Rosetta
    • 7.2: Periodos Predinásticos y Dinásticos Tempranos
      Paleta del Rey Narmer
    • 7.3: Reino Antiguo
      Grandes pirámides de Giza | Conexiones globales: megalitos en movimiento | Pirámide de Kafre y la Gran Esfinge | Rey Menkaure (Micerino) y Reina | Escribano sentado
    • 7.4: Reino Medio
    • 7.5: Nuevo Reino
      Templo de Amun-Re y el Salón Hipostyle en Karnak | Valle de los Reyes | Templo Mortuorio de Hatshepsut | Conexiones globales: Complejos funerarios monumentales | Pinturas de la Capilla Tumba de Nebamun
    • 7.6: Amarna
      Altar de la casa que representa a Akhenatón, Nefertiti y tres de sus hijas | Retrato Cabeza de la reina Tiye | Busto modelo de Nefertiti
    • 7.7: Nuevo Reino, reanudado
      Tumba de Tutankamón (Ataúd más interior y máscara de la muerte) | El juicio de Hunefer en presencia de Osiris
    • 7.8: La antigua Nubia y el Reino de Kush
      Antigua Nubia y Reino de Kush | Rey Piye y Kushita Control de Egipto | Periodo merótico del Reino de Kush

    Introducción: El poder de la imaginería; intimidación y destrucción

    En el antiguo Egipto, el arte no se hacía por el bien del arte; servía a un propósito mucho más elevado. Las imágenes representaban rituales religiosos y creencias importantes, imbuyendo al arte con poder más allá de las imágenes mismas. El arte llevaba consecuencias tanto en la vida como en el más allá, en el más allá. El arte egipcio más conocido se hizo para ayudar en ceremonias y rituales privados, y para acompañar a la gente al más allá a través de la arquitectura de ricos complejos funerarios. Las inscripciones en relieve en los templos registraron importantes creencias religiosas y las estatuas sirvieron como intermediarios físicos entre humanos, reyes y dioses.

    Pero las imágenes también podrían llevar el poder de diferentes formas, más amenazantes en el mundo de los vivos. Veinte años después del reinado de 25 años de una mujer rey llamada Hatshepsut (Figura\(\PageIndex{1}\)) —uno de los más inéditos e impredecibles del antiguo Egipto— sus sucesores masculinos derrumbaron o volvieron a tallar los rasgos de sus estatuas, recortaron sus retratos en relieve y jeroglíficos, y aniquilaron casi todos representaciones de ella en el registro histórico. ¿El recuerdo físico de esta poderosa mujer rey era tan amenazante para sus sucesores que tuvieron que eliminar su inquietante amenaza destruyendo todas las menciones de Hatshepsut, tanto verbal como visualmente? ¿Fue este un ejemplo temprano de misoginia en reacción a la coronación y reinado pacíficos de una mujer? ¿Hatsheptsut fue visto más tarde como una aberración peligrosa para la sucesión consistente de gobernantes masculinos de Egipto? ¿O era algo diferente en juego?

    Figura\(\PageIndex{1}\): Hatshepsut, c. 1473-1458 BCE. Caliza indurada. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Foto: Postdlf, CC BY-SA 3.0) En esta escultura sentada, Hatshepsut, representado aquí con rostro y figura femeninas, lleva el tradicional tocado nemes del gobernante, pero no la barba real. Otras imágenes de ella como faraón la muestran con características más masculinas, entre ellas la barba tradicional.

    La gran Hatshepsut era un rey egipcio en la XVIII Dinastía, y a través de toda la antigüedad, fue la única mujer que se elevó al poder durante un tiempo de paz. Kara Cooney (autora de una fascinante biografía sobre Hatshepsut) explica que, gramaticalmente, “[i] no es preciso llamar a Hatshepsut reina, a pesar de la comprensión inglesa de la palabra; una vez que tomó el trono, Hatshepsut solo podría llamarse rey”. Cooney continúa describiendo cómo en el antiguo Egipto, la misma palabra “reina” solo existía en relación con un hombre (como la “mujer del rey”) y esto no era exacto para Hatshepsut ya que actuaba y gobernaba de manera independiente y sin existir en relación o servicio de un hombre.

    Curiosamente, las representaciones físicas de Hatshepsut, estética y estilísticamente, parecían seguir o imitar estos cambios gramaticales en el género también. Las representaciones estatuarias de Hatshepsut antes de su coronación la mostraban como una mujer egipcia iconográficamente tradicional, con un vestido con pechos visibles. Pero después de convertirse en rey, la mayoría de las veces la representaban con más de los adornos tradicionales de reyes masculinos anteriores, enfatizando las cualidades masculinas como ensanchar sus hombros, estrechar sus caderas y borrar sus pechos. No obstante, también hubo raras ocasiones en las que se presentaba tanto como masculina como femenina; a veces estatuaria mostraba sus pechos desnudos vistiendo lo que se consideraba insignias masculinas. También siguió acudiendo por su nombre femenino (Hatshepsut significa “las Mujeres Mayores Noble”) y usando “ella” y “sus” pronombres en escritos contemporáneos, mientras que a propósito también usa el título de rey, tradicionalmente reservado solo para hombres.

    Arquitectónicamente, sus enormes complejos de templos en Karnak dieron forma y cambiaron la arquitectura real, tanto en ese momento como en las próximas décadas. Ella transformó las estructuras existentes de ladrillo de barro, reconstruyéndolas en arenisca y agregando lujosos adornos arquitectónicos, ricos materiales, impresionantes obeliscos de granito rojo, estatuas imponentes y columnas masivas y repetitivas.

    Sin embargo, a pesar de sus grandes logros como rey y de las formas creativas en que representaba su lado masculino para ajustarse a su papel real —o quizás por todo esto— sus sucesores vieron como un imperativo destruir sus monumentos e imágenes como para destruir su existencia e historia. Cooney argumenta,

    La civilización antigua no sufrió que una mujer gobernara, por mucho que se conformara a los sistemas religiosos y políticos; por mucho que atribuyera su gobierno a la voluntad de los propios dioses; por mucho que cambiara su forma femenina en ideales masculinos. Su gobierno fue percibido como una complicación por gobernantes posteriores —loables pero culpables, conservadoramente piadosos y sin embargo audazmente innovadores— matices que los dos reyes que gobernaron después de ella reconciliaron solo a través de la destrucción de sus monumentos públicos.

    Los egipcios eran guardianes de registros detallados, y creían en el poder de las imágenes. Una escultura podría proporcionar un hogar secundario después de la muerte, junto con el cuerpo momificado, para el ka, o espíritu inmortal. El daño a una escultura fue visto como una alteración de su funcionalidad, razón por la cual las estatuas ka de los gobernantes a menudo se esculpieron de piedra dura y con pocas proyecciones, lo que llevó a un sentido literal y estético de longevidad y permanencia. De hecho, la notable consistencia del arte egipcio en sí mismo resalta esa sensación de longevidad y permanencia, especialmente cuando se trataba de sus gobernantes divinos. Las esculturas de Hatshepsut como rey, con la distintiva barba falsa, rasgos idealizados y un físico fuerte y juvenil se asemejan tanto a Narmer, el primer rey unificador de Egipto desde aproximadamente 1500 años antes, como a Tutankamón, que reinó 200 años después de la muerte de Hatshepsut. La agresiva purga del registro de las imágenes de Hatshepsut como rey femenino puede dar una pista de lo importante que era para la realeza egipcia mantener esa tradición conservadora.

    Agradecidamente, quedaron pistas que todavía están ayudando a los estudiosos a dar sentido a los fragmentos restantes, incluido un obelisco masivo en el Templo de Amun-Re en Karnak que era demasiado grande para destruirlo, y en cambio simplemente estaba amurallado. Que los vestigios físicos del reinado de Hatshepsut fueran vistos como tan amenazantes, exasperantes o desviados que deben ser destruidos cuenta su propia historia del arte egipcio, del imaginario real, y del poder duradero de una imagen.

    Este capítulo explora la importancia perdurable de las imágenes y las imágenes en el arte egipcio, particularmente de estilos e iconografía que abarcan miles de años, todo ello conservando una consistencia bastante rigurosa. Parte del atractivo del arte egipcio ahora es que la cultura egipcia antigua es omnipresente, está en todas partes, ya sea en referencias estéticas atemporales, menciones de la cultura popular, o la tecnología e inventos que fueron pioneros para la sociedad moderna, como su dominio de la fabricación de metal y vidrio o en mover el agua a través canales de riego y canales.

    Historiografía (Historia de la escritura)

    Egiptología Antes de la Piedra de Rosetta

    Mucha gente ha oído hablar de la Piedra Rosetta, o al menos está familiarizada con el nombre, debido a la compañía de software actual que ayuda en la enseñanza de idiomas extranjeros. No obstante, la Piedra Rosetta, por la que se nombra a la empresa, ocupa un lugar muy importante en la historia y en la disciplina de la egiptología. Esta piedra, encontrada en 1799, ayudó a egiptólogos y lingüistas a descifrar el código para entender la escritura jeroglífica, que se extinguió en Egipto durante el siglo IV d.C.

    La gran roca de granodiorita negra mide aproximadamente 44 pulgadas de alto y 30 pulgadas de ancho y contiene un decreto real inscrito en su superficie alisada en tres formas: jeroglífico egipcio, demótico egipcio y griego. Debido a que la roca contenía tres versiones del mismo decreto, la Piedra Rosetta llevó al desciframiento de jeroglíficos. (Lea más sobre los lenguajes dinámicos del Antiguo Egipto en “Multilingüismo a lo largo del Nilo”.)

    No se puede subestimar la importancia del descubrimiento de la Piedra de Rosetta para el campo de la egiptología. Recuerda que antes de que se descifraran los jeroglíficos, los egiptólogos básicamente estaban adivinando a qué se referían. El descifrado de jeroglíficos cambió la comprensión mundial de la sociedad egipcia, ya que una escritura antigua y desconocida se volvió repentinamente comprensible y traducible, contribuyendo a un conocimiento creciente de rituales, historia, sucesión política y cambios culturales registrados en templos y complejos funerarios en todo Egipto. A pesar de los llamados a su repatriación, la Piedra Rosetta se encuentra en el Museo Británico y es una de las posesiones más preciadas de su colección.

    Egipto en el contexto (y en el continente) de África

    Tradicionalmente en la disciplina de la historia del arte, Egipto se estudia como antecesor del arte y la cultura griega, romana y europea. En efecto, Egipto jugó un papel importante en el antiguo mundo mediterráneo, con vínculos particularmente fuertes e influyentes con los griegos, los romanos y los asirios. Al considerarlo como parte de una tradición europea, los historiadores del arte lo han aislado del estudio del arte de África, a pesar de que Egipto se encuentra en el continente africano y puede ser estudiado en relación con, en consideración, y en contexto con sus vecinos.

    Parte de este enfoque aislacionista y eurocéntrico para separar la historia de Egipto de la del continente africano surgió de una creencia racista de que los africanos (subsaharianos) eran inferiores e incivilizados, y por lo tanto no podrían haber producido una civilización tan sofisticada. (¿Recuerdas en el capítulo 5 cuando los arqueólogos europeos no podían creer que las pinturas rupestres en Namibia fueran pintadas por africanos?) Por lo tanto, separar la cultura egipcia antigua del estudio de la cultura y las civilizaciones africanas también ayudó a justificar la violenta e inhumana trata transatlántica de esclavos.

    En los siglos XIX y XX, académicos, activistas y líderes políticos de la diáspora africana defendieron el panafricanismo, un movimiento para unificar política y culturalmente a las personas de ascendencia africana. Algunos de estos estudiosos, como Cheikh Anta Diop, también miraron hacia atrás a Egipto para establecer conexiones entre Egipto y el resto del continente africano, reclamando el arte egipcio como elemento clave y símbolo de la identidad panafricana y diáspora. En 2021, el Museo Metropolitano de Arte curó una muestra titulada El origen africano de la civilización, reconociendo el “llamado visionario de Diop para reconocer el papel fundamental de África en los principales desarrollos culturales” al presentar arte tanto de sus colecciones del Antiguo Egipto como del África subsahariana juntos por primera vez.

    Figura\(\PageIndex{1}\): Fred Wilson (estadounidense, nacido en 1954). Área Gris (versión Marrón), 1993. Pigmento, yeso y madera, Total: 20 x 84 pulg. (50.8 x 213.4 cm). Museo de Brooklyn, Legado de William K. Jacobs, Jr. y legado de Richard J. Kempe, por intercambio, 2008.6a-j. © Patrimonio de artista o artista, cortesía del Museo de Brooklyn.

    Artistas modernistas, como el pintor sudanés Ibrahim El-Salahi y el artista multimedia etíope Skunder Boghossian, hicieron arte inspirado en su herencia e identidad nacional, llamando la atención sobre el panafricanismo y los movimientos poscoloniales a través de sus artes visuales. Y la tradición continúa. Más recientemente, artistas contemporáneos de la diáspora africana, como la artista musical estadounidense Beyoncé, el fotógrafo etíope estadounidense Awol Erizku, el grafitero egipcio Zeft, y los artistas visuales estadounidenses Fred Wilson y Umar Rashid, han recuperado y repopularizado imágenes famosas e icónicas de Nefertiti y otro conocido arte egipcio, reclamándolo con fuerza y devolviéndolo de nuevo al canon histórico del arte de la diáspora africana. (Lea más sobre estos artistas en las lecturas opcionales sugeridas).

    Más adelante en este capítulo, un extracto de la exhibición del Museo de Brooklyn Egypt Reborn: Art for Eternity analiza estas ideas y la erudición más a fondo. Adicionalmente, este capítulo incluye la historia del antiguo Reino Nubio de Kush con el fin de establecer más paralelismos entre Egipto y antiguas civilizaciones vecinas en África, como Nubia (en el actual norte de Sudán y Egipto). Por último, este capítulo también reconoce la erudición que vincula aspectos importantes de la cultura egipcia, como la devoción ancestral, la realeza divina y la celebración de las reinas madres, con un sistema social más amplio y tradicional común entre las diferentes sociedades, reinos y países africanos.

    Descripción general del capítulo

    La historia del antiguo Egipto está marcada por tres reinos principales, con sostenes en cada extremo, y unos pocos llamados “períodos indeterminados” en el medio. Este capítulo inicia con el periodo Pre- y Dinástico Temprano antes de sumergirse en el Antiguo Reino, que vio la creación de las Grandes Pirámides en Giza. A continuación, el capítulo toca brevemente el Reino Medio antes de aterrizar en el Nuevo Reino, un período de 500 años conocido por figuras tan notables como Hatshepsut y Tutankamón (o “Rey Tut”). Durante el Nuevo Reino, también hubo un blip muy breve, pero artísticamente- y socialmente atrevido, en la religión y posterior estilo estético, llamado el período Amarna. En el primer milenio a. C., el poder de Egipto se desvaneció. Una serie de potencias extranjeras ocuparon Egipto, que cayó bajo el control de Alejandro Magno y eventualmente, tras la muerte en el 30 a. C. de la última reina egipcia, Cleopatra, de Roma.

    A continuación se muestra una línea de tiempo condensada de los reinos y los períodos finales de la historia del antiguo Egipto:

    • Periodo predinástico: c. 3500 a. C.
    • Antiguo Reino: c. 2649-2150 BCE
    • Reino Medio: c. 2030-1640 BCE
    • Nuevo Reino: c. 1550-1070 a. C.
      • Periodo Amarna: c. 1350 a. C. (el corto periodo de 17 años durante el cual los estilos cambiaron drásticamente)
    • Período Tardío: c. 712-332 a. C. (una serie de gobernantes extranjeros, incluidos los nubios, libios y persas)
    • Periodo Ptolemaico: c. 332-30 a. C. (regla final de los grecorromanos)

    Este capítulo comienza con la unificación del Alto y Bajo Egipto en el período predinástico, alrededor del 3500 a. C., y abarca el material hasta finales del siglo I a. C. Al observar la famosa Paleta predinástica de Narmer y la fachada del monumental Templo de Edfu, los espectadores ven sorprendentes similitudes, entre ellas las proporciones y presentación de las figuras y la pose “golpeadora” del gobernante en cada una. Esto es notable ya que el lapso entre estos objetos es de 3000 años. Más de un milenio separa las pirámides de Giza y la tumba del rey Tut. Sin embargo, quien no conocía esas fechas podría creer que fueron diseñadas y construidas alrededor de la misma época, porque la cultura egipcia, con algunas excepciones, es notablemente consistente en su estilo estético, representaciones pictóricas y estatuarias; extremadamente conservadora en su política; estricta en su línea de sucesores; coherentes en creencias y rituales religiosos; y notablemente estables a lo largo de esta larga extensión de tiempo. Esto puede llevar a algunos espectadores a ver erróneamente la cultura como estática, cuando es todo menos. Para un espectador atento, cambios sutiles a lo largo de los cinco períodos principales de la historia del antiguo Egipto revelan flexibilidad en la cultura egipcia y diferencias importantes en esos períodos.

    Este capítulo también abarca la Nubia Antigua y el Reino de Kush, que abarcó alrededor de mil años, desde 2500-1500 a. C. (correlacionándose con los Reinos Antiguo, Medio y Nuevo Egipcio). Nótese que para los Períodos Tardío y Ptolemaico, hay una serie de líderes extranjeros en Egipto, entre ellos nubios y grecorromanos, discutidos al final de este capítulo.

    Resumen de objetos

    Este capítulo cubre algunas obras de arte icónicas que probablemente hayas visto referenciadas en medios populares, libros, películas y televisión. Esto incluye arte tan famoso como la Gran Esfinge así como objetos menos conocidos como la estela merótica aún no descifrada, del período Kushita en Nubia, c. 24 a. C. Este capítulo incluirá una amplia gama de complejos funerarios y arquitectura, escultura y vasijas, que incluyen:

    • la trilingüe Rosetta Stone, la clave para resolver el rompecabezas de los jeroglíficos
    • la paleta Narmer, un objeto ritual intrincadamente tallado que comunica una narrativa y es un ejemplo temprano de perspectiva retorcida o vista compuesta
    • pirámides, desde los primeros precedentes como la Pirámide Escalonada de Djoser hasta las famosas Grandes Pirámides de Giza y la consiguiente Gran Esfinge
    • la escultura serena y atemporal del rey Menkaure (Micerino) y la reina
    • el Templo de Amun-Re y el Salón Hipostyle en Karnak, un impresionante y rico complejo religioso
    • el gran Templo Mortuorio de Hatshepsut, incluyendo reconstrucciones de Hatshepsut como esfinge y una gran estatua arrodillada de Hatshepsut
    • pinturas de la Tomb-capilla de Nebamun, con imágenes coloridas y atractivas de su estilo de vida de élite, con la esperanza de proyectar tales comodidades en la otra vida
    • obras de arte de la época Amarna, demostrando un cambio radical y estilístico, resultante del cambio de Akhenaton de la religión estatal en 1350 a una sociedad monoteísta
    • artefactos icónicos del Nuevo Reino como el Busto de Nefertiti y la tumba de Tutankamán

    Para cuando termines de leer este capítulo sobre arte del Antiguo Egipto, deberías poder:

    • Discutir la evolución de la cultura egipcia y su relación con el Nilo
    • Describir las características clave del arte Antiguo, Medio y Nuevo Reino, explicando cómo su forma sigue su función
    • Reconocer la importancia de la religión (politeísmo o monoteísmo) en el arte egipcio y sus diferentes reinos o periodos
    • Describir la relación de Egipto con sus reinos vecinos y su lugar en el continente africano
    • Explora la relación de Egipto con el Mediterráneo en el mundo antiguo
    • Discutir el papel de la consistencia y la estabilidad en el poder político egipcio y posteriormente en su arte
    • Reconocer y explicar temas y técnicas primordiales en el arte egipcio

    ¿Quieres saber más?

    Aquí hay algunos recursos adicionales que puede explorar para profundizar en su comprensión del arte discutido en este capítulo.